¿Cuenta los pasos? Este es el número que necesita para mejorar su salud

LUNES, 17 de octubre de 2022 (HealthDay News) -- Dar los muy citados 10,000 pasos al día, o incluso un poco menos, podría de hecho ser suficiente para mejorar su salud, sugiere un nuevo estudio.

Los investigadores encontraron que, entre 6,000 adultos de mediana edad y mayores, los que daban al menos de 8,000 a 9,000 pasos al día tenían reducciones en los riesgos de desarrollar una variedad de afecciones a lo largo de siete años. La lista incluía a la obesidad, la hipertensión, la diabetes, la apnea del sueño, el reflujo ácido y la depresión clínica.

¿Cuenta los pasos? Este es el número que necesita para mejorar su salud

Ese conteo de pasos es equivalente a caminar más o menos cuatro millas (6.4 kilómetros), dependiendo del ritmo.

Pero unos expertos que no participaron en el estudio aconsejaron no darle una importancia excesiva a un número mágico de pasos diarios: si puede ser más activo, hágalo.

De hecho, el estudio encontró que cuando se trataba de evitar la obesidad y ciertas afecciones más de la salud, mientras más pasos, mejor.

Es una fórmula sencilla, aseguró el Dr. Chip Lavie, director médico de rehabilitación y prevención cardiacas del Instituto Cardiovascular John Ochsner, en Nueva Orleáns.

Si la meta es el control del peso, dijo, mientras más camine o corra, más calorías quema.

"En general, decimos que se queman 100 calorías por cada milla (1.6 km) que se camine o corra", comentó Lavie, que no participó en el estudio.

Por supuesto, anotó, si las personas aumentan sus niveles de actividad de forma sustancial, quizá coman más. Pero el "efecto neto" de un nivel alto de actividad se traducirá en una pérdida de peso, dijo Lavie. Y eso, añadió, puede reducir los riesgos de enfermedad cardiaca, diabetes y una variedad de enfermedades más.

Lavie también apuntó a un factor que quizá sea igual de importante que contar pasos: la velocidad de los pasos, que es clave para mejorar la aptitud cardiovascular.

"La aptitud es uno de los factores de protección más potentes contra la mayoría de las enfermedades", aseguró Lavie.

Dicho todo esto, el mensaje central del estudio es bueno, dijo Lavie: muévase y quizá reduzca su riesgo de una variedad de afecciones de salud crónicas.

En el estudio, que se publicó en la edición del 11 de octubre de la revista Nature Medicine, participaron poco más de 6,000 adultos de 41 a 67 años, que usaron dispositivos de Fitbit para monitorizar sus pasos diarios. Se permitió a los investigadores, del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, en Nashville, Tennessee, que accedieran a sus expedientes de salud electrónicos, para ver cómo los conteos de pasos diarios se correlacionaban con su riesgo de ser diagnosticados con varias enfermedades crónicas.

Los niveles de actividad de los participantes se monitorizaron durante un promedio de cuatro años. El número mediano de pasos diarios del grupo fue de unos 7,700 (alrededor de 3.5 millas o 5.6 km), lo que significa que la mitad dieron más pasos, y la mitad menos.

A lo largo de siete años, encontró el estudio, las personas que daban en promedio al menos 8,200 pasos al día tenían menos probabilidades de desarrollar obesidad. También tenían unos riesgos más bajos de dos afecciones que con frecuencia se relacionan con la obesidad: La apnea del sueño, un trastorno de la respiración durante la noche, y la enfermedad de reflujo ácido. Las probabilidades de recibir un diagnóstico de depresión mayor también se redujeron.

Pero más pasos eran incluso mejor.

Las personas en el 25 por ciento superior del conteo de pasos, las que en general se acercaban a los 11,000 pasos al día, tenían de un 30 a un 50 por ciento menos de probabilidades de desarrollar estas afecciones, frente a las personas en el 25 por ciento inferior, cuyo conteo de pasos era de más o menos 6,000.

Los investigadores apuntaron a un ejemplo más específico: si una persona con sobrepeso aumentaba su conteo de pasos diarios de 6,000 a 11,000, podría reducir su riesgo de obesidad en un 64 por ciento.

Cuando se trataba de la diabetes y la hipertensión,, el estudio encontró un efecto de "estancamiento", en que los riesgos de estas afecciones se reducían cuando las personas daban entre 8,000 y 9,000 pasos al día. Pero moverse más no ofreció una protección adicional.

Pero Lavie advirtió que no se debe dar demasiada importancia a este hallazgo. "Pensar que se obtiene el beneficio máximo con 9,000 pasos es bastante ingenuo", apuntó.

El Dr. Andrew Freeman es director de prevención y bienestar cardiovasculares de National Jewish Health, en Denver. Se mostró de acuerdo en que el estudio no define un "número mágico" de pasos para el cuerpo humano.

"Antes de los coches, las personas caminaban fácilmente 10 millas (16 km) al día", anotó Freeman, que no participó en la nueva investigación.

Más allá de esto, el ejercicio es solo un ingrediente para conservar la salud física y mental. Una dieta rica en alimentos vegetales, un sueño adecuado y la conexión social también son esenciales, enfatizó Freeman.

Este estudio careció de información sobre todos esos factores. También tuvo otras limitaciones, según Freeman y Lavie: las personas que usan un Fitbit son más propensas a tener pendiente la salud y a estar motivadas, y a tener unos ingresos relativamente más altos. Así que no está claro qué tan bien se podrían generalizar estos hallazgos.

Aun así, el mensaje central (muévase) es sólido, aseguraron ambos médicos.

Los monitores de actividad no son necesarios, señaló Freeman, pero si los dispositivos lo motivan, magnífico. Sí recomendó llevar la cuenta de alguna forma, por ejemplo, caminar cierta distancia o tiempo cada día, para ser constantes.


Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el ejercicio.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Carl "Chip" Lavie, MD, medical director, cardiac rehabilitation and prevention, and director, exercise laboratories, John Ochsner Heart and Vascular Institute, Ochsner Clinical School - The University of Queensland School of Medicine, New Orleans; Andrew Freeman, MD, director, cardiovascular prevention and wellness, and associate professor, National Jewish Health, Denver; Nature Medicine, Oct. 11, 2022

Comparte tu opinión