Cuando padres y abuelos no están de acuerdo sobre la crianza

Cuando padres y abuelos no están de acuerdo sobre la crianza

Los desacuerdos entre los padres y los abuelos sobre las decisiones de la crianza, como la disciplina, las comidas y el tiempo para ver la televisión, pueden suponer una tensión para las relaciones familiares, encuentra una encuesta reciente.

Cuando los niños se quedan con los abuelos, la relajación de las normas puede provocar fricción con los padres del niño, anotaron los expertos en la salud infantil.

Según la encuesta, casi un 50 por ciento de los padres dijeron que tienen desacuerdos con uno o más de los abuelos sobre la crianza. Y uno de cada siete dijeron que las discusiones hacen que limiten cuánto tiempo su hijo pasa con ciertos abuelos.

La Encuesta nacional de salud infantil del Hospital Pediátrico C.S. Mott de Michigan Medicine encontró que la mayoría de las discusiones son sobre la disciplina (un 57 por ciento), las comidas (un 44 por ciento), y el tiempo para la televisión y otras pantallas (un 36 por ciento).

Otras discusiones son sobre los modales, la seguridad y la salud, la hora de irse a la cama, el hecho de tratar a algunos nietos de forma distinta a otros, y compartir fotografías o información en los medios sociales, señalaron los investigadores.

"Los abuelos tienen un rol especial en las vidas de sus nietos, y pueden ser un recurso importante para los padres a través del respaldo, los consejos y el cuidado de los niños. Pero podrían tener ideas distintas sobre la mejor forma de criar a un niño, y esto puede provocar tensión", advirtió en un comunicado de prensa la codirectora de la encuesta del Mott, Sarah Clark.

"Si los abuelos contradicen o interfieren con las decisiones sobre la crianza, puede resultar en una grave tensión en las relaciones", añadió.

La encuesta se basa en más de 2,000 respuestas de padres con hijos de hasta 18 años.

La disciplina es el principal motivo de discordia. Entre los padres que tienen desacuerdos importantes o menores, un 40 por ciento dijeron que los abuelos son demasiado tolerantes, y un 14 por ciento que son demasiado estrictos.

Casi la mitad de los padres dijeron que los desacuerdos ocurren cuando los abuelos son demasiado tolerantes o excesivamente estrictos, encontró la encuesta.

"Los padres pueden sentir que su autoridad parental se ve socavada cuando los abuelos son demasiado tolerantes y permiten que los niños hagan cosas contra las normas familiares, o cuando los abuelos son demasiado estrictos y prohíben a los niños hacer cosas que los padres han autorizado", comentó Clark.

Las diferencias generacionales podrían ser el origen de algunas discusiones. Por ejemplo, los abuelos podrían decir que "antes lo hacíamos así", explicó Clark.

Otras discusiones ocurren si los padres no ponen a los bebés a dormir de espaldas o no usan una silla de bebé cuando conducen con sus nietos, que son recomendaciones actuales que se basan en las investigaciones sobre la salud y la seguridad de los niños.

Con frecuencia, los padres intentan lograr que los abuelos respeten sus habilidades de crianza, pero solo alrededor de la mitad de los abuelos cambian su conducta, mientras que un 17 por ciento se niegan a hacerlo, anotó la encuesta.

"El hecho de que los abuelos cooperaran o no con una solicitud se vinculó con firmeza con la descripción de los padres respecto a si los desacuerdos eran importantes o menores", dijo Clark. "Mientras mayor era el conflicto, menos probable era que los abuelos cedieran".

Los abuelos que se rehusaban a la solicitud de uno de los padres tenían más probabilidades de que se impusieran límites en el tiempo que el niño pasa con ellos.

"Los padres que reportaron desacuerdos importantes con los abuelos también eran propensos a sentir que los conflictos tenían un impacto negativo en la relación entre el niño y el abuelo", apuntó Clark.

"Estos hallazgos indican que los abuelos deben esforzarse por comprender y satisfacer las solicitudes de los padres de que sean más constantes con las decisiones sobre la crianza, no solo para respaldar a los padres en la difícil tarea de criar a los niños, sino también para evitar empeorar el conflicto hasta el punto en que se arriesgan a perder ese tiempo especial con sus nietos", concluyó Clark.

Comparte tu opinión