Cuando el horario de los médicos jóvenes se incrementa, lo mismo sucede con las probabilidades de depresión

LUNES, 24 de octubre de 2022 (HealthDay News) -- El entrenamiento para convertirse en médico puede ser extenuante, y ahora un nuevo estudio encuentra una correlación directa entre un horario laboral más largo y los síntomas de depresión entre los residentes de primer año.

La residencia médica (el entrenamiento al que se deben someter los médicos nuevos en los hospitales o clínicas) es infame debido a su horario demandante, alta presión y paga relativamente baja. La investigación ha demostrado que los residentes también tienen unas tasas de depresión bastante altas.

Cuando el horario de los médicos jóvenes se incrementa, lo mismo sucede con las probabilidades de depresión

El nuevo estudio sugiere que el largo horario laboral, en específico, se cobra un precio en la salud mental de los residentes.

Los investigadores encontraron que, entre más de 17,000 residentes de primer año de todo Estados Unidos, las puntuaciones promedio en una escala de depresión aumentaron junto con el número de horas que trabajaban cada semana.

Entre los residentes que superaban las 90 horas de trabajo por semana, un tercio cumplían con los criterios de una depresión clínica.

Los hallazgos ofrecen un potente argumento a favor de reducir el número de horas de trabajo promedio semanales de los residentes, según la investigadora sénior, Amy Bohnert, profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan.

"Pienso que encontramos unas evidencias bastante convincentes", afirmó.

Los residentes que su equipo estudió trabajaban con frecuencia entre 65 y 80 horas por semana, y algunos hacían más de 90 horas.

En la actualidad, se supone que los residentes de Estados Unidos no deben trabajar más de 80 horas por semana. Pero esto se puede promediar a lo largo de cuatro semanas, anotó Bohnert. Además, señaló, quizá no se cumpla el límite de las 90 horas.

Trabajar tantas horas se puede cobrar un precio en la salud mental por varios motivos, advirtió Bohnert. El estrés provocado por pasar tanto tiempo en un ambiente de alta presión, la falta de sueño o descanso para recuperarse, y tener poco tiempo para la familia y las relaciones, entre muchos otros.

"Algunas partes de ser un médico son estresantes", reconoció Bohnert. "Y hay que hacer pausas para permitirse la recuperación".

Esto no quiere decir que sea algo exclusivo de los médicos, apuntó. Los horarios prolongados en cualquier trabajo estresante podrían potencialmente agotar el bienestar mental de las personas.

Los hallazgos, que se publicaron en la edición del 20 de octubre de la revista New England Journal of Medicine, se basan en 17,082 participantes que eran residentes de primer año entre 2009 y 2020. Completaron un cuestionario estándar que se usa para detectar la depresión poco antes de comenzar la residencia, y entonces cada pocos meses durante su primer año.

Al principio, la puntuación promedio era de entre 2 y 3, lo que indica unos síntomas de depresión mínimos, y menos de 1 de cada 20 cumplía con los criterios de una depresión de moderada a grave.

A lo largo del año, las puntuaciones de depresión de los residentes en general aumentaron, pero mucho dependía de la cantidad de horas que trabajaban. Entre los residentes que trabajaban de 40 a 45 horas por semana, las puntuaciones de depresión apenas aumentaron poco menos de 2 puntos, en promedio. Entre los que trabajaban 90 o más horas, las puntuaciones aumentaron en más de 5 puntos, y poco más de un 33 por ciento cumplían con el umbral de la depresión.

La Dra. Laurel Mayer es profesora de psiquiatría del Centro Médico de la Universidad de Columbia, y dirige el Servicio de Salud Mental del Personal Residente de NYP.

Anotó que, en particular desde principios de la pandemia, se ha hablado mucho sobre el "agotamiento laboral" de los trabajadores de la atención de la salud, que se refiere al agotamiento físico, mental o emocional relacionado con el estrés laboral.

El agotamiento laboral, afirmó Mayer, se considera en gran medida como un problema que los sistemas de atención de la salud deben resolver, mientras que se considera que la depresión es individual.

Pero, aseguró, este estudio sugiere que el sistema puede hacer algo respecto a la depresión de los residentes.

"Sabemos que no es un problema de resiliencia", dijo Mayer, que no participó en la investigación. Los médicos, entre ellos los residentes, en general son un grupo con una actitud dinámica que pueden gestionar mucho estrés... pero todo el mundo tiene un límite.

"Pienso que este es un buen momento para repensar el entrenamiento de nuestros residentes, y cómo podría ser", señaló Mayer.

Por supuesto, los residentes están ahí para aprender a atender a los pacientes. Entonces, no se puede reducir su horario laboral hasta el punto de poner en peligro su educación o la atención del paciente, planteó Mayer.

Más allá del tema de los largos horarios, dijo, también se encuentra el estigma alrededor de los problemas de la salud mental, incluso entre los profesionales de la atención de la salud. Y esto puede ser una barrera que impida que los residentes y otros trabajadores de atención de la salud busquen atención, lamentó Mayer.

Además de resolver el entrenamiento, añadió, los sistemas de atención de la salud deben hablar de forma abierta sobre la salud mental y hacer que la atención sea accesible, incluso para los médicos que trabajan 80 horas por semana.

Más información

Mental Health America ofrece más información sobre la depresión en el lugar de trabajo

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Amy Bohnert, PhD, MHS, professor, Department of Psychiatry, University of Michigan Medical School, Ann Arbor; Laurel Mayer, MD, professor, psychiatry, Columbia University Medical Center, director, NYP-House Staff Mental Health Service, Columbia Campus, New York City; New England Journal of Medicine, Oct. 20, 2022

Comparte tu opinión