¿Cómo es la 'COVID prolongada' en los niños?

LUNES, 13 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- La COVID prolongada puede ser difícil de diagnosticar en los niños, pero hay varias cosas a las que se debe estar atento.

"Muchos niños no presentan ningún síntoma cuando sufren una infección con la COVID", aclaró la Dra. Sindhu Mohandas, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas y médica tratante del Hospital Pediátrico de Los Ángeles. "Si los síntomas de la COVID prolongada aparecen luego, puede ser difícil vincularlos con el coronavirus".

¿Cómo es la 'COVID prolongada' en los niños?

No hay un sencillo hisopado nasal u otra prueba diagnóstica para la COVID prolongada. Más bien, los médicos deben evaluar el patrón de síntomas y la exposición anterior al virus del niño.

Los síntomas pueden variar mucho de un paciente a otro, y los síntomas más comunes de la COVID prolongada son un cansancio/fatiga inusuales, dolores de cabeza y dificultades para concentrarse (lagunas mentales).

Otros síntomas incluyen la falta de aliento, el dolor de garganta, la fiebre sin explicación, un latido cardiaco acelerado, dolor en el pecho, pérdida del olfato o del gusto, dolor muscular o nervioso, trastornos del sueño, diarrea, vómitos o estreñimiento, ansiedad y depresión.

Los síntomas de COVID prolongada pueden durar más de cuatro semanas tras una infección con la COVID-19, e interferir con las actividades normales, como los deportes y el trabajo escolar.

Junto con los síntomas, los médicos deben evaluar la exposición anterior al SARS-CoV-2. Esto es fácil si un niño tuvo una prueba positiva o síntomas de la COVID. En los que no recibieron pruebas o no tuvieron ningún síntoma de la COVID, los médicos observan los antecedentes familiares y cualquier exposición conocida al virus del niño.

Las pruebas de anticuerpos son otra forma de determinar si un niño ha tenido la COVID-19.

"La única salvedad es si el niño está vacunado, porque los anticuerpos podrían deberse a la vacuna y no a la infección", señaló Mohandas en un comunicado de prensa del hospital. "Pero podemos indicar una prueba que distingue entre estos anticuerpos distintos".

Aunque la COVID prolongada no tiene una cura definitiva, es importante diagnosticar a los niños, porque con frecuencia es posible gestionar los síntomas.

"Si cree que su hijo podría tener la COVID prolongada, o si le preocupan sus síntomas, acuda al pediatra", aconsejó Mohandas. "Incluso si no es COVID prolongada, quizá esté sucediendo otra cosa. El médico podrá evaluar al niño y decidir si necesita que lo atiendan en un centro especializado".

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ofrece más información sobre la COVID prolongada.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Children's Hospital of Los Angeles, news release, Dec. 8, 2021

Comparte tu opinión