Ciertos medicamentos contra el VIH hacen que los pacientes aumenten de peso

MARTES, 16 de marzo de 2021 (HealthDay News) -- Un componente que se receta comúnmente de los cocteles de medicamentos antirretrovirales que se usan para tratar al VIH, y que salvan vidas, podría desencadenar un aumento de peso, advierte una investigación reciente.

Esta preocupación surge de un seguimiento realizado a pacientes que tomaban terapia antirretroviral (TAR). Desde mediados de los 90, la terapia ha utilizado varias combinaciones de medicamentos para, en esencia, burlar al VIH, y ha logrado controlar las cargas virales y convertir a una infección que antes era letal en una afección gestionable.

Ciertos medicamentos contra el VIH hacen que los pacientes aumenten de peso

Pero la nueva investigación plantea dudas sobre un medicamento que se incluye en muchas recetas de TAR: el tenofovir alafenamida, también conocido como TAF.

No hay duda de que el TAF funciona. Los investigadores anotaron que es efectivo y se tolera bien. Y la popularidad del TAF ha aumentado en los últimos años, debido a que plantea menos riesgo para la salud de los riñones y los huesos que otro medicamento, llamado tenofovir disoproxil fumarato (TDF).

Pero el nuevo estudio encontró que, a lo largo de 18 meses, los pacientes en un régimen antirretroviral que contenía TAF aumentaron, en promedio, casi 4 libras (1.8 kilos), en comparación con unas 1.5 libras (0.7 kilos) entre los pacientes que tomaban cocteles de medicamentos que contenían el TDF.

Esto resultó en que casi un 14 por ciento de los usuarios de TAF con un peso normal pasaran a tener sobrepeso o a ser obesos, en comparación con poco más de un 8 por ciento de sus contrapartes que tomaron TDF, mostraron los hallazgos.

"El TDF y el TAF son partes comunes de estas combinaciones de fármacos y de la mayoría de los regímenes de TAR", comentó el Dr. Michael Horberg, director de la División de VIH/SIDA y ETS de Kaiser Permanente. "Por eso este estudio es tan importante".

Horberg, que no participó en el estudio pero revisó los hallazgos, apuntó que ambos medicamentos también son parte de la mayoría de los regímenes de PrEP. La PrEP (profilaxis preexposición) está diseñada para prevenir que las infecciones con el VIH se arraiguen en primer lugar, "de forma que un número más alto de personas quizá la [estén] usándolo para esto", señaló.

Horberg dijo que el medicamento TAF más reciente se ha considerado como "la respuesta" al problema principal del medicamento TDF más antiguo, que aumentaba los niveles de creatinina en algunos pacientes, un indicador de un empeoramiento en la función renal.

"Y esto es cierto, en gran medida", dijo Horberg.

Sin embargo, dijo que el nuevo estudio es esencial, debido a que el aumento de peso y al empeoramiento en los niveles de lípidos "tampoco son problemas menores". Los lípidos son unas sustancias grasas que se pueden acumular y taponar las arterias.

La mayoría de las personas no desean aumentar de peso debido a un medicamento, "y unos lípidos en aumento se pueden asociar con la enfermedad cardiovascular (ataques cardiacos, accidentes cerebrovasculares), que también deberíamos prevenir en las personas con VIH", planteó Horberg.

En el estudio, un equipo dirigido por el Dr. Bernard Surial, del Hospital de la Universidad de Berna, en Suiza, revisó los datos sobre el aumento de peso de más de 3,400 pacientes suizos con VIH entre 2016 y 2019.

Todos habían tomado un coctel antirretroviral que contenía el medicamento TDF más antiguo durante al menos seis meses, antes de cambiar a un régimen de TAR que contenía el medicamento TAF más reciente.

El aumento de peso entre los pacientes que cambiaron se comparó entonces con casi 900 pacientes que continuaron con el TDF durante los 18 meses de seguimiento.

En ese periodo, los investigadores encontraron que no solo los aumentos de peso fueron mucho más significativos entre los usuarios de TAF, sino también los aumentos en sus niveles de colesterol y triglicéridos, lo que puede señalar un mayor riesgo de problemas cardiacos.

Horberg dijo que los hallazgos no son muy sorprendentes.

"Nuestros pacientes notaron este aumento de peso antes que nosotros", dijo. "Y les decíamos que no eran los medicamentos. Que estaban comiendo más porque les estaba yendo mejor. Bueno, ahora sabemos que no es cierto. Y si no tenían ningún problema renal, quizá estuviéramos intentando solucionar un problema inexistente" al cambiar de terapia.

¿Qué significa esto en cuanto a las opciones de tratamiento de ahora en adelante?

"Francamente, es algo que se debe determinar en cada caso", dijo Horberg.

Una consideración es el dinero, anotó, dado que el TDF es ahora un medicamento genérico, y mucho más barato que el TAF.

"Queremos que estos medicamentos estén disponibles para todo el mundo, incluso para la PrEP", planteó Horberg. "Pero el aumento de peso es un problema grave, y a muchos pacientes no les gusta cómo hace que se sientan o que se vean", incluso los que toman la PrEP.

Si el aumento de peso se debe al medicamento, dejarán de tomarlo, aseguró Horberg, de forma que hay que buscar un equilibrio. Si hay problemas renales, es importante cambiar. Si no, los médicos deben hablar sobre las ventajas y las desventajas de cualquier cambio con los pacientes, sugirió.

El Dr. Rajesh Gandhi, miembro de la Sociedad Americana de Enfermedades Infecciosas (Infectious Diseases Society of America), y presidente de la Asociación de Medicina del VIH (HIV Medicine Association), también revisó los hallazgos.

"Esta diferencia en el aumento de peso es algo a lo que le prestamos atención, porque intentamos mantener a las personas sanas durante décadas, no años", enfatizó Gandhi.

Los medicamentos que revolucionaron el tratamiento del VIH a mediados de los 90 controlan el virus de forma efectiva, pero no lo eliminan. Esto significa que, una vez un paciente comienza a tomar medicamentos de TRA, continúan durante el resto de sus vidas, lo que hace que los efectos secundarios sean un problema, explicó.

"Hoy en día, hay muchos menos efectos secundarios que cuando salió la TRA", aseguró Gandhi. "Y el aumento de peso que se encontró entre los que tomaban la formulación más reciente del tenofovir fue relativamente pequeño. Y no afectó a todo el mundo. Pero hubo una diferencia".

En los pacientes que tienen una enfermedad renal o una osteoporosis limítrofes, la nueva fórmula tiene muchas ventajas, aseguró Gandhi, y añadió que se necesita más investigación sobre los problemas de aumento de peso.

Mientras tanto, las decisiones sobre cuál formulación usar se deben basar en una conversación con el proveedor de atención de la salud de cada paciente "y se debe decidir según cada caso", señaló.

El estudio se publicó en línea el 16 de marzo en la revista Annals of Internal Medicine.

Más información

Aprenda más sobre la terapia antirretroviral en los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Michael Horberg, MD, MAS, director, HIV/AIDS and STDs, Kaiser Permanente and Care Management Institute, Rockville, Md.; Rajesh Gandhi, MD, chair and fellow, Infectious Diseases Society of America, and chair, HIV Medicine Association; Annals of Internal Medicine, March 16, 2021, online

Comparte tu opinión