Biden ofrece a las empresas incentivos para que ayuden a los trabajadores a vacunarse contra la COVID

JUEVES, 22 de abril de 2021 (HealthDay News) -- A medida que la demanda de vacunas contra la COVID-19 muestra señales de declive en Estados Unidos, el Presidente Joe Biden ofreció el miércoles a las empresas nuevos incentivos para ayudar a más trabajadores a vacunarse.

Pidió, pero no ordenó, que las empresas les den a sus empleados tiempo libre pago para vacunarse, e incluso ofreció unos créditos fiscales especiales a las empresas que empleen a más de 500 personas, para ayudar a cubrir cualquier costo.

Biden ofrece a las empresas incentivos para que ayuden a los trabajadores a vacunarse contra la COVID

Según el The New York Times, Biden afirmó que "ningún trabajador estadounidense debe perder ni un solo dólar de su salario porque eligió cumplir con su deber patriótico de vacunarse".

El Presidente hizo sus declaraciones durante una reunión informativa en la Casa Blanca, para anunciar que 200 millones de estadounidenses ya han recibido al menos una dosis de una vacuna contra la COVID-19. Este hito significa que Biden ya cumplió un objetivo que fijó para sus primeros 100 días en el cargo, aunque todavía falta una semana.

Pero quizá quede un trabajo incluso más arduo. La mayoría de los estadounidenses que estaban ansiosos por vacunarse ya lo han hecho, y en las próximas semanas será más difícil convencer a las personas que se sienten renuentes a vacunarse.

Michael Carney es vicepresidente sénior de problemas emergentes de la U.S. Chamber of Commerce Foundation. En declaraciones al Times, comentó que "si piensa en esto como una guerra, estamos a punto de entrar en la fase de combate cuerpo a cuerpo de la guerra".

El tiempo libre pago podría ser una importante arma en esa batalla. Según el Times, las autoridades señalan que alrededor de un 30 por ciento de los trabajadores que no se han vacunado dijeron que podría convencerlos de vacunarse. Algunas empresas también están pensando en implementar sus propias campañas de educación y clínicas de inmunización.

Llegar a las personas sin vacunar será esencial para llevar las tasas de inmunización a entre un 70 y un 90 por ciento, lo que los científicos piensan que es necesario para alcanzar la inmunidad grupal. Ahora mismo, más o menos un 40 por ciento de los adultos estadounidenses han recibido al menos una dosis de la vacuna, señaló el Times, pero las tasas varían mucho entre los estados.

Pronto llegará un 'punto de inflexión'

Desde que la primera vacuna contra la COVID-19 fuera aprobada en diciembre, millones de estadounidenses han querido encontrar y recibir una con impaciencia. Pero un nuevo informe encuentra que esto podría cambiar en las próximas semanas, a medida que el conjunto de los ansiosos beneficiarios se encoge y solo quedan los que sienten renuencia a vacunarse.

"Aunque la cronología podría ser distinta en cada estado, estimamos que es probable que en todo EE. UU. lleguemos a un punto de inflexión respecto al entusiasmo por las vacunas en las próximas dos a cuatro semanas", explicaron en un informe que se publicó el 20 de abril los investigadores de la Kaiser Family Foundation (KFF).

"Una vez esto suceda, los esfuerzos por fomentar la vacunación se dificultarán mucho más, y presentarán un desafío para alcanzar los niveles de inmunidad grupal que se prevé que serán necesarios", concluyeron los investigadores de la KFF, Jennifer Kates, Larry Levitt y Josh Michaud.

Según los datos de la propia encuesta de Kaiser, el porcentaje de estadounidenses adultos que han recibido una dosis de una vacuna contra la COVID-19 o que desean vacunarse lo antes posible ha aumentado de forma constante, de un 55 por ciento a finales de febrero, a un 61 por ciento que expresaban un "entusiasmo por la vacuna" el 21 de marzo.

"Si usamos el 61 por ciento como nuestro 'limite exterior' actual de entusiasmo por la vacuna, se traduce a unos 157 millones de adultos", señalaron los autores del informe. El lunes, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. anunciaron que la mitad de la población de adultos (131 millones de personas) ya han recibido al menos una dosis de la vacuna, "lo que significa que faltan 27 millones de adultos adicionales por vacunar antes de llegar al 'límite del entusiasmo'", dijo el equipo.

Al ritmo actual de vacunación, esos últimos "entusiastas" que desean vacunarse habrán recibido sus vacunas "en unos 15 días", anotaron los autores, y "por supuesto, si el ritmo de la vacunación acelera, quizá sea antes".

Existe la posibilidad de que el entusiasmo por la vacuna aumente de nuevo, por ejemplo a un 66 por ciento, y en ese caso el "punto de inflexión" en que el suministro supere a la demanda se podría alcanzar en tres a cuatro semanas a partir de esta fecha, según el informe de Kaiser.

Pero una vez se llegue este punto de inflexión, encontrar a personas para que se vacunen se hará mucho más difícil.

"Se necesitará un esfuerzo concertado para alcanzar un nivel suficiente de vacunación para la inmunidad grupal", añadieron los investigadores. "Las autoridades federales, estatales y locales, y el sector privado, se enfrentarán al reto de averiguar cómo aumentar la disposición a vacunarse entre los que no están decididos, e idealmente, entre la quinta parte de los adultos que han dicho de forma constante que no se vacunarán o que lo harían solo si es obligatorio".

El martes, en declaraciones a CNN, el Dr. Rob Davidson, médico de sala de emergencias en Spring Lake, Michigan, dijo que las autoridades locales ya están preocupadas. "Sé que en el este de Michigan y en otras partes, tenemos asignaciones de horarios vacías, sobre todo en la parte rural de Michigan", dijo.

Y Kristy Fryman, coordinadora de la repuesta de emergencia y funcionaria de información del Distrito de Salud del Condado de Mercer, en Ohio, dijo a CNN que también está observando una ralentización en las citas para las vacunas.

"Hay que volver al inicio para intentar averiguar cómo lograr que más personas se vacunen, pero... solo podemos llegar hasta cierto punto", comentó.

Pero otras encuestas sugieren que la aceptación de las vacunas podría estar en aumento. Según una encuesta de Associated Press y el Centro de Asuntos Públicos NORC realizada en enero, un 67 por ciento de los estadounidenses dijeron que estarían dispuestos a ponerse las vacunas contra la COVID-19, pero esa cifra aumentó a un 75 por ciento en la encuesta de AP-NORC más reciente.

La vacuna de Johnson & Johnson está en el limbo, tras informes de coágulos

Mientras tanto, el destino de la vacuna contra el coronavirus de Johnson & Johnson estaba en juego después de que un comité asesor del gobierno dijera que necesitaba más tiempo y evidencias para determinar si unos coágulos sanguíneos, inusuales pero graves, que se han observado en unas pocas personas fueron provocados por la vacuna.

Hasta ahora, solo se han reportado oficialmente seis casos de coagulación, entre más de 7 millones administrados de las vacunas de una sola dosis. Pero la semana pasada, las autoridades de salud de EE. UU. recomendaron una pausa en las vacunaciones de J&J.

El miércoles pasado, los asesores de los CDC celebraron una reunión de emergencia para revisar las evidencias, y decidieron que no tenían suficiente información ni tiempo para recomendar cómo proceder, reportó AP. Se programó una segunda reunión de emergencia para finales de esta semana.

En declaraciones realizadas el domingo en Face the Nation, de CBS, el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE. UU., dijo que prevé que el panel de expertos de los CDC haya emitido una decisión sobre si continuar o no el uso de la vacuna de J&J el viernes.

Pero algunos especialistas en vacunas que observaron las deliberaciones dijeron que no se debería hacer que el público espere más por la orientación.

Los asesores de los CDC dijeron que deben proceder con precaución.

"Sigo creyendo que estamos en una carrera contra el tiempo y las variantes, pero debemos [avanzar] de la forma más segura posible", comentó una asesora de los CDC, la Dra. Grace Lee, de la Universidad de Stanford, que estuvo entre los que buscaron posponer un voto sobre la vacuna, según AP.

Las autoridades han estudiado los coágulos durante apenas unos días, y tienen poca información para juzgar a la vacuna, comentó otra asesora de los CDC, la Dra. Beth Bell, de la Universidad de Washington, informó AP.

"No queremos enviar el mensaje de [que] esta vacuna tiene algún fallo fundamental", dijo Bell. "Es un evento muy raro. En esta vida, no hay nada libre de riesgo. Pero quiero poder entender los datos y defender la decisión que tome basada en una cantidad razonable de datos".

Una de las cosas más preocupantes sobre los coágulos es que son atípicos, y requieren un tratamiento distinto. Ocurren en lugares inusuales, por ejemplo las venas que sacan la sangre del cerebro, y en personas con unos niveles anómalamente bajos de plaquetas que forman coágulos, señaló AP. Los seis casos hicieron sonar las alarmas, porque ese número es al menos tres veces más alto de lo que los expertos habrían previsto ver de coágulos más típicos, comentó el Dr. Tom Shimabukuro, de los CDC.

"Lo que vemos es una situación de coágulos que se forman en vasos sanguíneos grandes donde hay un número bajo de plaquetas", explicó Shimabukuro a AP. "No es usual que esto suceda", pero es bizarramente parecido a los informes de coagulación en Europa con la vacuna de AstraZeneca.

Todos los casos de coagulación de J&J en Estados Unidos ocurrieron entre mujeres menores de 50 años. En Europa, la mayoría, pero no todos, los casos después de la vacunación con AstraZeneca han ocurrido en mujeres menores de 60 años, lo que ha llevado a distintos países a utilizar esta vacuna de formas limitadas.

El jueves, el conteo de casos de coronavirus de EE. UU. se acercaba a los 32 millones, mientras que el número de muertes superó a las 569,000, según los cálculos de la Universidad de Johns Hopkins En todo el mundo, el jueves se habían reportado más de 144 millones de casos, y más de 3 millones de personas han fallecido de COVID-19.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el nuevo coronavirus.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: CNN; The New York Times; Associated Press

Comparte tu opinión