Aumenta la vacunación contra el VPH entre los niños de EE. UU.

Aumenta la vacunación contra el VPH entre los niños de EE. UU.

Más niños de EE. UU. se están poniendo la vacuna recomendada que protege de varios tipos de cáncer, pero todavía hay mucho que mejorar, encuentra un estudio reciente.

El tema es la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH). Ciertas cepas del VPH se transmiten sexualmente, y algunas son de "alto riesgo", lo que quiere decir que, si el sistema inmunitario no elimina la infección, puede al final conducir al cáncer.

En Estados Unidos, casi todos los casos de cáncer del cuello uterino son provocados por una infección persistente con el VPH, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. El virus también puede conducir a cánceres de la vagina, el pene, el ano o la garganta.

Desde 2006, los CDC y otros grupos recomiendan que todas las niñas reciban la vacuna contra el VPH, a partir de los 11 años, y que las chicas mayores y las mujeres jóvenes de hasta 26 años reciban vacunas de "actualización" si no aprovecharon la oportunidad anterior. Luego, ese consejo se amplió a los chicos y a los hombres jóvenes.

Sin embargo, los estudios han mostrado de forma constante que la mayoría de los jóvenes no se están vacunando.

Los nuevos hallazgos, que se publicaron en la edición en línea del 14 de septiembre de la revista Pediatrics, muestran que ha habido progreso.

En 2017, más de a mitad de los adolescentes de 15 años habían recibido al menos una dosis de la vacuna contra el VPH. Se trata de un aumento significativo respecto a 2011, cuando un 38 por ciento de las chicas y apenas un 5 por ciento de los chicos se habían vacunado.

Pero las tasas todavía se quedan muy cortas respecto a la meta nacional.

"Nos está yendo mejor, pero falta un largo recorrido", comentó la Dra. Amanda Dempsey, profesora de pediatría del Hospital Pediátrico de Colorado y de la Universidad de Colorado, en Denver.

Con los años, los padres y los adultos jóvenes han prescindido de la vacuna contra el VPH por algunos motivos, señaló Dempsey, autora de un editorial que se publicó junto con el nuevo estudio.

Algunas personas se preocupan sobre la seguridad, en parte porque piensan que la vacuna es "demasiado nueva", dijo.

Esas preocupaciones se están reduciendo ahora que la vacuna se ha estado usando durante 14 años, apuntó Dempsey. Pero otro obstáculo es que muchas personas no creen que ellas, o sus hijos, estén en riesgo de VPH.

"Creo que todavía tenemos dificultades para abordar el riesgo percibido", dijo Dempsey.

Esto es a pesar del hecho de que el VPH es la enfermedad de transmisión sexual más común. Los CDC apuntan que es tan común que casi todos los hombres y las mujeres sexualmente activos contraerán el virus en algún momento, a menos que hayan sido vacunados en la niñez.

Apenas una pequeña porción de las infecciones se hacen persistentes y conducen al cáncer. Pero los CDC estiman que, cada año, el VPH provoca unos 35,000 casos de cáncer en todo el país.

Según la Dra. Ina Park, "la vacuna contra el VPH es altamente efectiva y puede prevenir múltiples cánceres". Park es asesora de la Asociación Americana de Salud Sexual (American Sexual Health Association) y profesora asociada de la Facultad de Medicina de la Universidad de California, en San Francisco.

Las tasas de otras vacunas entre los preadolescentes son muy altas, anotó Park, que no participó en el estudio. Éstas incluyen las vacunas contra la enfermedad meningocócica y el tétanos, la difteria y la tos ferina (Tdap).

Pero, con frecuencia, esas vacunas son obligatorias para la escuela, mientras que pocos estados de EE. UU. tienen políticas escolares respecto a la vacuna contra el VPH.

Aparte de eso, Park dijo que algunos médicos quizá no recomienden la vacuna contra el VPH a los padres de forma contundente, o no la "agrupan" con otras inmunizaciones que los adolescentes reciben.

Los hallazgos actuales se basan en los registros del seguro de salud de más de 7.8 millones de niños de EE. UU., que abarcaban de 2003 a 2017. En el último año, un 57 por ciento de las chicas de 15 años habían recibido al menos una dosis de la vacuna contra el VPH, al igual que un 51 por ciento de los chicos.

Sin embargo, los patrones variaron mucho entre los estados, según el informe del Dr. Szu-Ta Chen, de la Facultad de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard, en Boston, y sus colaboradores.

En 2017, ocho de cada 10 chicas de Washington, D.C., habían recibido al menos dos dosis de la vacuna contra el VPH. (Se recomiendan de dos a tres dosis). Por otro lado, lo mismo era cierto respecto a apenas un 15 por ciento de los chicos de Mississippi.

Se desconoce el motivo. Pero hubo señales de que las políticas estatales tenían un impacto. Las tasas de vacunación tendían a ser más altas en los estados con legislación para "mejorar la educación sobre el VPH".

Park añadió que cree que la educación para los médicos (provista por las autoridades de salud pública, más bien que por la industria) es útil.

Comparte tu opinión