Añadir estos alimentos a su dieta podría mantener a la demencia a raya

JUEVES, 5 de mayo de 2022 (HealthDay News) -- Una dieta rica en los antioxidantes que ofrecen las verduras de hojas verdes y las frutas coloridas es buena para su cuerpo, y ahora, una nueva investigación muestra que también protege a su cerebro.

En el estudio, las personas cuya sangre contenía las mayores cantidades de tres antioxidantes clave eran menos propensas a desarrollar demencia por todas las causas que las personas cuya sangre tenía unos niveles más bajos de estos nutrientes.

Añadir estos alimentos a su dieta podría mantener a la demencia a raya

"La conclusión es que una dieta saludable rica en antioxidantes de verduras de hojas verdes y frutas con pigmento naranja, con o sin complementos antioxidantes, podría reducir el riesgo de desarrollar demencia", planteó el Dr. Luigi Ferrucci, director científico del Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento (NIA) de EE. UU., que financió el estudio.

"Pero la única forma de probar la conexión entre los antioxidantes y la salud del cerebro es con un ensayo clínico aleatorio a largo plazo, para ver si menos personas que tomen unas cantidades controladas de complementos antioxidantes desarrollan demencia con el tiempo", añadió Ferrucci.

En esta nueva investigación, la autora del estudio May Beydoun, del NIA, en Baltimore, y sus colaboradores estudiaron a casi 7,300 personas de 45 a 90 años, que se sometieron a un examen físico, a una entrevista y a una prueba de niveles e antioxidantes en sangre.

Los individuos se dividieron en tres grupos, según el nivel de antioxidantes en la sangre, y se les dio seguimiento durante un promedio de 16 años, y a algunos durante hasta 26 años.

Los investigadores encontraron que los que tenían la cantidad más alta de los antioxidantes luteína y zeaxantina en la sangre fueron menos propensos a desarrollar demencia que los que tenían unos niveles más bajos. La luteína y la zeaxantina se encuentran en las verduras de hojas verdes como la col rizada, la espinaca, el brócoli y los guisantes

Cada aumento en la desviación estándar (una medida de qué tan dispersados están los datos en relación con el promedio) en esos niveles de antioxidantes en el estudio se asoció con una reducción del 7 por ciento en la demencia.

Entre los que tenían unos niveles altos de otro antioxidante, llamado betacriptoxantina, cada aumento en la desviación estándar se asoció con una reducción del 14 por ciento en el riesgo de demencia. La betacriptoxantina se encuentra en frutas de color naranja, lo que incluye a las naranjas, la papaya, las mandarinas y el caqui.

"Los expertos creen que consumir antioxidantes podría ayudar a proteger a las células del cuerpo, lo que incluye a las células del cerebro, del daño", comentó Ferrucci.

El impacto de los antioxidantes en el riesgo de demencia se redujo en cierta medida cuando los investigadores también tomaron en cuenta al nivel educativo, los ingresos y la actividad física. Estos factores podrían ayudar a explicar la relación entre los niveles de antioxidantes y la demencia, apuntaron los autores del estudio.

Además, el estudio solo midió la sangre una vez, y quizá no refleje los niveles de antioxidantes de los participantes a lo largo de su vidas.

"Es importante tener en cuenta que los expertos todavía no saben la cantidad de antioxidantes que necesitamos consumir cada día a través de la dieta y los complementos para un cerebro sano", señaló Ferrucci.

Determinar formas de prevenir el desarrollo de la demencia es un importante problema de salud pública, añadió, pero los resultados de estudios anteriores han sido contradictorios.

Los investigadores dijeron que los antioxidantes podrían ayudar a proteger al cerebro del estrés oxidativo, que puede provocar daño celular.

"Unos estudios poblacionales que siguen a personas sanas a lo largo de muchos años para ver el desarrollo de la demencia nos permiten buscar los factores de riesgo y también los factores protectores potenciales, como por ejemplo las decisiones sobre la dieta y el estilo de vida", anotó Ferrucci.

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 4 de mayo de la revista Neurology.

Yuko Hara, directora de Envejecimiento y Prevención del Alzheimer de la Alzheimer's Drug Development Foundation, afirmó que el estudio es único respecto a su uso de marcadores sanguíneos, en lugar de pedir a los pacientes que recordaran los alimentos que habían comido.

Hara también anotó que la asociación entre los antioxidantes y la demencia en este estudio se redujo cuando se tomaron en cuenta otros factores.

"No es que no estuvieran implicados, pienso que se trata de la totalidad, y que es parte de muchas cosas distintas que se pueden hacer para una buena salud cerebral", planteó Hara, que no participó en el estudio.

Hara dijo que su organización recomienda siete pasos para la salud del cerebro.

Entre ellos se incluyen una buena nutrición, con un énfasis en seguir una dieta mediterránea, dormir de siete a ocho horas cada noche, y hacer ejercicio de intensidad moderada al menos 150 minutos por semana.

Los otros pasos son aliviar el estrés, ser sociable, seguir aprendiendo y gestionar las enfermedades crónicas que se han asociado con el riesgo de demencia, como la diabetes y la hipertensión (una presión arterial elevada).

"Son afecciones que, si no se tratan, también dañan a la salud del cerebro, y [aumentan] potencialmente el riesgo de Alzheimer, además del riesgo de otros tipos de demencia. Si sufre de estas afecciones, de verdad debe mantenerlas bajo control mediante intervenciones en el estilo de vida, o, si no es suficiente con las intervenciones en el estilo de vida, lo más probable es que el médico recete medicamentos para gestionar bien su presión arterial y sus niveles de glucosa", indicó Hara. "Esto es lo que recomendamos".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre la demencia.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Luigi Ferrucci, MD, PhD, scientific director, U.S. National Institute on Aging, Bethesda, Md.; Yuko Hara, PhD, director, Aging and Alzheimer's Prevention, Alzheimer's Drug Development Foundation, New York City; Neurology, May 4, 2022, online

Comparte tu opinión