Amy Schumer revela su larga batalla con la endometriosis

MIÉRCOLES, 14 de diciembre de 2022 (HealthDay News) -- La comediante y actriz Amy Schumer ha luchado con varias afecciones de salud a lo largo de los años, pero se siente "como una nueva persona" tras someterse a una cirugía para tratar la endometriosis.

Schumer contó los detalles de la experiencia en la nueva serie documental "The Checkup With Dr. David Agus".

Amy Schumer revela su larga batalla con la endometriosis

"Me siento realmente esperanzada, y estoy de verdad feliz de haberlo hecho, y pienso que va a cambiar mi vida", comentó Schumer en una publicación de Instagram después de la operación, que incluyó la extirpación de su útero y apéndice.

Pero no se sintió feliz respecto al lento ritmo de su diagnóstico y tratamiento. "Hacen sentir [a las mujeres] que se supone que solo deben 'aguantarse'... Tenemos derecho a vivir sin dolor. ¿Ha oído hablar de la endo?", publicó tras la cirugía en septiembre de 2021.

La actriz de 41 años afirmó que la endometriosis es una "enfermedad solitaria".

La endometriosis afecta a alrededor de 6.5 millones de mujeres en todo el país, la mayoría de treinta y cuarenta y algo de años, aunque le puede suceder a cualquiera que tenga útero en edad reproductiva. Implica un tejido similar al que recubre el útero que crece fuera del útero, en otras áreas del cuerpo, entre ellas los ovarios, las trompa de Falopio y la vejiga, según la Oficina para la Salud de la Mujer de EE. UU.

La enfermedad es dolorosa e incurable. Schumer vivió con la enfermedad desde que tenía unos 11 años y comenzó a menstruar.

"Con algo de suerte tenía una semana en que no sufría un dolor muy significativo, y aun así me esforzaba, intentaba vivir la vida, y ha sido muy difícil", contó Schumer en la serie documental.

Antes de su cirugía, se habían propagado unos 30 puntos de endometriosis de su útero a su apéndice, reportó NBC News.

En la serie documental, Schumer también habla sobre una variedad de problemas de salud personales y familiares con los que ha vivido. Estos incluyen intentar quedar embarazada por segunda vez mediante FIV, el diagnóstico de su marido de un trastorno del espectro autista, la lucha de su padre con el alcoholismo y la EM, sus propias experiencias con problemas del sueño, una afección del embarazo conocida como hiperémesis gravídica, y un trastorno de la salud mental llamada tricotilomanía, según el informe noticioso.

Schumer había hablado antes de la hiperémesis gravídica en la serie documental "Expecting Amy". Era como "vivir en el infierno", debido a las intensas náuseas provocadas por los crecientes niveles de hormonas durante el embarazo.

"Fueron nueve meses de estar violentamente enferma", apuntó Schumer. "Como si la comida fuera veneno, durante nueve meses".

Al final le diagnosticaron la afección cuando tenía seis meses de embarazo. Su hijo, Gene, nació en 2019.

La tricotilomanía, un trastorno en que la persona se arranca el cabello, comenzó cuando tenía 10 años. Sigue luchando contra ella.

Schumer dijo que comenzó a halarse el pelo de forma compulsiva, y que tenía que usar una peluca para ir a la escuela. Esto sucedió alrededor de la época en que su papá fue diagnosticado con esclerosis múltiple y sus padres se divorciaron.

Las extensiones de cabello son "el único motivo por el que puedo estar frente a las cámaras", aseguró la actriz. A Schumer también le preocupa que su hijo desarrolle la afección.

La comedia le ha dado una forma de afrontar sus problemas de salud, aseguró Schumer.

"Hacer que todo el que me rodea se ría me hace sentir mejor", señaló.

La serie documental comenzó a emitirse en Paramount+ la semana pasada. Agus es el médico de Schumer, y profesor de medicina e ingeniería de la Universidad del Sur de California. En su programa, Nick Cannon, Jane Fonda y Lily Tomlin también comparten sus historias médicas.

Más información

La Oficina para la Salud de la Mujer de EE. UU. ofrece más información sobre la endometriosis.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: NBC News

Comparte tu opinión