A medida que aumenta el uso de los medios sociales, lo mismo sucede con la creencia en la información errónea sobre la COVID

A medida que aumenta el uso de los medios sociales, lo mismo sucede con la creencia en la información errónea sobre la COVID

VIERNES, 18 de diciembre de 2020 (HealthDay News) – Uno no puede creer todo lo que lee en los medios sociales, pero las personas que obtienen sus noticias en esos medios tienden a pensar que sí.

Un nuevo estudio encontró que mientras más recurría una persona a los medios sociales como su fuente principal de noticias, más probable era que la persona creyera información errónea sobre la pandemia de la COVID-19. Los niveles de preocupación sobre el coronavirus amplificaron las creencias de las personas en esta información equivocada.

Al contrario, tener una preferencia por hablar con personas que tengan opiniones distintas y tenerles fe a los científicos debilitó la creencia en la información falsa, según los hallazgos.

"Parece que mientras más utiliza los medios sociales, más probable es que una persona se preocupe sobre la COVID-19, tal vez debido a que en los medios sociales hay muchas teorías sin fundamento y de la conspiración", comentó el autor del estudio, Yan Su, del Colegio de Comunicación Murrow de la Universidad Estatal de Washington. "Esto a su vez puede desencadenar un nivel más alto de preocupación, lo que conduce a una mayor creencia en la información errónea.

Su analizó las 3,080 respuestas a la Encuesta exploratoria de evaluación de los Estudios nacionales estadounidenses sobre las elecciones de 2020, que se realizó al inicio de la pandemia. Poco más de 480 personas dijeron que creían al menos una de dos informaciones falsas sobre la COVID-19 en ese momento: que el coronavirus se había desarrollado de forma deliberada en un laboratorio, y que había una vacuna contra el virus.

Estos datos se compararon con las demás respuestas de los participantes en la encuesta, relacionadas con el uso de los medios sociales, los niveles de preocupación y la confianza en los científicos, además de qué tanto valoraban los encuestados a las conversaciones con personas que tenían unos puntos de vista distintos.

Una encuesta del Centro de Investigación Pew de más o menos el mismo periodo encontró que 3 de cada 10 estadounidenses creían que el virus se había creado en un laboratorio. No había evidencias que respaldaran esta idea. Un tercio creían que ya existía una vacuna.

Los hallazgos apuntan a soluciones que podrían frenar la propagación de la información errónea, aseguró Su.

"Es importante que las plataformas de medios sociales implementen a verificadores de información. Cuando no hay verificadores de información, las personas eligen creer lo que es coherente con sus creencias preexistentes", apuntó en un comunicado de prensa de la universidad. "También es importante que las personas intenten salir de su zona de confort y sus cámaras de eco y hablen con personas que tienen puntos de vista e ideologías políticas diferentes. Cuando las personas se exponen a distintas ideas, tienen la oportunidad de reflexionar sobre sí mismas y autocorregirse, algo que es particularmente beneficioso para la reflexión".

La continua proliferación de historias falsas o engañosas sobre la pandemia sugiere que se necesita más investigación, planteó Su.

"Durante la pandemia de COVID-19, los medios sociales han propagado muchas teorías de la conspiración e información falsa, lo que tiene consecuencias negativas, porque muchas personas usan esas afirmaciones falsas como evidencia para consolidar sus ideologías políticas preexistentes y atacarse mutuamente", lamentó Su. "Es importante comprender los antecedentes y las motivaciones para creer y hacer circular las creencias basadas en información falsa, con el objetivo de poder contrarrestarlas".

El estudio se publicó en una edición reciente en línea de la revista Telematics and Informatics.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. presentan datos sobre la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: Washington State University, news release, Dec. 14, 2020

Comparte tu opinión