Qué bondades esconde la yerba santa

Qué bondades esconde la yerba santa
Se cree que pueblos nativos de California han usado la yerba santa durante siglos con fines medicinales. | Foto: GETTY IMAGES

Qué es la yerba santa

La yerba santa (Eriodictyon californicum) es una planta que pertenece a la familia Hydrophyllaceae. Es nativa de Estados Unidos, específicamente de California y Oregon. Se cree que los indios Chumash y otros pueblos de California han usado la yerba santa y otras especies relacionadas (como Eriodictyon crassifolium o Eriodictyon trichocalyx) durante muchos siglos para el tratamiento de afecciones pulmonares, producción de saliva y para detener el sangrado de cortaduras menores y rasguños.

Los expertos señalan que las especies de Eriodictyon contienen flavones con propiedades antioxidantes, y, por lo tanto, se han propuesto como beneficiosas para una serie de afecciones.

Para qué se usa

Según informa Natural Medicines, en su sitio sobre suplementos dietéticos y terapias alternativas y complementarias, los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se ha demostrado su seguridad y eficacia. Como algunas de estas afecciones son potencialmente serias, se aconseja consultar a un profesional de la salud.

En Estados unidos y Gran Bretaña, yerba santa se usó formalmente para las afecciones como gripe, neumonía bacterial, asma, bronquitis y tuberculosis desde finales de los años 1800 hasta los años 1960 (cuando las regulaciones de medicamentos se volvieron más estrictas en la prueba de eficacia).

Actualmente, los extractos siguen siendo reconocidos como seguros como saborizantes para alimentos, cervezas, productos farmacéuticos y cosméticos.

Tradicionalmente, se ha usado la yerba santa como antibacteriana, antimicótica, antiinflamatoria, antioxidante, y antiviral. También para tratar alergias, artritis, asma, trastornos de coagulación de la sangre, cáncer, boca seca, hipercolesterolemia (colesterol alto), hipertensión (presión arterial alta), malaria, rasguños en la piel, relajante de músculo liso, tuberculosis, e infecciones del tracto urinario.

Dosis

No se ha comprobado una dosis segura o efectiva de yerba santa para adultos o niños, por lo que se recomienda evitar su uso o consultar con un médico antes de consumirla.

En la medicina tradicional se recurre a la ingesta de entre 1 y 2 mililitros de extracto líquido de yerba santa con una cuchara cada 3 o 4 horas por un máximo de diez días. También se suelen preparar cataplasmas al machacar 200 gramos de hojas en un litro de agua.

Las hojas se han usado tradicionalmente como un tratamiento para la congestión pulmonar al colocarlas un poco húmedas en el pecho. El cataplasma se usa normalmente una o dos veces al día, hasta por dos semanas.

Preocupación sobre su uso

Debido a la falta de evidencias científicas disponibles, es difícil determinar la seguridad de la yerba santa. Se aconseja que las personas con alergia o hipersensibilidad a las especies de Eriodictyon, la eviten, al igual que mujeres embarazadas o en período de lactancia. Tampoco existen evaluaciones científicas disponibles sobre su toxicidad.

Según detalla Natural Medicines, los flavonoides homoeriodictiol y eriodictiol que se encuentran en la yerba santa pueden interferir en la forma que el cuerpo procesa ciertas drogas usando el sistema de enzimático "citocromo P450" del hígado. Como resultado, los niveles de estas drogas pueden aumentar en sangre, provocando mayores efectos o reacciones adversas potencialmente serias.

Los pacientes que usan cualquier medicamento deben revisar el paquete que viene al interior y hablar con un profesional médico calificado, incluso un farmaceuta, sobre las posibles interacciones.

Esos flavonoides también pueden interferir en la forma que el cuerpo procesa ciertas hierbas o suplementos usando el sistema enzimático "citocromo P450" del hígado. Como resultado, los niveles de otras hierbas o suplementos pueden volverse muy altos en sangre.

Fuentes consultadas:

American Botanical Council.

Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.

Natural Medicine, Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales.

The plant list.

Comparte tu opinión