Qué beneficios tiene el roble blanco

Qué beneficios tiene el roble blanco
Se usa la corteza interna y las agallas del roble blanco con fines medicinales. | Foto: GETTY IMAGES

Qué es el roble blanco

Hay muchas especies de robles distribuidas en todo el mundo, pero el roble blanco (Quercus alba) se encuentra fundamentalmente en América del Norte. Aunque existen muchas especies del género Quercus, se cree que la mayoría tienen propiedades similares. Del árbol se utilizan con fines medicinales, la corteza interna y las agallas (estructuras anormales que se producen como una reacción a los hongos o insectos).

Tradicionalmente, los indios americanos o los colonos europeos han utilizado el roble blanco por sus propiedades antiinflamatorias y como agente astringente. Además, el roble blanco apareció en la Farmacopea de Estados Unidos de 1820 a 1919 y también en el National Formulary (listado nacional de medicamentos) de 1916 a 1936.

Para qué se usa

Según informa Natural Medicines, en su sitio sobre suplementos dietéticos y terapias alternativas y complementarias, los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se ha demostrado su seguridad y eficacia. Como algunas de estas afecciones son potencialmente serias, se aconseja consultar a un profesional de la salud.

El roble blanco se ha usado como antibacteriano, antioxidante, antiséptico, antiviral, estimulante del apetito, astringente, y digestivo. También para tratar el sangrado de encías, bronquitis, quemaduras, cáncer, sabañones (inflamación causada por el frío), resfriado, tos, diabetes, diarrea, disentería (diarrea aguda), fiebre, trastornos gastrointestinales, trastornos de crecimiento, hemorragia, hemorroides, inflamación, leucorrea (flujo vaginal), afecciones pulmonares, sarpullido (hiedra venenosa), reumatismo, afecciones cutáneas, dolor de garganta, faringitis, tónicos, tuberculosis (prevención), úlceras, varices, cicatrización de heridas.

Dosis

Actualmente no se ha comprobado una dosis segura o efectiva de roble blanco para adultos o niños, por lo que se recomienda evitar su uso o consultar con un médico antes de consumirla.

Cómo se usa

Tradicionalmente, la corteza del roble se ha molido para obtener un polvo fino que se inhala libremente para tratar la tuberculosis. Para la diarrea o la disentería, se ha usado una onza (alrededor de 28 gramos) de corteza en un cuarto de galón de agua reducida a medio litro al hervirla, y tomada en dosis de una copa de vino, por un período no superior a los 3 o 4 días.

Para el dolor de garganta crónico, se ha usado una onza de corteza hervida reducida a medio litro al hervirla. Esta cocción también se ha usado para hacer gárgaras.

El roble blanco se ha aplicado en la piel. Tradicionalmente, se mezclan dos cucharaditas de corteza molida gruesa en 500 mililitros de agua, luego de colar la solución. La corteza de roble no se recomienda para uso tópico por más de 2 a 3 semanas. Se ha aplicado una onza de corteza en un cuarto de galón de agua y reducida a medio litro al hervirla para el sangrado de encías o almorranas.

Preocupación sobre su uso

Debido a la falta de evidencias científicas disponibles, es difícil determinar la seguridad del roble blanco. Dentro de los efectos adversos asociados, se encuentra: irritación gastrointestinal, náuseas y vómito, los cuales, en teoría, se deben a su contenido de tanino, y disfunción hepática.

También puede ser perjudicial para las personas con alergia conocida o hipersensibilidad al roble blanco, maní o cacahuates, y al polen, o con problemas de hígado, riñón o corazón. Tampoco se recomienda su consumo a mujeres embarazadas o en período de lactancia debido a la falta de evidencias científicas disponibles.

Los profesionales aconsejan evitar combinar el roble blanco con medicamentos, suplementos, o hierbas que puedan deteriorar el hígado (hepatotóxicos). Además, por su rico contenido de minerales, como calcio, hierro, magnesio y zinc, en grandes dosis puede provocar efectos aditivos con los productos multivitamínicos que contienen esos minerales.

Fuentes consultadas:

American Botanical Council.

Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.

Natural Medicine, Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales.

The international plant names index (IPNI).

The plant list.

Comparte tu opinión