L-arginina, beneficios y dónde se encuentra

L-arginina, beneficios y dónde se encuentra
Si bien es común encontrarla en forma de suplementos, la L-arginina se halla en muchos frutos secos, semillas y granos. | Foto: GETTY IMAGES

Qué es la L-arginina

Se considera que la L-arginina es un aminoácido semiesencial, porque si bien el cuerpo la sintetiza normalmente en cantidades suficientes, muchas veces se requiere que se la suplemente. Algunos de los síntomas de deficiencia de arginina son curación deficiente de las heridas, pérdida del cabello, urticaria, estreñimiento e hígado graso.

La L-arginina fue aislada por primera vez en 1886. En 1932 los científicos descubrieron que era necesaria para la generación de urea, un elemento de desecho necesario para la eliminación de amoniaco tóxico del cuerpo. En 1939 se halló que también era necesaria para producir creatina, que se descompone en creatinina a un ritmo constante y los riñones la eliminan del cuerpo.

Se cree que la arginina causa la relajación de los vasos sanguíneos, estimula la producción de proteínas, y resulta eficaz para tratar heridas, entre otros beneficios. Sin embargo, la evidencia que respalda su uso es limitada, por lo que, antes de consumirla, debes consultar a un profesional.

Fuentes alimenticias de L-arginina

Puedes encontrar arginina en diferentes alimentos: nueces del Nogal, avellanas, nuez pacana, nueces del Brasil, semillas de ajonjolí y de girasol, arroz integral, pasas, coco, gelatina, trigo sarraceno, almendras, cebada, anacardos, cereales, pollo, chocolate, maíz, productos lácteos, carnes, avena, o cacahuates.

Para qué se usa

Según informa Natural Medicines, en su sitio sobre suplementos dietéticos y terapias alternativas y complementarias, los siguientes usos están basados en la sabiduría popular y por lo general  en investigaciones científicas limitadas. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. 

Se cree que la arginina podría ser útil para el SIDA/VIH (prevención de pérdida de masa), toxicidad de amoníaco, ansiedad, hemoglobinopatías beta, cáncer, dolor crónico, cirrosis, resfríos, fibrosis quística, afecciones endocrinas (síndrome metabólico), glaucoma, síndrome urémico hemolítico, encefalopatía hepática, aumento de la masa muscular, enterocolitis infantil necrotizante, infección, enfermedad inflamatoria del intestino, ataque isquémico, enfermedad hepática, relajamiento del esfínter inferior del esófago, acidosis metabólica, obesidad, osteoporosis, dolor, peritonitis, contracciones de parto prematuro, estimulación sexual, sepsis, función sexual en mujeres, anemia de células falciformes, estrés, trastornos de la motilidad estomacal, úlceras estomacales, púrpura trombótica trombocitopénica (PTT), trauma (recuperación), tumores, y colitis ulcerosa.

Además, se cree que posee efecto antienvejecimiento, antiinflamatorio, y antiplaquetario. Aplicada por vía intravenosa, la arginina se puede emplear para medir los niveles de hormona de crecimiento en personas con panipopituitarismo, gigantismo, acromegalia, o adenoma de la pituitaria. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos aprobó este uso.

Usos populares

Insuficiencia cardiaca

Estudios de arginina en pacientes con insuficiencia cardíaca crónica obtuvieron resultados mixtos. Algunos estudios indican un mejoramiento de la tolerancia del ejercicio físico, sin embargo, se requieren más estudios para confirmar estos hallazgos.

Dolor de cabeza con migraña

Estudios previos sugieren que añadir arginina a la terapia de ibuprofeno (por ejemplo, Motrin® o Advil®) puede reducir el dolor de cabeza con migraña.

Fisuras anales

La investigación preliminar indica que la arginina puede ayudar al tratamiento de las fisuras anales crónicas, que son pequeñas rasgaduras que se desarrollan en el ano, aunque se requiere investigación adicional.

Quemaduras

La arginina puede ayudar en la recuperación de la función inmunológica y proteica en pacientes con quemaduras de grosor parcial. Es necesario realizar más investigación en este aspecto para sacar una conclusión definitiva.

Dolor de pecho

Estudios pequeños en humanos indican que la arginina ingerida por vía oral (no inyectada) puede mejorar el dolor de pecho no cardíaco relacionado con trastornos motores esofágicos. Se requieren estudios mayores de buen diseño.

Problemas circulatorios

La evidencia preliminar en humanos indica que la arginina intravenosa puede incrementar el flujo sanguíneo en pacientes con isquemia límbica crítica. Esta afección ocurre cuando se bloquea el flujo sanguíneo hacia los brazos y/o piernas. Se requieren ensayos clínicos mayores de buen diseño.

Dolor dental

Algunas investigaciones indican que el ibuprofeno arginato (Spedifen®) puede reducir el dolor con mayor rapidez después de intervenciones quirúrgicas dentales, comparado con el ibuprofeno solo. Este ámbito amerita más investigación.

Diabetes tipo 1 y 2

La evidencia preliminar en humanos indica que los suplementos de arginina pueden disminuir la severidad de la diabetes y ayudar al cuerpo a contrarrestar algunas complicaciones a largo plazo que ocasiona esta enfermedad, entre ellas afecciones cardíacas y daños nerviosos. Se requieren estudios mayores de buen diseño para aclarar estos efectos.

Hipertensión

La evidencia preliminar en humanos indica que la arginina tomada por boca puede expandir las arterias y reducir temporalmente la presión arterial en pacientes hipertensos con diabetes tipo 2. Se requieren estudios más extensos y de alta calidad para poder hacer una recomendación firme.

Colesterol alto

Algunas investigaciones indican que la arginina puede ayudar al tratamiento de prevención del colesterol alto, pero se requiere mayor investigación para probarlo.

Inmunomodulador

Los resultados de estudios preliminares sugieren que la suplementación con arginina puede incrementar la respuesta inmunológica provocada por la vacuna de la neumonía en personas ancianas. Se requieren más estudios para confirmar estos resultados.

Infecciones respiratorias

La evidencia preliminar indica que los suplementos de arginina pueden disminuir el riesgo de infecciones respiratorias (pulmonares). Se requieren estudios mayores de buen diseño para aclarar los efectos.

Trasplantes

Los suplementos alimenticios con L-arginina y aceite de canola han sido vinculados a una disminución de los índices de rechazo después del primer mes en pacientes que recibieron un trasplante de riñón. Debido a las reducciones de eventos cardíacos, los beneficios a largo plazo para la supervivencia de los pacientes pueden ser especialmente importantes, pero es necesario contar con más investigación para confirmar estos resultados.

Cicatrización de heridas

Se ha sugerido el uso de arginina para reducir el plazo de curación de heridas en ancianos. Investigaciones mostraron que una dieta con suplementos de arginina y fibra mejoró la cicatrización de las heridas después de intervenciones quirúrgicas de pacientes con cáncer de cuello y cabeza. La arginina también ha sido empleada tópicamente para intentar mejorar la cicatrización de heridas. Para sacar una conclusión más concreta es necesario contar con más investigación sobre estos temas.

Asma

Si bien se ha sugerido que la arginina puede ser un tratamiento para el asma, estudios realizados en seres humanos han hallado que la arginina empeora la inflamación de los pulmones y contribuye a los síntomas del asma. Por lo tanto, no se recomienda que los asmáticos tomen arginina por boca o por inhalación.

Seguridad sobre su uso

Debido a la limitada investigación existente, hay poca información disponible sobre la seguridad de utilizar arginina.

Aunque la arginina suele ser bien tolerada, cabe la posibilidad de que algunas personas sufran efectos secundarios serios, como molestias estomacales, incluyendo náuseas, dolores musculares o un mayor número de heces. Los asmáticos pueden sufrir un empeoramiento de los síntomas si inhalan arginina, lo que puede estar vinculado a alergia.

Ha ocurrido anafilaxis (reacción alérgica fuerte) después de una inyección de arginina, por ello, las personas con alergia conocida deben evitar la arginina. Algunos de los signos de alergia son urticaria, picazón o falta de aire.

Las personas con enfermedades hepáticas o renales pueden ser especialmente sensibles a estas complicaciones y deben evitar emplear arginina, excepto con supervisión médica. Se han informado dolores de la parte inferior de la espalda, rubefacción, dolores de cabeza, adormecimiento, síndrome de las piernas inquietas, irritación venosa y muerte de tejidos adyacentes después de inyecciones de arginina.

Otros posibles efectos secundarios son baja presión de la sangre y cambios en numerosas sustancias químicas y electrolitos en la sangre. Algunos ejemplos son potasio elevado, cloruro elevado, bajo sodio, bajo fosfato, altos niveles de nitrógeno ureico en sangre y niveles elevados de creatinina.

En teoría, la arginina puede aumentar el riesgo de hemorragias, la acidez, los niveles de azúcar en sangre, los niveles de potasio, y alterar la producción hormonal. Por este motivo, se aconseja consultar con un profesional antes de consumirla, especialmente si se toman medicamentos, suplementos o hierbas con para tratar esas afecciones.

No se puede recomendar la arginina como un suplemento durante el embarazo o la lactancia porque no hay suficiente información científica disponible.

Recuerda, la glucosamina y la condroitina son suplementos nutricionales y como tales no están sujetos a las mismas estrictas reglamentaciones requeridas para los fármacos de venta libre y sin receta. Por consiguiente, es recoimendable que consultes a tu médico antes de probar estos suplementos.

Recuerda, la arginina es un suplemento nutricional y como tal no está sujeto a las mismas estrictas reglamentaciones requeridas para los fármacos de venta libre y sin receta. Por consiguiente, es recomendable que consultes a tu médico antes de consumirla.

Fuentes consultadas:

Natural Medicine, Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales.

The international plant names index (IPNI).

The plant list.

Comparte tu opinión