Cómo aliviar el hígado graso

Foto: ISTOCK

El hígado graso no alcohólico es uno de los problemas más comunes entre las personas con obesidad, diabetes y altos niveles de colesterol. Afortunadamente, si las personas que lo padecen cambian ciertos hábitos y toman medidas saludables, es posible controlarlo y tener una buena calidad de vida.

Hígado graso y expectativa de vida

¿Qué es el hígado graso no alcohólico (NAFLD)?

La enfermedad de hígado graso no alcohólico es una acumulación de grasa en el hígado no provocada por el alcohol pero sí por una dieta alta en grasas. Eso deriva en una inflamación que causa daño hepático. Unos 80 millones de personas la padecen en Estados Unidos.

Afecta también a los niños
Foto: ISTOCK

Afecta también a los niños

Varias investigaciones han comprobado que la aparición de la enfermedad del hígado graso no alcohólico en niños y adolescentes está asociada a la obesidad y la resistencia a la insulina. Actualmente es la afección hepática crónica más común en niños y adolescentes. Lo bueno es que tanto niños como adultos pueden tratarse haciendo cambios saludables...

Los niños obesos están expuestos
Haz ejercicio
Foto: ISTOCK

Haz ejercicio

Se ha demostrado que perder de un 5 a 10% del peso ayuda al hígado y a sus enzimas a trabajar mejor. Combina tus actividades con un programa de ejercicio moderado de 3 a 4 veces a la semana para lograr una frecuencia cardíaca más elevada.

Cuida la dieta

De la mano del ejercicio, también debe de ir una sana alimentación. Evita la fructuosa y las grasas trans que contienen los refrescos y las comidas rápidas. Aumenta los ácidos grasos poli insaturados omega 3 y omega 6, sugiere la Organización Mundial de Gastroenterología.

Cuando perder significa ganar
Come kiwis y papayas
Foto: ISTOCK

Come kiwis y papayas

Una sustancia de nombre difícil, la Pyrroloquinoline quinone (PQQ), que se encuentra en los kiwis y papayas, puede ayudar a prevenir la Enfermedad del Hígado Graso no Alcohólico (NAFLD) según un estudio de la Universidad de Colorado, del año 2018.

Frutas que protegen el hígado

Agrega probióticos

Incorporar probióticos a tu dieta diaria también será de gran utilidad, ya que pueden disminuir la acumulación de la grasa en el hígado, según un estudio del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos José Mataix de la Universidad de Granada, en España.

¿Qué probióticos debo consumir?

De acuerdo con el experimento, la administración de tres cepas de probióticos: Lactobacillus paracasei CNCM I-4034, Bifidobacterium breve CNCM I-4035 y los Lactobacillus rhamnosus CNCM I-4036 demostraron tener efectos positivos para aliviar el hígado graso.

Beneficios de los probióticos
Café y té
Foto: ISTOCK

Café y té

El consumo de cafeína, presente en bebidas como el té y café, puede estimular la metabolización de los lípidos almacenados en las células del hígado y por ende, reducir esta condición, según investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Duke, en EE.UU.

Más información aquí

Toma bastante agua

El agua juega un papel crucial en el control de dicha condición. Cuando no hay suficiente líquido en el cuerpo, actividades como el metabolismo y la descomposición de grasa para uso celular, se complican. Por eso se recomienda tomar entre 1.5 a 2 litros de agua diarios.

Revísate

Una vez que hayas adoptado las medidas anteriores es importante que visites periódicamente a tu médico para evaluar cómo ha respondido tu cuerpo. En base a los resultados, el profesional de la salud considerará otras opciones terapéuticas, como la farmacológica.

¿Cómo saber si lo tienes?
Foto: ISTOCK

¿Cómo saber si lo tienes?

Para diagnosticar el hígado graso la Biblioteca Nacional de Medicina aconseja realizarte un examen de sangre así como una gammagrafía del hígado. Si el doctor considera que el problema es mucho más grave podría sugerir una biopsia de hígado.

Atiéndete a la brevedad

Si te diagnostican hígado graso, debes de atenderte cuanto antes, de lo contrario puede progresar a la etapa de cirrosis, una afección crónica donde el hígado sufre cicatrizaciones que limitan su capacidad de controlar infecciones o eliminar toxinas. Revisado y actualizado 21 de marzo, 2019.

Alimentos desintoxicantes
Comparte tu opinión