Lo que debes saber sobre la hepatitis viral

Lo que debes saber sobre la hepatitis viral
La vacuna es la mejor protección contra la hepatitis A y B, así evitas que tu hijo desarrolle una enfermedad hepática y afecciones relacionadas.

La hepatitis viral es la inflamación del hígado causada por los virus.  La hepatitis viral puede presentarse de forma aguda (con síntomas que duran menos de 6 meses) o de forma crónica (con síntomas que duran más de 6 meses).     

¿Cuáles son los virus que más comúnmente causan hepatitis? 

Hepatitis A: Es usualmente transmitida de persona a persona por contacto oral-fecal o por consumo de comida o agua contaminada.   El hígado usualmente se recupera de hepatitis A en poco tiempo y usualmente no causa complicaciones.  En raras ocasiones, la hepatitis A puede causar fallo del hígado. No hay tratamiento para la hepatitis A pero existe una vacuna.  Esta  es la mejor manera de prevenir este virus.  

Hepatitis B:   La causa más común de transmisión de hepatitis B en el mundo ocurre de madre a hijos durante el embarazo.  Por lo tanto, las mujeres embarazadas deben hacerse la prueba de hepatitis B.  

Las maneras más comunes de transmisión de hepatitis B en los Estados Unidos son por contacto sexual con una persona infectada y por compartir jeringuillas al usar drogas intravenosas.  La hepatitis B puede causar inflamación aguda así como crónica.   

La hepatitis B, en su forma crónica, pudiera no causar síntomas.  A pesar de la ausencia de síntomas, estas personas pudieran infectar a otras, así como desarrollar enfermedad avanzada de hígado o cáncer de hígado. Existe tratamiento para controlar la hepatitis B crónica así como una vacuna para la hepatitis B.  

Hepatitis C: Es una las razones principales para trasplante de hígado en los Estados Unidos. 

La gran mayoría de personas con hepatitis C no tienen síntomas.  Los síntomas asociados a la hepatitis C ocurren cuando la inflamación crónica ha causado un daño severo al hígado llamado cirrosis. 

 La hepatitis C puede ser transmitida compartiendo jeringuillas entre usuarios de drogas intravenosas, teniendo contacto con sangre de alguien infectado y menos comúnm por contacto sexual.  Antes de 1992, muchas personas fueron contagiadas con hepatitis C por transfusiones de sangre.  En la actualidad,  los productos de sangres son examinados para la presencia de hepatitis haciendo esta forma de contagio una rara en la actualidad.  

Todas las personas nacidas entre 1945-1965 deben hacerse la prueba de hepatitis C, ya que esta condición es más prevalente en este grupo.  No existe vacuna disponible para la hepatitis C, pero existe tratamiento muy efectivo.


Carlos Romero-Marrero, médico hepatólogo de Cleveland Clinic.

Más información sobre hepatitis:

Por qué deberías preocuparte por la hepatitis C

¿Debo vacunar a mi bebé contra la hepatitis B?

Nuevos medicamentos contra la hepatitis B salvan vidas

Comparte tu opinión