Modifican simios con genes humanos y mejoran su inteligencia

Modifican simios con genes humanos y mejoran su inteligencia
Puede parecer ficción, pero investigadores modificaron simios volviéndolos más inteligentes. | Foto: ISTOCK

Podemos presentarte dos escenarios, en uno, un grupo de científicos prueba un virus genéticamente modificado en chimpancés, aumentando su inteligencia progresivamente. En el otro, un grupo de científicos modifica el material genético de monos a partir de copias de AND humano, volviéndolos más inteligentes.

La diferencia entre los dos casos es que el primero representa la trama de la película "El origen del planeta de los simios" y el segundo se trata de una reciente experimentación desarrollada por investigadores en China.

Los resultados de este nuevo trabajo, que se publicaron en National Science Review, indicaron que los macacos transgénicos tuvieron un mejor desempeño en pruebas de memoria con colores y cuadros en bloque y que sus cerebros tardaron más en desarrollarse, al igual que sucede en los niños.

"Este fue el primer intento de comprender la evolución de la cognición humana utilizando un modelo de mono transgénico", dijo Bing Su, genetista del Instituto de Zoología de Kunming y director de la investigación.

Este intento por "reducir la brecha evolutiva" mediante un gen sospechoso de ser clave en la formación de la inteligencia humana, generó muchas críticas que consideran al experimento imprudente y poco ético.

En una publicación de MIT Technology Review, James Sikela, un genetista que lleva a cabo estudios comparativos entre primates en la Universidad de Colorado expresó su preocupación por la indiferencia que pueden producir estos experimentos hacia los animales, llevando a realizar modificaciones más extremas.

"El uso de monos transgénicos para estudiar genes humanos vinculados La evolución del cerebro es un camino muy arriesgado. Es un problema clásico de pendiente resbaladiza y uno que podemos esperar que se repita a medida que se realiza este tipo de investigación", advirtió.

Historia de la evolución

Su, director de este trabajo, se especializa en la búsqueda de signos de "selección darwiniana", es decir, los genes que se propagan porque su capacidad de adaptación. Algunos ejemplos de ello es la adaptación de los yaks del Himalaya a gran altitud y la evolución del color de la piel humana en respuesta a los inviernos fríos. Sin embargo, su mayor pendiente es la inteligencia.

Para encontrar el ADN que nos hace exclusivamente humanos, los científicos buscaron diferencias entre los humanos y los chimpancés, cuyos genes son similares en un 98% a los nuestros. Su creía en la posibilidad de que un gen, llamado MCPH1 o microcefalina, pudiera dar respuesta a esta búsqueda. o microcefalina.

Para ello, expuso embriones de monos a un virus que lleva la versión humana de la microcefalina. Junto a su equipo generaron 11 monos, 5 de los cuales sobrevivieron, que tenía entre 2 y 9 copias del gen humano en sus cuerpos.

El experimento de Su causó críticas e interrogantes sobre los derechos de los animales. Por ejemplo, Sikela y junto a otros especialistas escribió "La ética del uso de primates transgénicos no humanos para estudiar lo que nos hace humanos", en el que concluyó que los genes del cerebro humano nunca deberían agregarse a los simios, por las similitudes que compartimos.

Su aceptó estar dice que está de acuerdo en que los monos están tan cerca de los humanos que sus cerebros no deberían ser cambiados, pero, también sostuvo que existen millones de diferencias por lo que no cree que los monos se conviertan en algo más que monos "Es imposible introduciendo solo unos pocos genes humanos".

A pesar de que los monos transgénicos obtuvieron buenos resultados en pruebas de memoria a corto plazo, varios científicos creen que este experimento no proporcionó mucha información nueva.

Martin Styner, científico informático de la Universidad de Carolina del Norte y participante del trabajo señaló "Cuando hacemos experimentos, tenemos que entender bien lo que intentamos aprender, y cómo ayudar a la sociedad. Eso no es el caso aquí".

Además, un problema es que los monos modificados genéticamente son caros de crear y cuidar. Con solo 5 simios es difícil llegar a conclusiones firmes sobre si realmente difieren de los normales en términos de tamaño del cerebro o habilidades de memoria.

Mientras tanto, Su se encuentra probando nuevas variantes genéticas de evolución cerebral, una de ellas, SRGAP2C, surgió con la aparición de los primeros humanos. Se la conoce como el "interruptor de la humanidad" y el experto dijo que aunque lo agregó a los monos, aún es demasiado pronto para decir cuáles serán los resultados.

Más información sobre genética:

Comparte tu opinión