Dime cómo te sientas y te diré si estás deprimido

Dime cómo te sientas y te diré si estás deprimido
Mejorar la postura puede cambiar el estado de ánimo. | Foto: GETTY IMAGES

Hay muchas razones para levantarse de la silla. Pasar demasiado tiempo sentado se relaciona con problemas lumbares, contracturas y deterioro de la circulación sanguínea, enfermedad cardíaca, diabetes y muerte prematura. Pero últimamente, los científicos han encontrado un vínculo entre estar mucho tiempo sentado y ciertos problemas a nivel cerebral

Por ejemplo, en abril de 2018, un estudio encontró que pasar demasiado tiempo sentado se relacionó con un "adelgazamiento" del tejido en un área clave del cerebro asociada a la memoria, una consecuencia intrigante, según los investigadores del Instituto de Neurociencia y Conducta Humana de la Universidad de California, en Los Ángeles. 

Así que es posible que reducir la cantidad de tiempo que se pasa sentado, podría ser un modo de mejorar la salud mental en las personas con riesgo de enfermedad de Alzheimer y otros tipos de demencia, sugirieron los científicos. 

Ahora, otro grupo de expertos fue más allá y descubrió que el estar mucho tiempo sentado no sólo influye en la salud mental, sino que también influye la forma en que te sientas. 

Mejorar la postura cambia el estado de ánimo

“La postura abatida es una característica de la depresión. Mientras que la investigación muestra que la postura erguida mejora la autoestima y el estado de ánimo en personas saludables, poca investigación ha investigado esto en personas deprimidas” dijeron los investigadores de la Universidad de Auckland, en Nueva Zelanda. 

Este nuevo estudio -publicado en Journal of Behavior Therapy and Experimental Psychiatrytuvo como objetivo investigar si cambiar la postura podría reducir el efecto negativo y la fatiga en personas con depresión leve a moderada que realizan una tarea estresante.

Para realizarlo, se invitó a un grupo de 60 participantes con depresión leve a moderada y fueron designados al azar para sentarse con la postura habitual o con postura erguida. Luego completaron unas tareas y se fue chequeando cómo cambiaba su humor en el transcurso del estudio. 

Al inicio, todos los participantes tenían una postura significativamente más caída. Luego, la manipulación postural mejoró la forma de estar sentado; al compararse los cambios en el estado de ánimo respecto de la nueva postura erguida, los avances fueron sorprendentes. 

Tras analizar los resultados finales, los científicos señalaron que “Este estudio preliminar sugiere que la adopción de una postura erguida puede aumentar el estado positivo, reducir la fatiga y disminuir el autoenfoque negativo en personas con depresión leve a moderada”.

Más para leer sobre la depresión

Comparte tu opinión