Por qué COVID-19 está afectando más a los hispanos

Por qué COVID-19 está afectando más a los hispanos

La ciudad de Nueva York, el epicentro de la epidemia de COVID-19 en los Estados Unidos, es una muestra de cómo el nuevo coronavirus está impactando en la comunidad hispana de manera desproporcionada.

Los hispanos en Nueva York conforman el 29% de la población, pero el 34% de las muertes por COVID-19 en la ciudad, según información preliminar del Departamento de Salud local.

¿Por qué?

Expertos enumeran una serie de razones. En principio, dicen que estas cifras revelan las desigualdades en recursos, acceso a seguros de salud, y a la atención médica en general. 

Y lo anterior está directamente relacionado con una mayor incidencia, y un menor control, de condiciones médicas preexistentes, como el asma, la diabetes y las enfermedades cardíacas, que ponen a las personas en mayor riesgo de enfermarse gravemente o morir si contraen COVID-19.

Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) y la cara experta más visible de la lucha contra el coronavirus en el país, dijo que "esta crisis revela claramente las disparidades y debilidades que existen en nuestra sociedad".

"La mayoría de las epidemias son misiles que atacan a los pobres, a los privados de sus derechos y a los que tienen problemas de salud subyacentes", dijo el doctor Thomas Frieden, ex director de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

De hecho, para algunos expertos, las condiciones sociales y económicas, ignoradas durante mucho tiempo por los gobiernos de turno, los legisladores y el mismo público, son indicadores aún más poderosos de quién sobrevivirá a la pandemia. 

Una combinación tóxica de desventajas raciales, financieras y geográficas que puede resultar mortal.

Contacto público

Muchos latinos trabajan en servicios que se consideran esenciales (aunque estas normas pueden cambiar de estado a estado) como en supermercados, servicios de entregas a domicilio, recolección de basura, construcción, y han estado yendo a sus trabajos desde el comienzo del brote nacional.

Otros, en trabajos informales como la venta ambulante, simplemente tienen que seguir en las calles para poder llegar a fin de mes.

La población indocumentada está particularmente afectada, no solo por la posible exposición al coronavirus sino por la falta de un seguro de salud. 

Si bien el gobierno ha dicho que las pruebas para COVID-19 y el tratamiento debe estar cubierto, lo cierto es que hay una gran cantidad de gastos asociados que el paciente debe pagar eventualmente de su propio bolsillo.

Por otra parte, hispanos sin papeles o en trabajos informales no recibirán el dinero del gobierno, el estímulo económico que aprobó el Congreso para ayudar a los contribuyentes a lidiar con el desempleo y las cuentas del mes.

En una encuesta realizada por el Centro Hispano Pew, los hispanos, como el público en general, dicen que el nuevo coronavirus representa una gran amenaza para la economía de los Estados Unidos. 

Pero en otras preguntas, las preocupaciones de los latinos son más pronunciadas que las del público en general. El 65% piensa que es una gran amenaza de salud, en comparación con el 47% del público en general.

Un factor sobre el cual alertan los epidemiólogos apunta a una costumbre típica de la comunidad: que varias generaciones vivan bajo un mismo techo. En estos días, esto puede ser riesgoso para los abuelos, que tienen sistemas inmunitarios debilitados.

Se ha comprobado que los más jóvenes pueden portar el coronavirus sin presentar síntomas, y diseminarlo en el ámbito familiar.

Hasta el momento, pocos estados tienen información sobre casos y muertes discriminadas por raza o etnia.

Entidades como la Asociación Nacional de Enfermeras Hispanas están reclamando más campañas para educar sobre COVID-19 enfocadas en la comunidad hispana, en español.

Fuentes: CDC, NIH, Casa Blanca, Departamento de Salud de NY, KHN.

Comparte tu opinión