La otra cara del poliovirus: combate el cáncer cerebral

La otra cara del poliovirus: combate el cáncer cerebral
El poliovirus se concentra en las células tumorales, activando una respuesta inmune. | Foto: GETTY IMAGES

Hablar de poliovirus por años se asociado a un tema negativo: es la causa de la poliomielitis. Pero se ha demostrado que este virus tiene también una función positiva en la salud, específicamente, en el tratamiento de una forma letal del cáncer cerebral.

Una terapia a base de poliovirus genéticamente modificado mejoró la tasa de supervivencia general de los pacientes con glioblastoma recurrente. La inmunoterapia y el ensayo clínico fueron desarrollados por el Instituto del Cáncer de la Universidad de Duke y los hallazgos acaban de ser publicados en The New England Journal of Medicine

De 61 pacientes que recibieron la terapia experimental, el 21% sobrevivió durante tres años o más, en comparación con el 4% que fue tratado con múltiples sesiones de quimioterapia. Dicho de otra manera: solo el 4% de los pacientes con glioblastoma recurrente que fueron tratados con quimioterapia estaban vivos tres años después, mientras que con la inmunoterapia sobrevivió el 21%. 

"El glioblastoma sigue siendo una enfermedad letal y devastadora, a pesar de los avances en las terapias quirúrgicas y de radiación, así como las nueva quimioterapias y los agentes dirigidos", dijo Darell D. Bigner, director emérito del Centro de Tumores Cerebrales Preston Robert Tisch en Duke y autor principal del estudio.

La terapia se desarrolló a partir de la misma vacuna de poliovirus y se infunde directamente en el tumor cerebral a través de un catéter implantado quirúrgicamente. El virus modificado se concentra en las células tumorales, activando una respuesta inmune específica.

El ensayo comenzó en 2012 con una paciente joven que recién ingresaba a la escuela de enfermería. Hoy está casada y trabaja como enfermera profesional. 

"Con las tasas de supervivencia en esta fase temprana de la terapia con el poliovirus, nos sentimos alentados y ansiosos por continuar con los estudios adicionales que ya están en curso o planificados", explicó Bigner.

No es un tratamiento infalible

"Al igual que con muchas inmunoterapias, parece que algunos pacientes no responden por una razón u otra, pero si responden, a menudo se convierten en sobrevivientes a largo plazo", dijo Annick Desjardins, coautora del estudio. "La gran pregunta es, ¿cómo podemos asegurarnos de que todos respondan?".

En esta primera fase del ensayo, el equipo de Duke intentó aumentar la dosis de la inmunoterapia, pero algunos de los pacientes que la recibieron experimentaron demasiada inflamación cerebral que provocó convulsiones, alteraciones cognitivas y otros eventos adversos. El aumento de la dosis fue descartado.´

La aplicación de la inmunoterapia con el poliovirus sigue en estudio. Además del ensayo de fase 2 para el glioblastoma, este año comenzaron a probarla en tumores cerebrales pediátricos. Y algunos pacientes con cáncer de mama y melanoma pronto serán elegibles para unirse a ensayos clínicos que ampliarán el uso de la terapia más allá de los tumores cerebrales.

Más para leer sobre cáncer:

Comparte tu opinión