Edulcorantes artificiales: ¿Es peligroso el aspartamo?

Edulcorantes artificiales: ¿Es peligroso el aspartamo?
El aspartamo es, junto a la sacarina, de los edulcorantes artificiales más usados en el mundo.

Junto a la sacarina, el aspartamo es el edulcorante artificial más usado en el mundo. Puedes encontrarlo en muchos productos, como pastillas de menta para el aliento, cereales, refrescos, helados, cremas, gelatinas, dulces, cacao instantáneo, galletas, yogures e incluso aderezos. Sin embargo, un grupo de investigadores encontró que, a pesar de su popularidad, no sería tan seguro como aseguran muchos organismos.

El aspartamo es un edulcorante relativamente joven, ya que se descubrió en 1965. Actualmente se comercializa bajo diferentes marcas como NutraSweet, Natreen o Canderel, y se estima que es entre 150 y 200 veces más dulce que el azúcar.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA) lo catalogó como uno de los seis "edulcorantes de alta intensidad" aprobados para ser utilizados como aditivos alimentarios. Aunque, la evidencia recolectada en los últimos años hizo que el organismo regulara y redujera sus cantidades en muchos alimentos.

Por otro lado, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), confirmó, tras realizar en 2013 una evaluación completa de riesgo, que el aspartamo y sus productos son "seguros para la población general (incluidos bebés, niños y mujeres embarazadas)".

Además, aconsejó que la dosis diaria sea de 40 miligramos por kilogramo de peso corporal. Esto quiere decir que un adulto que pesa entre 75 y 80 kg. podría consumir entre 3 y 3.2 g., el equivalente a casi 17 refrescos.

Ahora, un grupo de investigadores de la Universidad de Sussex, en Brighton, Reino Unido, examinó el informe de riesgos desarrollado por la EFSA y encontró irregularidades en las evaluaciones que permitieron catalogar al aspartamo como seguro. Sus hallazgos se publicaron en Archives of Public Health.

Resultados "engañosos"

Los autores del nuevo artículo, Erik Millstone y Elisabeth Dawson, analizaron cada uno de los 154 estudios que la EFSA había evaluado, llegando a la conclusión de que el informe de la agencia era "engañoso".

Según los expertos, EFSA consideró que 73 estudios que señalaban al aspartamo como potencialmente dañino para la salud, eran poco convincentes. Pero, al observar otras evaluaciones sobre esos estudios, encontraron que en realidad resultaban más confiables que muchas investigaciones que indicaban que el edulcorante era seguro.

Además, Dawson y Millstone explicaron que la EFSA incluyó resultados de trabajos que otros expertos habían calificado de "inútiles" y "lamentablemente inadecuados". Los autores también se refirieron a la presencia de "anomalías desconcertantes" en el informe de la agencia, señalando que hicieron "suposiciones inconsistentes y no reconocidas".

"Nuestro análisis muestra que, si los puntos de referencia que usó el panel para evaluar los resultados de los estudios tranquilizadores se hubieran utilizado de manera sistemática para evaluar aquellos que proporcionaron pruebas de que el aspartamo puede ser peligroso, se habrían visto obligados a concluir que el edulcorante no es seguro", dijo Millstone.

El especialista también indicó que su investigación muestra evidencias para suspender el uso y venta del aspartamo en Europa hasta que se realice una reexaminación completa de todas las pruebas proporcionadas por la EFSA.

Finalmente, Millstone señaló otro posible problema en el desarrollo de la evaluación de riesgo. "En mi opinión, no se puede descartar si los conflictos de intereses comerciales pueden haber afectado el informe del panel, porque todas las reuniones se llevaron a cabo a puerta cerrada".

Otros investigadores que no participaron en la redacción del artículo, como el profesor Tim Lang, de la Universidad de Londres, también expresaron sus dudas sobre el uso del aspartamo como una alternativa para el azúcar.

"El consejo de salud mundial es reducir la ingesta de azúcar, pero gran parte de la industria alimentaria, especialmente las bebidas gaseosas, mantiene la dulzura sustituyendo los edulcorantes artificiales ", advirtió Lang. Y agregó "Millstone y Dawson ayudan a exponer esa estrategia por lo que es, un endulzamiento continuo de la dieta del mundo".

Más información sobre edulcorantes:

Comparte tu opinión