SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Hablemos de fentanilo, el analgésico que se convirtió en una droga letal

Demi Lovato, Prince, Lil Peep y Tom Petty son algunas de las víctimas del opioide que está causando más muertes por sobredosis en Estados Unidos. Hablamos del fentanilo, un analgésico cuyo efecto es más potente que el de la heroína y que, además, es barato y fácil de conseguir.

Las cifras más recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) son claras: En Estados Unidos las muertes por sobredosis de drogas superaron los 72,000 casos en 2017, 6,000 más que en el año anterior. Esto se traduce en que, cada día, mueren unas 200 personas por esta causa.

Detrás del incremento están los opioides sintéticos: 30,000 de las muertes del año pasado se relacionan a estas drogas. Y en esta categoría letal destaca el fentanilo, el cual tiene características que lo diferencian de otras sustancias haciéndolo aún más peligroso: es, aproximadamente, 50 veces más potente que la heroína, según la Drug Enforcement Administration (DEA, por su sigla en inglés), y al ser un producto diseñado en un laboratorio es más fácil de fabricar... y más económico. 

Otra particularidad del fentanilo es que fue creado como un analgésico: era recetado por médicos para casos de dolor agudo y terminó convirtiéndose en la "droga de moda". Comercialmente se conoce como Actiq, Duragesic y Sublimaze y, por ser un fármaco, se puede encontrar en los cajones de algún enfermo con dolor crónico, como pacientes con cáncer en fase terminal.

En pocas palabras, el fármaco tiene todo lo necesario para "enganchar" a sus consumidores

Unos cuantos casos famosos y miles anónimos

El 24 de julio, la cantante Demi Lovato ingresó de emergencia a un hospital de Los Ángeles por una sobredosis de narcóticos, luego se supo que se trataba de fentanilo y que la chica se recuperaría. Otro famoso consumidor del analgésico era Prince: lo tomaba para el dolor, se hizo adicto y excedió tanto la dosis que su cuerpo no lo soportó; esa fue la causa de muerte, ocurrida el 21 de abril de 2016.

A la leyenda de la música Tom Petty lo encontraron muerto el 22 de octubre de 2017, cuando ingirió por accidente un cóctel de sustancias, entre las cuales había fentanilo: se lo habían recetado para calmar los dolores que le producían un enfisema, problemas de rodilla y una fractura de cadera. Y en diciembre, el rapero Lil Peep, de apenas 21 años, corrió con la misma suerte: murió al mezclar el analgésio con otras drogas.

Pero estos son apenas los nombres que trascienden, entre la población común la situación es alarmante. Por ejemplo, Dustin Manning y Joseph Abraham, quienes eran amigos de infancia y tenían 18 años murieron en Georgia el mismo día, el 26 de mayo de 2017, por consumir una mezcla de heroína y el analgésico.

Es muy común que los fabricantes mezclen el fentanilo y sus análogos (que son incluso más potentes) con heroína o cocaína, sin que el consumidor final lo sepa. "La cantidad de fentanilo en su cuerpo era el equivalente a tres granos de sal. Eso es todo lo que se necesitó para matar a un tipo de 180 libras", declaró el padre de Manning. Ambos chicos compraron la droga al mismo comerciante.

En Massachusetts, a Anthony Salemi le recetaron fentanilo después de una cirugía, en 2006. Como conocía la droga, le advirtió a su hermano Joe que los traficantes la estaban agregando a la heroína, con la promesa de una sensación más intensa.

Joe consumía heroína habitualmente y no se percató de que en la bolsita de plástico llena de polvo que compró había fentanilo y murió en agosto de 2016. "El suministro solo sigue llegando, no importa cuántos policías pones en la frontera, simplemente sigue llegando", dijo Anthony. Y los casos se siguen sucediendo.

Las autoridades siguen trabajando en revertir la situación. Tanto la administración de Barack Obama como la de Donald Trump han sido criticadas por su incapacidad de responder de forma rápida y efectiva a esta crisis. Sin embargo, en el reporte reciente de los CDC se lee que la cantidad de muertes que involucran a los opioides clásicos y sintéticos parece haberse estabilizado.

Los datos de la institución se actualizan periódicamente y ahora se publican con mayor celeridad. Podría ser que la mortalidad a causa de los opiáceos haya llegado a su punto máximo, pero aún es muy temprano para afirmarlo.

¿Tienes más preguntas sobre este tema? Consulta con nuestros especialistas, sin costo, en HolaDoctor Consultas.


Más para leer sobre fentanilo:

Cactus: una alternativa al fentanilo

¿Tocar fentanilo puede ser letal?

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad