Las reales propiedades curativas de la miel de Manuka

La importancia medicinal de la miel ha sido documentada en las literaturas más remotas, y desde la antigüedad se sabe que posee varias propiedades. De un tipo de miel en especial, la de Manuka, revisamos la evidencia científica sobre su poder para aliviar algunas enfermedades. ¿Quieres conocerla?

En busca de nuevos antibióticos

A medida que los gérmenes resistentes se desarrollan y se diseminan, la eficacia de los antibióticos disminuye. Este tipo de resistencia representa una amenaza muy grave para la salud pública y está aumentando en todo el mundo. Por lo tanto, se necesitan con urgencia estrategias antimicrobianas alternativas, y esto ha llevado a una reevaluación del uso terapéutico de remedios antiguos, como productos a base de plantas, o miel de Manuka.

¿Qué es la miel de Manuka?

¿Qué es la miel de Manuka?

Ésta procede del néctar de árboles de Manuka (Leptospermum scoparium) y tiene un componente adicional a su potente actividad antimicrobiana. Ésta fue descubierta por Peter Molan, en 1980, cuando se dio cuenta de que la acción de la miel de Manuka se mantuvo incluso después de que se extrajera el peróxido de hidrógeno, una enzima antimicrobiana típica de la miel.

1. Posee capacidad antimicrobiana

Las propiedades curativas de la miel se pueden atribuir al hecho de que tiene actividad antibacteriana, mantiene el entorno de herida húmeda (lo que promueve la curación) y tiene una alta viscosidad que ayuda a proporcionar una barrera protectora para prevenir infecciones.

2. Ayuda a sanar heridas

Su propiedad inmunomoduladora es vital para la reparación de heridas. Su mecanismo puede estar relacionado con el bajo nivel de pH de la miel y su alto contenido de azúcar, que es suficiente para impedir el crecimiento de microbios.

3. Sería un súper antibiótico

Esta miel tiene una potente actividad contra las bacterias resistentes a los antibióticos que causan varias infecciones que ponen en peligro la vida de los seres humanos. Sin embargo, no todas tienen el mismo poder, y esto se debe al origen de las diferentes fuentes del néctar.

4. Mata más de 60 bacterias

La miel de Manuka tiene un efecto inhibidor sobre alrededor de 60 especies de bacterias, incluidos aerobios y anaerobios, gram-positivos y gram-negativos, es decir, posee un poder antimicrobiano de amplio espectro para proteger muchos tipos diferentes de heridas y neutralizar las bacterias.

5. Vence a las infecciones

La miel es un remedio antiguo para el tratamiento de heridas infectadas, que recientemente ha sido 'redescubierto' por la profesión médica, particularmente puede funcionar donde fallan los antibióticos modernos convencionales.

6. Contra las úlceras estomacales

6. Contra las úlceras estomacales

Se ha comprobado que este tipo de miel exhibe su actividad antimicrobiana contra bacterias patógenas tales como Staphylococcus aureus (S. aureus) y Helicobacter pylori (H. pylori) lo que la convierte en un alimento funcional prometedor para tratar úlceras estomacales e infecciones gastrointestinales.

7. Ayuda a sanar las quemaduras

7. Ayuda a sanar las quemaduras

La miel está ganando aceptación como agente para el tratamiento de úlceras, úlceras de decúbito y otras infecciones de la piel resultantes de quemaduras. Es muy efectiva para sanar heridas, llagas, e inflamaciones. Las propiedades antibacterianas de la miel aceleran el crecimiento de tejido nuevo para curar las heridas más rápidamente.

8. Puede mejorar cirugías difíciles

Cuando se aplica localmente, elimina rápido la infección de una herida y facilita la cicatrización de incisiones quirúrgicas profundas, aún con infección. La aplicación de miel puede promover la cicatrización en heridas infectadas que no responden a la terapia convencional. Además, puede usarse con éxito en injertos de piel, aunque estén infectados.

9. Protege el estómago

El uso de la miel como un régimen de tratamiento para las úlceras pépticas y la gastritis proviene del uso tradicional, y hay mucho de cierto. Ésta puede promover la reparación de la mucosa intestinal dañada, estimular el crecimiento de nuevos tejidos y funcionar como un agente antiinflamatorio.

10. Es rica en antioxidantes

10. Es rica en antioxidantes

La miel cruda y sin calentar contiene grandes cantidades de compuestos como los flavonoides y otros polifenoles que pueden funcionar como antioxidantes, nutrientes esenciales que protegen del daño de los radicales libres, causantes del envejecimiento.

Fuentes consultadas

Dra. Nural Cokcetin, de la University of Technology Sydney, Australia; Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU.; Institutos Nacionales de Salud (NIH).

Comparte tu opinión