¿Cuál es la diferencia entre miedos y fobias?

Foto: SHUTTERSTOCK

Miedo y fobia pueden parecer lo mismo pero son bien diferentes. Uno es algo esperado dentro de lo normal, el otro es un trastorno de ansiedad por una reacción desproporcionada ante un estímulo determinado. Aquí tienes una guía para poder diferenciarlos.

Qué son las fobias

Constituyen un tipo de trastorno de ansiedad, una reacción humana natural desproporcionada ante un estímulo determinado, que afecta a la mente y al cuerpo mediante un temor fuerte e irracional de algo que representa poco o ningún peligro real, indica la Asociación Americana de Psiquiatría.

¿Qué es el trastorno bipolar?

Los miedos y fobias simples

Las fobias simples y comunes son aquéllas que están relacionadas con ciertas cosas o situaciones como animales o insectos, miedos a lugares altos, a la luz, a volar en avión y otras. No necesariamente implican una enfermedad mental. En los niños son muy comunes y no se consideran anormales, salvo que interfieran con el desarrollo.

¿Necesito ir al psicólogo?
Millones de personas las padecen
Foto: SHUTTERSTOCK

Millones de personas las padecen

Según datos de la Asociación de Psiquiatría Americana, la fobia es la enfermedad psiquiátrica más común en las mujeres y la segunda más común en hombres mayores de 25 años. Se sabe que al menos 5 de cada 100 personas en Estados Unidos padecen una fobia o más de una, y se calcula que son unos 19 millones de personas las padecen.

Un trastorno de ansiedad
Foto: SHUTTERSTOCK

Un trastorno de ansiedad

Una fobia es un tipo de trastorno de ansiedad y, según el Instituto Nacional de Salud Mental, es un temor fuerte, que no se puede controlar e irracional de algo que representa poco o ningún peligro real. Podría ser definido como un miedo desproporcionado que no se relaciona con la realidad sino con las fantasías que despierta.

¿Cómo combatirla?

Las fobias específicas

Existen muchas fobias específicas. La acrofobia es el temor a las alturas. Una persona puede ser capaz de esquiar en la montañas , pero no subir más allá del quinto piso en un ascensor, la razón es que la fobia se desencadena ante ciertos estímulos que poco tienen que ver con el problema real.

Todo sobre depresión
Terror a los demás

Terror a los demás

Todos podemos sentir ansiedad y nerviosismo ante ciertas situaciones, como ir a un examen o a una cita a ciegas, pero en la fobia social es otra cosa, es la limitación de las actividades de la persona por la ansiedad y el miedo irracional que le produce el contacto con esas situaciones y la exposición ante los demás.

Fobia a los lugares abiertos o cerrados

La agorafobia es el temor irracional a los lugares públicos y la claustrofobia es el temor a los espacios cerrados. Si las situaciones sociales cotidianas te producen ansiedad, podrías estar padeciendo una fobia social. Las personas que sufren este tipo de fobia tienden a evitar aquellas situaciones y terminan encerrándose.

Miedo a volar

La aerofobia o miedo a volar, puede manifestarse como una combinación de varias fobias como la claustrofobia (miedo al encierro) y acrofobia (miedo a las alturas). El miedo a volar suele traer varios problemas en el desempeño normal de la vida de una persona.

Cómo actúa el tratamiento

La psicoterapia es efectiva para las personas con fobias, pero si éstas te dificultan la vida, puede ser que necesites medicamentos para controlar la ansiedad. De todas formas, las medicinas por sí solas no funcionan. Es importante que la persona descubra qué es lo que desencadenó la fobia y lo pueda elaborar.

La terapia cognitiva

La terapia cognitiva

Varias investigaciones han demostrado que tanto la terapia cognitiva , como la conductista suelen ser muy eficaces para tratar los trastornos de ansiedad. El objetivo de estos tratamientos es ayudar a los pacientes a identificar los factores que desencadenan las fobias y aprender a controlar esos factores.

Parar lo que empuja

Las técnicas de relajación y respiración funcionan muy bien para ayudar a a personas con fobias a superar el mal momento y salir adelante. Por medio de estas técnicas se logra atravesar el período de crisis y contrarrestar la agitación e hiperventilación propia de los momentos de crisis.

Cuándo pedir ayuda

Si te sientes solo ante este problema, habla con alguien de tu entorno. Siempre recuerda el criterio básico para llamar al médico y pedir ayuda cuando te des cuenta que tu fobia está dificultando tus relaciones con los demás, tu trabajo y te impida disfrutar de actividades que antes solías disfrutar.

Comparte tu opinión