5 factores de riesgo para tu hígado

Foto: ISTOCK

Cuidar la salud de tu hígado debe ser parte de tus prioridades. Este órgano procesa los nutrientes de tu dieta, elimina las toxinas de tu sangre, descompone las grasas y el alcohol, controla los niveles de azúcar, y almacena hierro, entre otras funciones importantes.

No esperes a que se presenten las señales de que algo anda mal, como que tu piel tome un tono amarillento o sientas dolores abdominales. Detecta los factores de riesgo y evítalos para que tu hígado se mantenga saludable y no se presenten enfermedades.

Hepatitis: amenaza silenciosa
1. Pesticidas
Foto: ISTOCK

1. Pesticidas

Exponerte a un exceso de toxinas puede perjudicar la salud de tu hígado. Aunque este órgano sea el encargado de limpiar las toxinas de la sangre, es necesario que leas las etiquetas de advertencia sobre los productos químicos que usas en casa.

Es muy importante que laves las frutas y verduras antes de consumirlas para evitar la ingesta de pesticidas. Y, de ser posible, intenta que estas frutas y verduras estén limpias cuando las compres.

Cómo cuidar la salud del hígado
2. Suplementos
Foto: ISTOCK

2. Suplementos

"El veinte por ciento de las lesiones hepáticas en Estados Unidos es causado por hierbas", explica Saleh Alqahtani, director de investigación clínica del hígado de Johns Hopkins Medicine. Sí, aunque se trate de productos naturales, los suplementos también pueden ser nocivos, y son muchas las hierbas que se han asociado con el daño hepático.

Antes de consumir cualquier suplemento e incluso medicamentos de venta libre, consulta a tu médico. También puedes consultar si estos productos pueden causar daños a tu hígado en LiverTox, la base de datos del Instituto Nacional de Salud (NIH, por su sigla en inglés).

Cómo controlar el hígado graso
3. Alcohol
Foto: ISTOCK

3. Alcohol

Cuatro vasos de alcohol al día son suficientes para que un hombre desarrolle hígado graso alcohólico; para las mujeres basta con dos. Consumir alcohol en forma desmedida puede producir una inflamación que puede empeorar hasta convertirse en cirrosis o cáncer hepático, según la Biblioteca Nacional de Medicina.

En general, cuando se presentan los síntomas de las afecciones hepáticas suele ser demasiado tarde: el hígado puede estar dañado y sin posibilidades de tratamiento. Lo mejor que puedes hacer es dejar de beber y hacerte una revisión médica médica, si crees que te has excedido.

Alcohol: el peor enemigo del hígado
4. Sobrepeso
Foto: ISTOCK

4. Sobrepeso

Hay algo que no debes olvidar: si tienes sobrepeso y no lo controlas lo más probable que es desarrolles diabetes o que tu colesterol aumente dramáticamente. Estas afecciones pueden causar la enfermedad del hígado graso no alcohólico que,según el NIH, es la principal causa de daño hepático en Estados Unidsos y la tercera en el mundo.

Las personas con enfermedad del hígado graso, a menudo, requieren de un trasplante. Puedes tomar medidas para revertir la etapa grasa inicial, como restringir el consumo de carbohidratos simples y el azúcar y comer más frutas, verduras y proteínas.

¿Hígado graso en los niños?
5. Antecedentes familiares
Foto: ISTOCK

5. Antecedentes familiares

Si en tu familia alguien ha tenido una enfermedad hepática, es importante que prestes atención especial a tu salud, pues podrías ser más vulnerable a estas afecciones.

No solo deberías llevar un estilo de vida saludable (y esto aplica para prevenir otras enfermedades, no solo las del hígado), también debes evitar el alcohol y estar atento a cualquier síntoma sospechoso. No está de más que te hagas una prueba de enzimas hepáticas como parte de tu chequeo médico anual.

Cómo combatir afecciones del hígado
Comparte tu opinión