Beneficios de comer dientes de ajo todos los días

Desde mejorar la piel, combatir enfermedades infecciosas y promover una buena digestión, hasta funcionar como un sostén de la salud cardiovascular. El ajo se ha utilizado con fines medicinales desde la Antigua Grecia, hoy, tras miles de años de investigación, se conocen muchas de sus propiedades y bondades. Aquí las repasamos.

Foto: ISTOCK

El ajo (Allium sativum L.) se utiliza como condimento en la gastronomía de muchos países y es un excelente acompañante de carnes, arroz, sopas, encurtidos, aderezos de ensaladas, pescados y vegetales. Está formado principalmente por agua y carbohidratos, contiene vitamina B y C, además de minerales como potasio, calcio, fósforo y magnesio.

Es muy importante que el ajo se consuma crudo, ya que la cocción destruye su capacidad de producir alicina, la sustancia a la que se le atribuyen la mayoría de sus bondades. Si esto te resulta difícil por el olor tenemos la solución: pícalo y déjalo reposar por 15 minutos antes de usarlo en alimentos o como remedio. Así podrás obtener todos sus beneficios:

Combate la gripe

Comer uno o dos dientes de ajo al día ayudaría a combatir la gripe. Esto se debe a que produce alicina, una sustancia química responsable no sólo de su olor, sino también de su potencial para luchar contra virus y bacterias. Incluso se vinculó el consumo de ajo con un mayor número de linfocitos T en sangre, células responsables de la respuesta inmune.

Remedios caseros contra la gripe
Combate la gripe
Foto: ISTOCK

Potente para la tos

La sabiduría popular atribuye al ajo un efecto descongestionante de las vías respiratorias y poder expectorante. Beber una infusión, o bien, añadir a un vaso con agua caliente un diente de ajo picado (déjalo reposar durante cinco minutos antes de tomarlo) puede ser de ayuda para fortalecer el sistema inmune y hacer frente a la tos.

Alivia el dolor de oído

El ajo es un remedio natural muy bueno para reducir la inflamación y aliviar el dolor de oído gracias a sus propiedades antibióticas. Solo debes picar un diente hasta extraer su jugo (puedes añadir un poco de aceite de oliva para lograr una mezcla más líquida) y aplicar en el oído.

Neuroprotector

Uno de los estudios más recientes sobre el ajo revela que a la lista de sus virtudes hay que agregar que agudiza la memoria. Los investigadores hallaron que la administración dietética de ajo, que contiene sulfuro de alilo, ayudaría a mantener saludables a los microorganismos intestinales y mejoraría la salud cognitiva en los ancianos.

Neuroprotector
Foto: GETTY IMAGES

Bueno para las muelas

El poder antibiótico del ajo puede ser de ayuda para uno de los dolores más comunes: el de muelas. Sólo tienes que picar o cortar a la mitad un diente y aplicar de forma local en el diente o muela en la que hay dolor, para que disminuya la inflamación y la sensación de malestar.

Reduce el colesterol

Una manera de reducir el colesterol, gran responsable de la arteriosclerosis (endurecimiento de las arterias), es consumiendo dos dientes de ajo frescos cada mañana. Una investigación señaló que esto sería efectivo debido a la presencia de alicina y ajoene, que también pueden aumentar la presencia de colesterol "bueno".

Alimentos que combaten el colesterol

Digestivo natural

Masticar medio diente de ajo crudo puede favorecer la secreción de jugos estomacales y ayudar a procesar mejor los alimentos, facilitando a su vez la pérdida de peso. Además, distintos estudios mostraron que su acción antiséptica y antibiótica protege y combate numerosas enfermedades del aparato digestivo.

Adiós al acné

El ajo contiene azufre, una de las sustancias más potentes para matar las bacterias que causan el acné. Si frotas varias veces al día un diente crudo y rebanado sobre las áreas afectadas, notarás cómo la erupción cutánea comenzará a desinflamarse. Deja que el ajo actúe durante cinco minutos y luego enjuaga con agua templada.

Adiós al acné
Foto: ISTOCK

Aliado contra las várices

El ajo es un importante activador de la circulación sanguínea, por ello, lograrás desdibujar las várices y al mismo tiempo desinflamar la zona con venas varicosas. Pica tres dientes de ajo y añade alcohol, la mezcla se debe dejar macerar por 21 días y posteriormente hay que frotarla suavemente en todas las partes con várices.

Contra las hemorroides

Por su poder antiinflamatorio, el ajo es considerado uno de los remedios caseros más efectivos contra las hemorroides. Para aprovecharlo, debes picar perfectamente dos dientes y ponerlos a hervir en dos tazas de agua durante 30 minutos. Una vez que enfríe un poco aplica compresas sobre las hemorroides

Cómo prevenir las hemorroides

Elimina las lombrices

Comer un par de dientes de ajo fresco a diario o añadirlo a las comidas sería muy efectivo para eliminar los parásitos intestinales. La evidencia científica señala que su acción sería efectiva para eliminar parásitos y gusanos intestinales, especialmente las lombrices. También puedes picar un diente, añadir leche caliente y beber en ayunas.

Fungicida

El ajo para el tratamiento de las llamadas infecciones micóticas es un remedio casero muy popular debido a que la alicina que contiene le confiere propiedades antisépticas, fungicidas y bactericidas. Para eliminar los hongos de las uñas puedes picar cinco dientes de ajo y hervir en una taza de agua durante uno o dos minutos. Sumerge allí las uñas por unos 15 minutos, retira y seca muy bien.

Cómo se usa el ajo

Para obtener sus beneficios puedes consumir una vez al día 2 o 3 dientes de ajo. Recuerda, esto se consumen cortados en rodajas, pero no machacados, para evitar que se volatilice la aliína. Para uso tópico, puedes picar y aplicar sobre la zona afectada compresas 2 o 3 veces al día.

Cómo se usa el ajo
Foto: GETTY IMAGES

Precauciones

Aunque es un alimento beneficioso, la ingestión continuada de ajo puede producir trastornos digestivos y renales, el contacto prolongado con la piel reacciones alérgicas, y también podría aumentar el riesgo de sufrir hemorragias, por lo que no se aconseja su consumo regular a personas con enfermedades relacionadas a la mala circulación.

Fuentes consultadas

Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales, Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Clínica Mayo, Departamento de Agricultura de EE. UU., Instituto Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa.

Comparte tu opinión