Salud mental, tabú entre latinos de EE.UU.

Salud mental, tabú entre latinos de EE.UU.
Sólo el 20% de los que padecen algún trastorno solicitan ayuda. | Foto: ISTOCK

Los latinos que viven en Estados Unidos tienen trastornos de salud mental con la misma prevalencia que la población general, según la Alianza Nacional de Salud Mental. 

El 28% de los puertorriqueños que viven en el país tienen síntomas de depresión, el 13% de los mexicano-americanos también, y entre los cubano-estadounidenses que viven en Estados Unidos, la depresión alcanza al 10% de la población.

Sin embargo, sólo el 20% de los latinos con un trastorno mental habla del tema con un médico de atención primaria, según un informe del Cirujano General de EE. UU. Y sólo el 10% busca ayuda de un proveedor de salud mental, como un psiquiatra o un psicólogo.

"Los problemas de salud mental tienen un estigma en la comunidad latina. Muchos preferirían ignorar estas condiciones en lugar de hablar abiertamente de ellas" dice la psiquiatra Diana Lorenzo. 

Cuándo es hora de pedir ayuda

La Dra. Lorenzo, de Argentina, atiende a pacientes de habla hispana en la Clínica Hispánica de Cleveland Clinic y alienta a los latinos de todo el mundo a solicitar atención para su salud mental cuando la necesiten.

La enfermedad mental abarca una variedad de trastornos que afectan el comportamiento, pensamiento o estado de ánimo. Los signos y síntomas de un posible trastorno de salud mental incluyen:

  • Problemas de pensamiento, incluida la dificultad para concentrarse o recordar
  • Pensamiento ilógico
  • Comportamiento inusual, incluidos cambios en el sueño, la alimentación y el cuidado personal
  • Pérdida de interés en actividades
  • Retirarse de situaciones o actividades sociales
  • Disminución del rendimiento en la escuela o el trabajo
  • Mayor nerviosismo o sensibilidad
  • Molestia extrema

"Si uno o más de estos síntomas dificultan su desempeño en el trabajo, en la escuela o en las actividades sociales, debería ver a un médico", dice la Dra. Lorenzo.

No hay vergüenza en tomar la decisión inteligente de cuidar su salud mental, dice ella. Y mientras las personas entiendan mejor los problemas de salud mental, más fácil será.

Lo que los latinos (y todos) deberían saber sobre la salud mental

La falta de información y los malentendidos alimentan el estigma de los latinos sobre la salud mental, dice Lorenzo. Para ayudar a minimizarlo, ella dice que todos deberían saber estas tres cosas:

1. La enfermedad mental no significa tener una "mente enferma"

Los trastornos de salud mental no son una maldición o una perturbación inexplicable. A menudo están vinculados a un desequilibrio químico en el cerebro. A veces se deben a una lesión cerebral o incluso a una infección que afecta el cerebro. “Explicar la raíz biológica de los trastornos de salud mental es esclarecedor para muchos latinos", dice Lorenzo. "Es educarlos sobre una condición particular y sus opciones de tratamiento. Cuando entienden más sobre un diagnóstico, ven la enfermedad de manera diferente" agrega.

2. Los trastornos se pueden tratar e incluso curar, a menudo sin medicación

Los trastornos de salud mental más comunes, como la depresión y la ansiedad, se pueden curar sólo con psicoterapia. Es posible que algunos pacientes necesiten muy pocas visitas, dependiendo de la gravedad de su afección. La esquizofrenia, el trastorno bipolar y otras enfermedades poco comunes generalmente requieren de un tratamiento a largo plazo. Pero la psicoterapia puede ayudarlos también. "Si es apropiado, recomiendo a los pacientes que la prueben primero, luego agreguen el medicamento más adelante si es necesario", aconseja Lorenzo.

3. El apoyo de familiares y amigos es vital

Los latinos tienen fuertes redes familiares y sociales, señala la psiquiatra. La familia y los amigos deben apoyar a quienes luchan con las condiciones de salud mental. "No los juzguen", dice ella. "Juzgar en lugar de apoyar puede empeorar la condición. Demasiadas veces el suicidio es consecuencia de la falta de apoyo" asegura Lorenzo.

La Dra. Lorenzo alienta a sus pacientes a que traigan a sus padres, cónyuge o hijos a las citas. Incluir a los miembros de la familia los ayuda a comprender mejor la enfermedad y apoyar al paciente.

Haz tu parte

Ayudar a los latinos a superar el estigma de su comunidad sobre la enfermedad mental no es fácil. Pero si todos entienden sobre el tema, más fácil será.

Si alguien comparte una lucha sobre un problema de salud mental con usted, anímelo a que hable con su médico de atención primaria o con un profesional de la salud mental. Apóyelo en la apertura. Y aprecie su valentía.

"La enfermedad mental no es un signo de debilidad personal o de perder el control", dice Lorenzo. "Es una condición médica que puede ser tratada, y debería serlo".

Comparte tu opinión