Cómo saber si están saliendo los primeros dientes del bebé

Cómo saber si están saliendo los primeros dientes del bebé
El crecimiento de los primero dientes suele ocurrir entre los 6 y 8 meses de edad. | Foto: GETTY IMAGES

Se llama dentición al período de crecimiento de los dientes a través de las encías que experimentan los bebés y niños pequeños.

Suele ser un proceso lento y extenso que cada bebé (y también los padres) experimentan de distinta manera, aunque normalmente se caracteriza por las molestias, dolor e incomodidad.

Aquí te contamos cómo saber cuándo están saliendo los primeros dientes del bebé y compartimos los consejos de los profesionales para atravesar esta etapa de la mejor manera.

El crecimiento de los primero dientes o inicio de la dentición suele situarse entre los 6 y 8 meses de edad del bebé. Los 20 dientes temporales deberán estar presentes en su lugar alrededor de los 30 meses.

Generalmente, la aparición de los dientes ocurre de la siguiente manera:

  • Primeros en aparecer: dientes frontales inferiores (o incisivos inferiores).
  • Segundos en aparecer: dientes frontales superiores (o incisivos superiores).
  • Últimos en aparecer: molares inferiores y superiores, caninos y molares laterales inferiores y superiores.

Síntomas de la salida de los primeros dientes

Durante el largo camino de la dentición, los más pequeños pueden presentar los siguientes síntomas:

  • Babear excesivamente.
  • Llorar sin que nada pueda calmarlos. 
  • Morder o masticar objetos duros.
  • Mostrarse irritables e incómodos. 
  • Sufrir inflamación o sensibilidad de las encías.
  • Tener las encías rojas e inflamadas.
  • Tener las mejillas rojas y calientes. 
  • Tener poco apetito o rechazar la comida.
  • Tener problemas para dormir o despertarse a menudo.

Importante: aunque muchas veces se escucha o lee que la dentición puede ser responsable de fiebres o diarreas, los expertos señalan que eso no es cierto. Si el bebé presenta esos síntomas deberás consultar a un médico cuanto antes para identificar la verdadera causa.

Cómo aliviar el dolor de la dentición

El malestar que provoca la salid de los primeros dientes no solo puede irritar al bebé sino también angustiar a los padres. Prueba con estas opciones para calmar la dentición:

  • Agrega flúor a la dieta del bebé. Este es un mineral que ayuda a prevenir las caries dentales y fortalece el esmalte, además, es muy fácil de incorporar ya que suele encontrarse en el agua corriente. Puedes consultar a un experto para saber si ese es el caso de tu agua, de lo contrario, los profesionales de la salud pueden recomendar suplementos específicos.
  • Dale al bebé un objeto frío (no congelado) para masticar, como manzana o yogur. También puedes conseguir mordedores. 
  • Limpia la cara del bebé con un paño para quitar el exceso de babas y prevenir sarpullidos.
  • Masajea las encías inflamadas del bebé para ayudar a calmar el dolor. Puedes hacerlo con la mano limpia (dedo o nudillos) o con paños o gasas limpias, húmedas y frías. También puedes usar anillos de dentición sólidos (se aconseja evitar los que tienen líquido dentro).
  • ¡No olvides el cariño! Mimarlos, acunarlos, y distraer a los bebés inquietos por la dentición es una gran manera de que olviden el dolor, al menos durante un tiempo.

Qué no debes hacer para calmar el dolor

Como vimos, muchas acciones pueden resultar de ayuda para que la dentición sea más llevadera para el bebé. Sin embargo, otras prácticas, muchas veces muy arraigadas por tradición familiar, no solo no son beneficiosas, sino que también pueden ser peligrosas:

  • No amarres ningún objeto para la dentición alrededor del cuello del bebé.
  • No coloque nada congelado contra las encías del bebé.
  • No cortes ni dañes la encía para facilitar la salida del diente.
  • No frotes alcohol sobre las encías del bebé.
  • No le des aspirinas al bebés para aliviar la dentición. 
  • No recurras a polvos para la dentición.
  • No utilices remedios homeopáticos. Aunque desde la medicina tradicional se destacan las propiedades calmantes de muchos remedios caseros, como manzanilla o belladona, no sabes cómo puede reaccionar el bebé ante estas hierbas. 
  • No uses tabletas para la dentición. 
  • No uses geles con benzocaína. Estos productos suelen comercializarse para aliviar el dolor de la dentición, sin embargo, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE UU. (FDA), señaló que la benzocaína puede causar problemas respiratorios potencialmente mortales, especialmente en los menores de 2 años.

Una vez que el niño tenga dientes, deberás cepillarlos dos veces al día con poco dentífrico con flúor (se calcula el tamaño de un grano de arroz). Para cumplir con estas medidas existen cepillos dentales específicos.

Es importante realizar la primer visita al dentista una vez que salgan los primeros dientes.

Para recordar:

La dentición o salida de los primeros dientes es un período lento y largo, que suele caracterizarse por molestias, dolor e incomodidad para el bebé, así como desconcierto y angustia para los padres.

Sus principales síntomas son babear en exceso, llorar más de lo común, morder y masticar seguido, mostrarse irritable, tener poco apetito o rechazar las comidas y tener problemas para dormir, entre otras señales.

Puedes aliviar esta situación realizando suaves masajes con el dedo o nudillo y dándole objetos fríos para masticar.

También es importante cuidar la limpieza bucal y general (ya que el exceso de baba puede causar sarpullido) y tener en cuenta la presencia de flúor en la dieta para que los dientes se desarrollen correctamente.

Procura evitar todo tipo de remedios caseros, intervenciones en las encías o el uso de determinados productos para la dentición, como tabletas o geles con benzocaína, ya que pueden ser contraproducentes y peligrosos.

Es importante realizar la primer visita al dentista una vez que salgan los primeros dientes.

Fuentes consultadas: Academia Estadounidense de Pediatría, Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Clínica Mayo, Instituto Nacional de Investigación Dental y Craneofacial, Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano.

Comparte tu opinión