Fiebre alta: cuándo preocuparse y qué hacer para controlarla

Foto: GETTY IMAGES

La fiebre es una preocupación especial en estos días de pandemia, para personas de todas las edades a lo largo del mundo, dado que es uno de los principales síntomas de infección por el coronavirus. Pero ¿Cuánto es demasiado? ¿Conviene bajarla? ¿Cuándo debemos alarmarnos? Aquí puedes conocer todas las respuestas.

Qué es la fiebre

Es un aumento temporal en la temperatura del cuerpo, en respuesta a alguna enfermedad o padecimiento. Un niño tiene fiebre cuando su temperatura está por encima de: 100.4° F / 38° C, medida en las nalgas (rectal), 99.5° F / 37.5° C, medida en la boca (oral), y 99° F / 37.2° C, medida bajo el brazo (axilar).

En adultos

Ocurre cuando la temperatura está por encima de 99 - 99.5° F / 37.2 - 37.5° C, dependiendo la hora del día. La temperatura corporal normal puede cambiar en el mismo día, por lo general es más alta durante la noche. Las causas más simples pueden ser el ciclo menstrual en la mujer, la actividad física o la temperatura ambiente alta.

Fiebre: cuando es serio y cómo bajarla

A qué se debe

Es una parte importante de las defensas del cuerpo contra las infecciones. La mayoría de las bacterias y virus que las causan prosperan mejor a 98.6° F / 37° C, por eso, aunque sea molesta, debemos tener presente que es un mecanismo de defensa. La alta temperatura inexplicable que continúa por días o semanas se llama fiebre de origen desconocido (FOD).

¿Produce daño?
Foto: GETTY IMAGES

¿Produce daño?

Generalmente no ocurrirá daño cerebral a raíz de la fiebre, a menos que sea de más de 107.6° F / 42° C, sin embargo, rara vez sobrepasa los 105° F / 40.5° C, a menos que el niño tenga mucha ropa o esté en un lugar caluroso. También suelen ocurrir convulsiones febriles, pero terminan rápido y no significan un episodio de epilepsia. Entre las principales causas se encuentran:

1. Infecciones

Casi todas provocan fiebre, por ejemplo: neumonía, osteomielitis, apendicitis, tuberculosis, infecciones cutáneas, meningitis, gripe o resfriados, dolores de garganta, infecciones del oído, sinusitis, mononucleosis infecciosa y bronquitis. También las infecciones urinarias, gastroenteritis viral y gastroenteritis bacteriana.

Consejos para ganarle a la gripe
2. Problemas de salud
Foto: ISTOCK

2. Problemas de salud

Los trastornos inflamatorios o autoinmunitarios también pueden causar fiebre. Algunos ejemplos son: enfermedades del tejido conectivo como artritis reumatoidea, lupus eritematoso, colitis ulcerativa y enfermedad de Crohn, vasculitis o periarteritis nudosa.

3. Cáncer o coágulos

El primer síntoma de un cáncer puede ser fiebre, sobre todo en enfermedad de Hodgkin, linfoma no Hodgkin y leucemia. Otras causas posibles abarcan: coágulos de sangre y tromboflebitis, además, algunos medicamentos como antibióticos, antihistamínicos y anticonvulsivos también pueden producirla.

Tratamientos alternativos para el cáncer

Ten en cuenta

Los expertos explican que, cuando un niño tiene fiebre, se trata de un síntoma, no del problema principal. Por ello, se debe tratar aquello que causa la fiebre y no a esta en sí misma. También sugieren enfocarse en la conducta del niño, y no dejarse llevar por la cifra del termómetro. Si este come y bebe bien, y no está incómodo, ¿por qué eliminar un mecanismo natural de defensa?

Cuando preocuparte

Como señalamos, la enfermedad no es seria si tu hijo tiene fiebre, pero todavía está interesado en jugar, come y bebe bien, está despierto, sonríe, y tiene un color de piel normal. Sin embargo, deberás tomar medidas si él está incómodo, vomita, está deshidratado o no duerme bien. Recuerda, la meta es bajar la fiebre, no eliminarla.

Cómo hacerlo
Foto: GETTY IMAGES

Cómo hacerlo

Para controlar la fiebre no envuelvas a alguien que tiene escalofríos, quita el exceso de ropa y frazadas. El cuarto no debe estar demasiado caluroso ni frío. Usa ropa de cama ligera y una manta liviana para dormir. Un baño tibio puede ser útil para refrescar, pero no uses baños fríos, hielo ni fricciones con alcohol.

Medicamentos

El paracetamol (Tylenol) e ibuprofeno (Advil, Motrin) reducen la fiebre en niños y adultos. Puedes tomar paracetamol cada 4 a 6 horas o ibuprofeno cada 6 a 8 horas, pero no lo utilices en niños menores de 6 meses. El ácido acetilsalicílico (aspirin) es muy eficaz en adultos, pero no lo suministres a los niños, a menos que el pediatra lo indique.

Cuando llamar al médico

Si el niño tiene menos de 3 meses de edad y tiene una temperatura rectal de 100.4° F / 38° C o superior, si tiene de 3 a 12 meses de edad y una fiebre de 102.2° F / 39° C o superior, si es adulto y mide por encima de 105° F / 40.5° C, o si la fiebre dura más de 24 o 48 horas, deberás consultar a un profesional de la salud.

Fuentes consultadas

Academia Americana de Pediatría, Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Institutos Nacionales de la Salud.

Comparte tu opinión