Qué es mejor ¿ducha o baño de inmersión?

Qué es mejor ¿ducha o baño de inmersión?
Sumergirse en una tina de agua tibia protege el corazón y brinda bienestar. | Foto: GETTY IMAGES

La forma en que comes, duermes y ejercitas, tiene un profundo impacto en tu salud general, pero otros hábitos cotidianos como la forma en que realizas tu higiene personal, también influyen.

Por ejemplo, cuando te das una ducha o un baño de inmersión, y eliges la temperatura que tendrán, provocas profundos cambios a nivel mental y físico.

Los científicos también estudian cómo influyen estos hábitos en la salud, y recientemente, un grupo de investigadores de la Universidad de Loughborough, en Reino Unido, descubrió que sentarse durante una hora en una bañadera con agua caliente (40°C/104°f) bajó los niveles de azúcar en la sangre más eficazmente que pasar la misma cantidad de tiempo andando en bicicleta, un efecto que reduciría el riesgo de tener diabetes tipo 2.

"Hay dos razones por las que los baños pueden afectar los niveles de azúcar en la sangre", dijo el Dr. Steve Faulkner, autor del estudio. Primero, el calor aumenta el flujo sanguíneo alrededor del cuerpo mientras que éste intenta refrescarse por debajo; y por otro lado, este flujo creciente de la sangre aumenta la cantidad de azúcar en sangre asimilada por los músculos. Según Faulkner, es el shock de calor lo que produce el beneficio y no tanto la inmersión, y también podría obtenerse con una ducha caliente.

Otro beneficio comprobado del baño caliente (sin exagerar la alta temperatura) es que ayudaría a los atletas a mejorar los niveles de su condición física y sus defensas. Fueron los científicos de la Universidad de Bangor, en Reino Unido, quienes hallaron que un baño caliente puede estimular el sistema inmunológico.

Para que el ritual del baño sea saludable, sigue estos consejos: cierra la puerta, limita el tiempo a 5 o 10 minutos, utiliza un jabón neutro y suave, aplícalo con moderación, seca la piel suavemente con toalla y sin restregar y unta con crema hidratante después de secar la piel, aconseja la Asociación Americana de Dermatología, AAD).

Ducha y bañadera tienen diferentes efectos

El baño de inmersión en agua caliente, un tipo alternativo de baño que tiene una larga historia, podría ofrecer un efecto protector sobre el corazón, según un estudio japonés publicado en 2018 en Nature

Además de la estimulación térmica, el baño de inmersión en agua caliente también tiene efectos específicos sobre el corazón. Durante la inmersión, la presión del agua causa respuestas cardiovasculares positivas a corto plazo, mejorando la circulación sanguínea, según los investigadores del Shimanami Health Promoting Program (J-SHIPP).

¿Cuál es la forma de bañarse más común en todo el mundo? Es la ducha. Sin embargo, sumergir el cuerpo durante varios minutos en agua tibia (~40° C) tendría más ventajas. Ejerce suficiente acción hipertérmica que induce la vasodilatación y aumenta el flujo sanguíneo, suministrando más oxígeno al cuerpo. Los estudios reportan un mejor estado de salud subjetivo con un baño de inmersión que con una ducha, según otro hallazgo de 2018, realizado por investigadores del Instituto de Investigación y Salud de Japón y publicado en Researchgate.net.

En este estudio se compararon los efectos sobre la salud del baño de inmersión y el baño de ducha en 38 participantes que recibieron una guía de 2 semanas de baño de inmersión en agua tibia (40° C) durante 10 minutos, seguido de baños de ducha durante 2 semanas, alternadamente. Al finalizar el experimento, las puntuaciones fueron mejores en los baños de inmersión que para los de ducha en cuanto a reducir la fatiga, el estrés, el dolor y mejorar la piel, según informaron los participantes.

El baño de inmersión, al aumentar el flujo sanguíneo, favorece la eliminación de desechos metabólicos, lo que puede proporcionar un bienestar físico. “Los baños de inmersión pueden mejorar los aspectos físicos y emocionales de la calidad de vida” escribieron los científicos japoneses.

Más allá de las conclusiones de la ciencia, la forma de bañarse es una elección personal que conjuga preferencias y tiempo disponible. Alternar uno o dos baños semanales de inmersión y dedicarle algo de tiempo, pueden beneficiarte con las numerosas ventajas comprobadas.

¿Tienes más preguntas sobre este tema? Consulta con nuestros especialistas, sin costo, en HolaDoctor Consultas.

Comparte tu opinión