Vuelos comerciales cortos al espacio podrían no tener un gran impacto en la salud

MARTES, 11 de junio de 2024 (HealthDay News) -- La primera misión espacial totalmente civil arroja luz sobre los riesgos potenciales para la salud a los que se enfrentan los astronautas privados.

La conclusión: los vuelos espaciales de corta duración no parecen plantear nada significativo.

Vuelos comerciales cortos al espacio podrían no tener un gran impacto en la salud

La muestra del estudio fue pequeña: cuatro personas que pasaron tres días en órbita terrestre baja (LEO) en la misión Inspiration4 de 2021. 

Pero sienta las bases para una base de datos biomédica abierta para los datos de salud de los astronautas comerciales y establece las mejores prácticas para recopilar y tratar esta información, según un equipo dirigido por el Centro de Medicina Espacial del Colegio de Medicina Baylor en Houston. 

"Los participantes civiles tienen diferentes antecedentes educativos y afecciones médicas, en comparación con los astronautas con una exposición de larga duración a los vuelos espaciales", señaló el coautor del estudio, el Dr. Emmanuel Urquieta, director médico del Instituto de Investigación Traslacional para la Salud Espacial (TRISH) de Baylor. "Comprender sus respuestas fisiológicas y psicológicas a los vuelos espaciales y su capacidad para realizar investigaciones es de suma importancia a medida que continuamos enviando más astronautas privados al espacio".

Al igual que los astronautas que realizan períodos de servicio de meses en la Estación Espacial Internacional, los peligros a los que se enfrentan estos cuatro incluyen la exposición a la radiación, la microgravedad sostenida, el confinamiento y el aislamiento. Los investigadores dijeron que la misión proporcionó información importante sobre la respuesta más temprana del cuerpo a estos factores estresantes.

Algunos hallazgos dignos de mención:

  • Dos de los cuatro astronautas ciudadanos se mareaban.

  • Los efectos de los vuelos espaciales sobre la función cardíaca y el rendimiento mental variaron de una persona a otra, pero fueron modestos en todos los casos.

  • Los cambios en la inmunidad a los virus encajaron con los hallazgos de otras misiones espaciales.

  • Los análisis biológicos de varios sistemas corporales encontraron "un amplio conjunto de cambios moleculares".

En resumen, la misión demostró que los astronautas privados pueden realizar investigaciones científicas significativas en órbita con un riesgo mínimo. 

Pero también subrayó la necesidad de desarrollar herramientas para monitorear su salud y desempeño en futuras misiones.

"Los datos y las muestras biológicas representan la primera de, con suerte, muchas misiones de vuelos espaciales comerciales por venir", dijo el coautor Jimmy Wu, subdirector de TRISH.

Los hallazgos se basan en datos y muestras biológicas recolectadas antes, durante y después de la misión, y demostraron la efectividad de varias herramientas de recopilación de información que requieren poca o ninguna capacitación para implementarse. 

Por ejemplo, los astronautas utilizaron un dispositivo de ultrasonido portátil para obtener imágenes de la vejiga, la vena yugular y los ojos. También se evaluaron los datos de los relojes inteligentes, los hisopos de piel y las biopsias, las pruebas de saliva, así como las pruebas de memoria y habilidades de pensamiento, así como la función sensorial y del sistema nervioso. 

"Los viajes espaciales frecuentes están en el horizonte y más participantes de vuelos espaciales comerciales están ansiosos por aventurarse hacia adelante", dijo la coautora Dorit Donoviel, directora ejecutiva de TRISH. "Debemos planificar adecuadamente y garantizar que la investigación científica en el espacio se realice con la mayor precisión y seguridad para todos".

Los hallazgos se publicaron en la edición del 11 de junio de la revista Nature.

Más información

Hay más información sobre la investigación sobre los efectos de los viajes espaciales en la salud en el Instituto de Investigación Traslacional para la Salud Espacial

FUENTE: Baylor College of Medicine, comunicado de prensa, 11 de junio de 2024

Comparte tu opinión