Vinculan una variante de la COVID con inflamación cardiaca en gatos y perros

VIERNES, 5 de noviembre de 2021 (HealthDay News) -- En una clínica veterinaria de Reino Unido, el personal notó un aumento repentino y atípico en los gatos y perros que experimentaban miocarditis, una inflamación del músculo del corazón.

¿Fue coincidencia que estos animales llegaran enfermos de gravedad de una afección que se ha vinculado con la COVID-19 justo mientras la variante Alfa, que es altamente contagiosa, estaba en circulación?

Vinculan una variante de la COVID con inflamación cardiaca en gatos y perros

Aparentemente no.

El estudio tuvo un tamaño reducido, pero encontró que los perros y los gatos se pueden infectar con la variante Alfa de la COVID-19. Muchos de los dueños de estas mascotas tuvieron síntomas respiratorios varias semanas antes de que sus animales se enfermaran y tuvieran un resultado positivo de la COVID-19.

Los investigadores detallaron la investigación sobre los casos de cuatro gatos y dos perros que tuvieron una miocarditis grave. Dos de los gatos y un perro tuvieron resultados positivos en una prueba de PCR del coronavirus, mientras que otros dos gatos y un segundo perro tuvieron resultados positivos de anticuerpos de dos a seis semanas después de que desarrollaran señales de la enfermedad cardiaca.

"Todos fueron pacientes graves, así que la presentación fue muy dramática. Necesitaron cuidados intensivos, así que estuvieron en el hospital varios días", señaló el autor del estudio, el Dr. Luca Ferasin, cardiólogo principal del Centro Ralph de Remisión Veterinaria, en Inglaterra.

Por suerte, la mayoría de las mascotas se recuperaron.

"Todos mejoraron y tuvieron una mejora sorprendente al volver a casa, con la única excepción de un gato que tuvo una recaída de la arritmia, y que al final hubo que dormir", comentó Ferasin.

Aunque la miocarditis no es una enfermedad nueva en los perros o los gatos, el número de casos había aumentado en la clínica veterinaria entre diciembre de 2020 y febrero de 2021, apuntó Ferasin. Cuando los veterinarios se enteraron de que los dueños habían estado infectados con la COVID-19, comenzaron a preguntarse si había una relación entre las infecciones con COVID-19 en los humanos y la miocarditis de las mascotas.

"Es bastante llamativo que hubiera una infección en el hogar y que unas semanas después aparecieran señales clínicas en las mascotas", dijo Ferasin. "La gran diferencia fue que mientras los dueños experimentaron señales respiratorias con fiebre y las señales típicas de la COVID, nuestras mascotas presentaron sobre todo enfermedad cardiaca".

Es posible que estos médicos no hayan atendido a mascotas con otros síntomas, ya que su enfoque era la cardiología, observó Ferasin.

El estudio se publicó en la edición del 4 de noviembre de la revista Veterinary Record. Informes subsiguientes en varios países europeos también han encontrado mascotas domésticas con pruebas positivas del virus, dijo Ferasin.

A partir de la investigación, parece que el virus pasó de los humanos a las mascotas. No hay evidencias de que el virus pasara de las mascotas a los humanos, anotaron.

"Parece que el virus solo puede pasar de los humanos a las mascotas, y es probable que este sea un mensaje muy importante, para evitar el tipo de reacción de pánico en respuesta a esta publicación", enfatizó Ferasin. "No queremos que la gente piense que puede contraer la COVID de los animales. Es probable que sea lo contrario".

El Dr. José Arce, presidente de la Asociación Americana de Medicina Veterinaria (American Veterinary Medical Association), reiteró que el mensaje es que los casos parecen estarse propagando de los humanos a los animales.

"Aunque la COVID es sobre todo una enfermedad de humanos, hay casos documentados de infecciones con la COVID en animales", dijo Arce, y anotó que esto incluye a los animales salvajes en zoológicos, las mascotas domésticas y los animales de los criaderos de visones.

En la mayoría de los casos, los animales tienen una enfermedad muy leve, comentó Arce. Como los humanos, los que están inmunocomprometidos podrían desarrollar unos síntomas más graves.

Los dueños de mascotas pueden proteger a sus amigos peludos con el mismo tipo de medidas de precaución que protegen a otros humanos que los rodean, lo que incluye lavarse las manos bien, sobre todo antes de tocar a la mascota, y usar una máscara.

Las máscaras no están hechas para ser seguras en las mascotas, así que no deben utilizarlas, enfatizó Arce.

Si es posible, alguien que tenga COVID-19 debe intentar evitar el contacto con su mascota, si hay otra persona que pueda cuidar al animal, planteó Arce.

Pero "si es positivo y quiere que a su perro lo acojan en el hospital, no se presente sin más. Llame por adelantado, para que podamos tomar las medidas de precaución necesarias", añadió Arce.

Una mascota que va y vuelve del lugar de la casa donde vive alguien que está en cuarentena con la COVID-19 y otra parte donde hay personas que no están enfermas podría pasar el virus entre los dos grupos en el pelaje, así que Arce también desaconsejó que las mascotas se muevan entre los familiares enfermos y los sanos.

Si usted o alguien de su casa es COVID positivo y su perro comienza a mostrar señales de enfermedad, "llame al veterinario. Tenga esa conversación", dijo Arce.

Las señales de miocarditis en las mascotas pueden incluir dificultades para respirar, pero a diferencia de los humanos en que la dificultad para respirar podría provenir de una infección pulmonar, se trataba de la acumulación de fluidos en los pulmones, lo que se conoce como edema pulmonar, o de insuficiencia cardíaca congestiva. Algunas de las mascotas del estudio se habían desmayado debido al ritmo cardiaco anómalo subyacente. Todas tenían letargo y pérdida del apetito.

Arce también anotó que los síntomas pueden incluir fiebre o problemas gastrointestinales.

"El porcentaje de miocarditis ha vuelto a bajar, a partir de abril de este año", dijo Ferasin. "Creemos que lo que provocó el aumento en los casos de miocarditis fue la ola de la variante Alfa. Es probable que ya no sea un problema, pero es importante que los veterinarios, en particular, sean conscientes de esta posibilidad".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre la COVID-19 y las mascotas.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Luca Ferasin, DVM, PhD, head cardiologist, Ralph Veterinary Referral Centre, Marlow, England; Jose Arce, DVM, president, American Veterinary Medical Association, Schaumburg, Ill.; Veterinary Record, Nov. 4, 2021

Comparte tu opinión