Vinculan un uso intenso de antibióticos con el desarrollo de enfermedad de Crohn y colitis

VIERNES, 13 de mayo de 2022 (HealthDay News) -- Mientras más antibióticos toman las personas mayores, mayor es su riesgo de enfermedad intestinal inflamatoria (EII), sugiere un estudio reciente.

Los hallazgos podrían ayudar a explicar parte del aumento en la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerativa (unos tipos comunes de EII) entre los adultos mayores, según los autores del estudio.

Vinculan un uso intenso de antibióticos con el desarrollo de enfermedad de Crohn y colitis

"Pensamos que, en los adultos mayores, los factores ambientales son más importantes que la genética", planteó el investigador principal, el Dr. Adam Faye, profesor asistente de medicina y salud de la población de la Facultad de Medicina Grossman de la NYU, en la ciudad de Nueva York.

"Cuando se observa a los pacientes más jóvenes con unos diagnósticos recientes de enfermedad de Crohn y colitis ulcerativa, en general hay un fuerte historial familiar. Pero esto no es así entre los adultos mayores, así que de verdad hay algo en el ambiente que lo desencadena", señaló Faye en un comunicado de prensa de la próxima reunión de la Semana de las Enfermedades Digestivas (Digestive Disease Week).

En el estudio, Faye y sus colaboradores analizaron los expedientes de recetas de 2.3 millones de adultos de a partir de 60 años en Dinamarca, que habían recibido un nuevo diagnóstico de una EII entre 2000 y 2018.

Los investigadores encontraron un vínculo entre cualquier uso de antibióticos y unas tasas más altas de EII, y el riesgo aumentó de forma significativa con cada tratamiento antibiótico.

En comparación con los que no habían usado antibióticos en los cinco años anteriores, un tratamiento con antibióticos se asoció con un riesgo un 27 por ciento más alto de un nuevo diagnóstico de EII, dos tratamientos con un riesgo un 55 por ciento más alto, y tres tratamientos con un riesgo un 67 por ciento más alto. Cuatro tratamientos se vincularon con un aumento del 96 por ciento en el riesgo, y cinco o más tratamientos con un aumento de un 236 por ciento en el riesgo, reportaron los investigadores.

Los que habían tomado antibióticos entre uno y dos años antes tenían las tasas más altas de diagnósticos nuevos de EII, pero el riesgo siguió elevado entre los que habían tomado los fármaco entre dos y cinco años antes, encontró el estudio.

El aumento en el riesgo de EII se encontró en todos los tipos de antibióticos, excepto la nitrofurantoína, que se receta con frecuencia para las infecciones del tracto urinario. Los antibióticos que en general se recetan para las infecciones gastrointestinales tuvieron las mayores probabilidades de asociarse con un diagnóstico nuevo de EII.

Los hallazgos muestran que los médicos deben sopesar una EII cuando atiendan a adultos mayores con nuevos síntomas gastrointestinales, sobre todo si tienen un historial de uso de antibióticos, planteó Faye.

El estudio también resalta la necesidad de un uso cauto de los antibióticos para prevenir la EII y la resistencia a los antibióticos.

"El uso responsable de los antibióticos es importante, pero evitar los antibióticos a todo costo tampoco es la respuesta", señaló Faye. "Si no está seguro de qué está tratando, yo tendría cuidado. Si los pacientes llegan con unas infecciones claras, y necesitan antibióticos, no se deben denegar debido a estos hallazgos".

Los estudios se presentarán el domingo 22 de mayo en la reunión de la Semana de las Enfermedades Digestivas (Digestive Disease Week), en San Diego. Los resultados presentados en reuniones médicas se deben considerar preliminares hasta que se publiquen en una revista médica revisada por profesionales.

Más información

Aprenda más sobre las EII en la Crohn's & Colitis Foundation of America.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Digestive Disease Week, news release, May 13, 2022

Comparte tu opinión