Vinculan los edulcorantes artificiales con un mayor riesgo de cáncer

VIERNES, 25 de marzo de 2022 (HealthDay News) -- "Sin azúcar" quizá parezca saludable, pero un nuevo estudio apunta a que las personas que consumen muchos edulcorantes artificiales quizá se enfrenten a un ligero aumento en el riesgo de cáncer.

Los expertos enfatizaron que los hallazgos no prueban que los sustitutos del azúcar tengan la culpa. Pero dijeron que es buena idea que las personas limiten no solo los azúcares añadidos, sino también los alimentos procesados sin azúcar.

Vinculan los edulcorantes artificiales con un mayor riesgo de cáncer

El estudio, de más de 100,000 franceses adultos, encontró que la quinta parte que tenían el consumo más alto de edulcorantes artificiales presentaban un aumento de un 13 por ciento en las probabilidades de ser diagnosticados con cáncer, en comparación con quienes no los consumían. Los riesgos se observaron de forma específica en los cánceres en que se cree que la obesidad tiene un rol, entre ellos los cánceres de mama, colon y ovario.

Con los años, la investigación de laboratorio ha sugerido que los edulcorantes artificiales son capaces de fomentar el cáncer, quizá al alimentar la inflamación crónica en el cuerpo, al contribuir con el daño en el ADN, o al afectar a la composición bacteriana en los intestinos.

Por otra parte, algunos estudios han encontrado unos riesgos relativamente más altos de cáncer entre las personas que consumen bebidas de dieta de forma regular.

El nuevo estudio parece ser el primero que cuantifica el consumo de las personas de varios edulcorantes artificiales, y no solo de las bebidas de dieta, y observa la relación con el riesgo de cáncer, según las investigadoras Charlotte Debras y Mathilde Touvier.

Ambas se encuentran en el Instituto Nacional de Investigación de Salud y Médica de Francia.

"En este (estudio poblacional) de gran tamaño, los edulcorantes artificiales, en particular el aspartamo y el acesulfamo-K, que se usan en muchas marcas de comida y bebida en todo el mundo, se asociaron con un aumento en el riesgo de cáncer", advirtió Debras.

Anotó que la conexión con el aspartamo y el acesulfamo-K, en específico, quizá solo refleje el hecho de que son los edulcorantes que se consumen más comúnmente. Y el estudio no puede probar que ningún sustituto del azúcar contribuya al cáncer de manera directa.

Pero los investigadores sí exploraron la muchas explicaciones alternativas posibles: las personas que consumen muchos edulcorantes artificiales quizá tengan un mayor peso, sean más propensas a tener diabetes, o coman menos frutas y verduras, por ejemplo.

Tras tomar en cuenta todas estas diferencias, un alto consumo de edulcorantes artificiales seguía vinculándose con un aumento en el riesgo de cáncer, encontraron los investigadores.

En una declaración escrita, un grupo que representa a la industria de los edulcorantes dijo que "no hay evidencias creíbles" que sugieran que los edulcorantes provocan cáncer.

El Consejo de Control de las Calorías (Calorie Control Council) señaló que los nuevos hallazgos contradicen a "numerosas organizaciones de salud global que han considerado que cada uno de los edulcorantes mencionados es seguro, tras unas evaluaciones rigurosas". Su declaración añadía que "los edulcorantes con pocas o sin calorías son seguros, y sirven como herramientas efectivas para la gestión del peso, la reducción del azúcar y la gestión de la glucosa en la sangre".

Por otro lado, Marji McCullough, directora científica sénior de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society), afirmó que la investigación es importante.

"Aborda un área de interés de la salud pública", aseguró, y alabó el estudio por su "evaluación integral" de los tipos y las cantidades de sustitutos del azúcar que las personas consumían.

De cualquier forma es posible que otros factores, por ejemplo el aumento de peso, expliquen al menos en parte los hallazgos, anotó McCullough. Pero desde el punto de vista de la salud, dijo, lo mejor es que las personas se esfuercen por consumir bastantes alimentos enteros (incluyendo frutas, verduras y granos ricos en fibra) al mismo tiempo que limitan la comida procesada, con o sin azúcar.

"Algunos alimentos muy procesados que se anuncian como 'sin azúcar' pueden tener muy poco valor nutricional", comentó McCullough.

Amy Bragagnini es una dietista oncológica del Centro Oncológico Mercy Health Lacks, en Grand Rapids, Michigan.

Advirtió que es difícil vincular algo tan complejo como el cáncer con un componente de la dieta. Y concurrió en que la calidad general de la dieta es clave.

En específico, apuntó Bragagnini, es útil que las personas piensen sobre los alimentos saludables que pueden añadir a la vida diaria en lugar de lo que van a evitar. Cuando trabaja con pacientes con cáncer, esto es lo que los anima a hacer.

"Les pregunto cuántas frutas y verduras comen al día", dijo. "Comencemos por ahí".

Los edulcorantes artificiales pueden encajar con una dieta saludable, según Bragagnini, si, por ejemplo, una sola galleta sin azúcar satisface su afición por lo dulce, o si reemplaza una bebida azucarada al día por una versión de dieta.

Los problemas surgen cuando las personas exageran porque la etiqueta dice "sin azúcar", apuntó.

El estudio, que se publicó en la edición del 24 de marzo de la revista PLOS Medicine, incluyó a casi 103,000 franceses adultos que tenían, en promedio, 42 años cuando el estudio comenzó. Cada seis meses, respondieron a preguntas detalladas sobre lo que habían comido en las 24 horas anteriores, durante tres días consecutivos.

Casi 38,000 participantes consumían edulcorantes artificiales. La mitad se consideraron como "consumidores frecuentes", ya que típicamente consumían de 17 a 19 miligramos o más por día.

A lo largo de ocho años, 3,358 de los participantes del estudio fueron diagnosticados con cáncer. Y después de que los investigadores tomaran en cuenta otros factores, el grupo con la ingesta más alta de edulcorantes artificiales tenía un riesgo un 13 por ciento más alto de cáncer, en comparación con quienes no los consumían.

Bragagnini animó a las personas a ser más "intencionadas" respecto a lo que comen, lo que incluye pensar en qué disfrutan de verdad, y el tamaño de la porción que resulta satisfactorio.

Si una porción pequeña de helado regular es satisfactoria, es probable que sea mejor que comerse media caja de galletas sin azúcar.

Más información

La Sociedad Americana Contra El Cáncer ofrece consejos sobre la dieta y el ejercicio.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Mathilde Touvier, PhD, director, nutritional epidemiology research team, French National Institute for Health and Medical Research and Sorbonne Paris Nord University, Bobigny, France; Charlotte Debras, PhD candidate, French National Institute for Health and Medical Research and Sorbonne Paris Nord University; Amy Bragagnini, MS, RD, oncology dietitian, Mercy Health Saint Mary's Campus, Lacks Cancer Center, Grand Rapids, Mich.; Marji McCullough, ScD, RD, senior scientific director, epidemiology research, American Cancer Society, Atlanta; Calorie Control Council, written statement, March 23, 2022; PLOS Medicine, March 24, 2022, online



Comparte tu opinión