Vinculan el aire lleno de esmog con unas probabilidades más altas de cánceres de la boca

Vinculan el aire lleno de esmog con unas probabilidades más altas de cánceres de la boca

MIÉRCOLES, 10 de octubre de 2018 (HealthDay News) -- Vivir en áreas urbanas con mucha contaminación atmosférica podría aumentar el riesgo de un cáncer de la boca, plantea un estudio reciente.

Los hombres de mediana edad que vivían en 64 municipalidades de Taiwán eran más propensos a desarrollar un cáncer oral si vivían en lugares con unos niveles altos de contaminantes atmosféricos, informan los investigadores.

Los expuestos a los niveles más altos de materia particulada fina en el aire tenían un 43 por ciento más de probabilidades de ser diagnosticados con un cáncer de la boca, encontró el estudio.

La asociación se mantuvo incluso después de que los investigadores tomaran en cuenta otros hábitos que podrían contribuir al cáncer de boca, por ejemplo fumar tabaco o mascar nuez de betel, un tipo de tabaco sin humo que es popular en el sureste de Asia.

Los metales pesados contenidos en la contaminación atmosférica particulada podrían ser responsables del riesgo, planteó Yung-Po Liaw, profesor de salud pública en la Universidad Médica Chung Shan en la ciudad de Taichung, en Taiwán.

"El mecanismo subyacente de la asociación entre la contaminación atmosférica y el cáncer oral no está muy claro", dijo Liaw. "Pero se cree que algunos componentes metálicos de [la contaminación particulada fina] como el plomo, el cadmio, el arsénico, el cromo y el níquel, además de compuestos orgánicos como los hidrocarburos aromáticos policíclicos [HAP], son carcinógenos"

El estudio solo halló una asociación, no un vínculo causal.

Hasta ahora, la contaminación atmosférica se ha asociado sobre todo con problemas de la salud relacionados con los pulmones y el corazón, comentó la Dra. Jacqueline Moline, de Northwell Health en Manhasset, Nueva York.

"Dado que muchos de los compuestos que conforman la materia particulada fina en general son carcinógenos, este estudio plantea preguntas importantes relacionadas con los efectos que la contaminación tiene en la salud, más allá de los efectos cardiacos y respiratorios", señaló Moline, vicepresidenta de medicina ocupacional, epidemiología y prevención.

Cada año, casi 49,750 estadounidenses son diagnosticados con un cáncer de boca, y apenas alrededor de la mitad seguirán con vida cinco años más tarde, según la Oral Cancer Foundation. La tasa de mortalidad asociada con este cáncer tiende a ser alta porque es usual que se diagnostique en una etapa avanzada.

"Este importante trabajo podría explicar por qué hay un aumento en los cánceres orales entre los trabajadores expuestos en las Torres Gemelas, que sufrieron una exposición masiva a la materia particulada fina", dijo Moline, que no participó en el nuevo estudio.

"Más investigaciones como esta son esenciales para comprender las implicaciones de la contaminación atmosférica, ya sea de los centros industriales, o de las secuelas de desastres como los ataques en las Torres Gemelas", añadió.

La contaminación con partículas finas (la causa principal del esmog) proviene de las sustancias que emiten las plantas eléctricas, las industrias y los automóviles, además del humo de los incendios, según la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU.

En este estudio, los investigadores compararon los expedientes de salud de más de 482,000 hombres de a partir de 40 años de edad con datos sobre la contaminación recopilados en 66 estaciones de monitorización de la calidad del aire en Taiwán.

Fumar y mascar la nuez de betel con frecuencia se asociaron con un mayor riesgo, pero lo mismo sucedió con los niveles altos de contaminación particulada.

Como las partículas de la contaminación son tan minúsculas, los metales pesados que contienen pueden ser absorbidos fácilmente por los tejidos de la boca, apuntaron los investigadores. Su tamaño también podría permitirles provocar unos mayores estragos en el cuerpo.

Liaw dijo que las personas preocupadas sobre el cáncer de boca deben prestar atención a los reportes sobre la calidad del aire y evitar las actividades prolongadas en exteriores cuando los niveles de contaminación particulada sean demasiado altos. También podrían pensar en usar una mascarilla en la cara cuando salgan al exterior para reducir la cantidad de contaminantes atmosféricos que inhalan.

"Dado que evitar la exposición a la contaminación atmosférica por completo resulta difícil, se anima a realizar unas modificaciones en los estilos de vida asociados con el cáncer oral", dijo Liaw. Por ejemplo, no fumar, no mascar nueces de betel y evitar la exposición a los contaminantes atmosféricos podría ayudar a prevenir el cáncer, aseguró.

Liaw también recomendó pruebas de detección del cáncer de boca para las personas que viven en áreas con mucho esmog, "para evitar el diagnóstico tardío y la mortalidad subsiguiente".

Los hallazgos aparecen en la edición del 9 de octubre de la revista BMJ.

Más información

La Oral Cancer Foundation ofrece más información sobre el cáncer de boca.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión