Vapear podría ser malo para la vida sexual de los hombres

MIÉRCOLES, 1 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- Vapear puede ser malo para los pulmones, pero una nueva investigación advierte sobre otro posible peligro para los hombres: podría multiplicar por más de dos el riesgo de disfunción eréctil (DE)

Tras monitorizar el riesgo de DE en casi 25,000 hombres de a partir de 20 años, los investigadores encontraron que incluso los vapeadores sin antecedentes de enfermedad cardiaca u otros problemas del corazón que en general se asocian con la impotencia experimentaron un aumento de más del doble en su riesgo.

Vapear podría ser malo para la vida sexual de los hombres

Los hallazgos sugieren que aunque los cigarrillos electrónicos podrían ofrecer a algunos usuarios un camino útil para abandonar el hábito de fumar, hay desventajas potenciales.

"Ningún producto con tabaco o nicotina carece de riesgos, sobre todo para los que estén pensando en comenzar a usarlos", advirtió el autor principal del estudio, el Dr. Omar El Shahawy, profesor asistente de la Facultad de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York.

Por ejemplo, "hay muchas evidencias de que una exposición constante a unos niveles altos de nicotina [en los productos de tabaco tradicionales] pueden afectar a una función eréctil normal", anotó El Shahawy. "[Y] algunos cigarrillos electrónicos tienen unas concentraciones muy altas de nicotina, sobre todo cuando se utilizan cigarrillos electrónicos de generaciones más recientes, que administran mucha nicotina. Esto nos hizo examinar la relación posible entre el uso de los cigarrillos electrónicos y la disfunción eréctil".

Para explorar el riesgo de DE y los cigarrillos electrónicos, los investigadores examinaron los datos de hombres que vapeaban. El equipo se enfocó en dos grupos de pacientes, dos tercios de los cuales eran blancos. El primero incluía a casi 14,000 hombres de a partir de 20 años, algunos de los cuales tenían antecedentes de enfermedad cardiaca. El segundo grupo incluyó a unos 11,000 hombres de 20 a 65 años, ninguno de los cuales tenía un diagnóstico anterior de enfermedad cardiaca.

Más o menos la mitad de los hombres del grupo de mayor tamaño eran exfumadores de cigarrillos. Alrededor de una quinta parte reportaron un uso actual de cigarrillos, mientras que un 14 por ciento señalaron que utilizaban otros tipos de productos de tabaco.

Casi un 5 por ciento de los del primer grupo más grande dijeron que vapeaban hasta cierto nivel, y un 2 por ciento afirmaron que lo hacían a diario. En el grupo que tenía el corazón sano, un 5.6 por ciento de los hombres afirmaron que vapeaban a veces, y un 2.5 por ciento apuntaron que lo hacían a diario. Y algunos de los vapeadores de ambos grupos reportaron que en realidad nunca habían fumado cigarrillos tradicionales.

Un 20.7 por ciento de los hombres en el grupo de mayor tamaño, y más de un 10 por ciento de los hombres en el grupo con el corazón sano, citaron la disfunción eréctil como un problema.

Y al final, en ambos grupos el vapeo se vinculó con un riesgo de más del doble de DE, en comparación con los que dijeron que nunca habían vapeado.

El Shahawy anotó que hace mucho que los cigarrillos tradicionales se vinculan con un riesgo más alto de impotencia, y dijo que su equipo previó cierto grado de aumento en el riesgo entre los vapeadores.

Aun así, "lo sorprendente es que la asociación fue constante en todos los tipos de evaluaciones que realizamos, incluso cuando excluimos a las personas con afecciones cardiacas", añadió.

Pero El Shahawy apuntó que se necesita más investigación para comprender el motivo exacto.

"En este momento, simplemente no sabemos lo suficiente... si esto pudiera deberse solo a la nicotina en los cigarrillos electrónicos, o [si] pudiera haber otros componentes en el líquido para los cigarrillos electrónicos que puedan, potencialmente, afectar a la función eréctil", anotó.

Mientras tanto, aconsejó autocontrol a los que estén pensando en el vapeo.

"En general, es probable que los cigarrillos electrónicos sean menos nocivos que fumar cigarrillos", aclaró El Shahawy. "Pero los cigarrillos electrónicos se deberían usar para ayudar a reducir el uso total de nicotina", en lugar de adoptarse como un nuevo hábito que conlleva sus propios riesgos.

De hecho, "no está claro que los cigarrillos electrónicos sean más seguros, o una mejora respecto a los cigarrillos tradicionales", advirtió Patricia Folan, directora del Centro de Control del Tabaco de Northwell Health en Greatk Neck, Nueva York.

"Aunque los fabricantes de los cigarrillos electrónicos afirman que sus productos son seguros y efectivos para ayudar a los fumadores de cigarrillos tradicionales/combustibles a dejar de fumar, la investigación no lo ha demostrado", apuntó Folan, que no participó en el nuevo estudio.

"Los datos muestran que los cigarrillos electrónicos pueden provocar exacerbaciones del asma, graves enfermedades respiratorias, daños en la salud cardiovascular, e iniciación en la nicotina/los productos de tabaco entre los jóvenes, quienes con casi todas las probabilidades nunca habrían fumado", anotó.

En cuanto al riesgo de impotencia, Folan añadió que "tiene sentido que la DE pueda ser un efecto secundario, dado que otros estudios muestran que los productos de vapeo provocan un daño en la salud cardiovascular".

El estudio se publicó en la edición del 1 de diciembre de la revista American Journal of Preventive Medicine.

Más información

Aprenda más sobre los cigarrillos electrónicos en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Omar El Shahawy, MD, MPH, PhD, assistant professor, section on tobacco, alcohol and drug use, Department of Population Health, New York University Grossman School of Medicine, New York City; Patricia Folan, DNP, director, Northwell Health Center for Tobacco Control, Great Neck, N.Y.; American Journal of Preventive Medicine, Dec. 1, 2021

Comparte tu opinión