Usan el virus del herpes para vencer a un letal cáncer del cerebro

MARTES, 8 de febrero de 2022 (HealthDay News) -- Un virus de herpes genéticamente modificado parece administrar un "doble golpe" a la rara y letal forma de cáncer que acabó con la vida del senador John McCain, muestran unos nuevos hallazgos.

Los glioblastomas, unos tumores cerebrales, son una pesadilla oncológica, con una supervivencia promedio de 12 a 15 meses tras el diagnóstico inicial, y de cuatro a seis meses tras una recurrencia, señalan los investigadores. McCain murió en agosto de 2018, un año después de que los médicos descubrieran que tenía el agresivo cáncer.

Usan el virus del herpes para vencer a un letal cáncer del cerebro

"A pesar de entre 50 y 60 años de investigación, y los avances en la cirugía, la quimioterapia y la radiación, no hemos mejorado mucho en términos de la supervivencia", lamentó el investigador sénior, el Dr. James Market, presidente de neurocirugía de la Facultad de Medicina Heersink de la Universidad de Alabama, en Birmingham. "Apenas de un 5 a un 10 por ciento de los pacientes viven más de cinco años. Su letalidad es casi universal".

Pero un virus de herpes simple experimental que lucha contra el cáncer, llamado G207, se ha mostrado promisorio en la lucha contra el glioblastoma, y un artículo que se publicó el 1 de febrero en la revista Clinical Cancer Research ofrece una mejor idea sobre cómo lo hace.

Se sabía que el G207 ataca y mata de forma directa a las células de los tumores cerebrales, aclaró Market.

"Hay algo distinto en la defensa de las células tumorales contra los virus, de forma que los cambios en el ADN que evitaban que el virus fuera infeccioso en las células humanas normales no estaban presentes en las células tumorales", señaló. "Como resultado, el virus se volvió selectivo para infectar y matar a las células tumorales".

Ahora, resulta que el virus puede hacer otro truco: elimina la capacidad del glioblastoma de evadir la detección del sistema inmunitario. Al ser resaltado por el virus, el cáncer cerebral recibe el ataque de las defensas naturales del cuerpo.

"Nos quedó claro que en realidad era un doble golpe", dijo Market. "El virus invocaba una respuesta inmunitaria contra el tumor como un tipo secundario de respuesta antitumoral producida por la infección".

Los resultados de un ensayo clínico en fase 1B en que participaron seis pacientes adultos con glioblastoma, que tenían tumores recurrentes o que progresaban, proveyeron a Market y a su equipo una nueva comprensión sobre cómo el virus del herpes modificado ataca al cáncer.

En el ensayo, se extirparon los glioblastomas de los pacientes mediante cirugía, y entonces la mayoría se sometieron a radiación y quimioterapia.

El virus del herpes se inyectó de forma directa en la ubicación de sus tumores.

Unos días tras el tratamiento, los investigadores sacaron material genético de los tumores tratados, para poder comprender mejor qué sucede dentro del cáncer cuando el G207 ataca.

En general, las células de glioblastoma sin tratar no contienen ninguna evidencia genética de ninguna respuesta inmunitaria. "El tumor en realidad produce una variedad de factores para disuadir al sistema inmunitario de atacarlo. Intenta lo mejor que puede actuar como un invasor sigiloso", apuntó Market.

Pero tras el tratamiento con el G207, los tumores "se llenan de células inmunitarias", observó. La infección viral parece producir una "señal de peligro" que dirige la atención del sistema inmunitario al cáncer.

"Al estudiar los genes asociados con la supervivencia, [los investigadores] encontraron que se relacionaban con la activación de las células inmunitarias, al activar el sistema inmunitario del cuerpo para que ayude a luchar contra el cáncer", comentó el Dr. William Cance, director médico y científico de la Asociación Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society). "Nos da la esperanza de que podemos poner al sistema inmunitario en contra de estos letales tumores del cerebro".

Unos análisis posteriores revelaron unos 500 genes que se asocian de forma significativa con la supervivencia del paciente tras el tratamiento con el G207, y alrededor de la mitad se relacionan con la respuesta inmunitaria, apuntó Market.

"Esperamos que esta información prediga quiénes serán las personas que responderán de verdad bien, y quién podría necesitar otro tratamiento", planteó.

Cinco ensayos clínicos en curso están usando virus de herpes genéticamente modificados para atacar a tumores del cerebro y de la médula espinal, dijeron los investigadores.

Los ensayos han mostrado que el tratamiento con el virus del herpes produce unas mejoras generales, pero no uniformes, en la supervivencia general, anotaron los investigadores. Por ejemplo, dos de los 36 pacientes con glioblastoma tratados con el G207 en los ensayos en fase 1 tuvieron una supervivencia a largo plazo de más de cinco y siete años.

En el ensayo más reciente, el virus G207 mantenía a cuatro de 11 pacientes pediátricos con vida 18 meses tras el tratamiento, anotó Market. Esos resultados se publicaron la primavera pasada en la revista New England Journal of Medicine.

"Resulta que con el virus nos va incluso mejor en los niños", aseguró Market. "Creemos que se debe a que sus sistemas inmunitarios podrían ser más fuertes, y sus tumores son un poco más sensibles al virus".

Se están realizando planes para comenzar un estudio en fase 2 con el consorcio de tumores cerebrales pediátricos, dijo Market.

"Lo frustrante del glioblastoma es que hay terapias muy limitadas, que tienen una eficacia muy limitada. Necesitamos métodos novedosos para tratar a tumores cerebrales como estos", planteó Cance, que no participó en el nuevo estudio.

Comentó que el nuevo artículo provee una explicación más clara sobre cómo funciona la terapia con el virus, y quiénes podrían ser los más beneficiados.

"Con algo de suerte, a medida que aprendan a predecir las respuestas, podrán ser más selectivos con los pacientes que la reciben", señaló Cance.

Como el glioblastoma es una enfermedad rara, Market comentó que los investigadores esperan convencer a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. para que permita una aprobación acelerada del G207.

Este no sería el primer tratamiento de herpes para el cáncer aprobado por la FDA, anotó Market. En 2015, la agencia aprobó a Imlygic, un tratamiento producido por Amgen para el melanoma que también utiliza un virus modificado de herpes simple.

"Resulta que el melanoma responde mucho a las inmunoterapias, así que es bastante lógico que el virus ayude a maximizar las cosas y a producir una buena respuesta inmunitaria contra un cáncer que ya es susceptible a este tipo de cosa", añadió Market. "Solucionar el glioblastoma es mucho más difícil".

Más información

La Asociación Americana de Tumores Cerebrales (American Brain Tumor Association) ofrece más información sobre el glioblastoma.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: James Markert, MD, MPH, chairman, neurosurgery, Heersink School of Medicine, University of Alabama at Birmingham; William Cance, MD, chief medical and scientific officer, American Cancer Society; Clinical Cancer Research, Feb. 1, 2022

Comparte tu opinión