Nuevos medicamentos para la hepatitis están salvando vidas

Nuevos medicamentos para la hepatitis están salvando vidas
La hepatitis C es una de las infecciones crónicas por virus más frecuente, que se encuentra en la sangre y se contagia a través del contacto con la sangre | Foto: ISTOCK

Unos nuevos (y costosos) medicamentos para la hepatitis B están cumpliendo su promesa, y reducen en gran medida las probabilidades de cáncer de hígado y muerte de los pacientes.

La llegada de esta clase de fármacos, como Harvoni y Sovaldi,  "ha conducido a una cura casi universal de la infección de la hepatitis C", señaló el Dr. David Bernstein, jefe de hepatología de Northwell Health en Manhasset, Nueva York.

Bernstein cree que este estudio realizado provee las mejores evidencias hasta la fecha y respalda la recomendación de que todos los pacientes con una infección crónica de hepatitis C sean tratados con estos fármacos.

Según los datos de respaldo del estudio, alrededor de 71 millones de personas de todo el mundo tienen una infección crónica de hepatitis C, que puede provocar enfermedades debilitantes o letales como la cirrosis, la enfermedad hepática y el cáncer de hígado. En los últimos 15 años, esas complicaciones se han triplicado, y se predice que llegarán a su máximo entre 2030 y 2035, señalaron los investigadores.

Es importante hacer notar que esta nueva investigación fue financiada por los fabricantes del fármaco, e incluyó a casi 9,900 pacientes en Francia.

Alrededor de tres cuartas partes de los pacientes fueron tratados con la clase más nueva de medicamentos, llamados "antivirales de acción directa", mientras que la cuarta parte restante no.

Los antivirales de acción directa funcionan con rapidez (en unos tres meses), llevando al virus de la hepatitis C, que daña al hígado, a niveles indetectables en la sangre de los pacientes.

En el estudio, a lo largo de un seguimiento mediano de casi tres años, 218 pacientes fallecieron y 258 fueron diagnosticados con un cáncer de hígado.

En comparación con los pacientes que no fueron tratados, los que fueron tratados con antivirales de acción directa tenían un 52 por ciento menos de probabilidades de fallecer: 84 muertes por cada 10,000 entre los pacientes no tratados, frente a 40 por cada 10,000 entre los pacientes tratados. Además, los pacientes tratados tenían un 33 por ciento menos de probabilidades de ser diagnosticaos con un cáncer de hígado en un plazo de un año: 129 casos por cada 10,000 entre los pacientes no tratados, frente a 86 por cada 10,000 entre los pacientes tratados, reportaron los investigadores.

En un subgrupo de más de 3,000 pacientes con cirrosis hepática al inicio del estudio, se observaron las mismas reducciones en el riesgo entre los pacientes que recibieron los nuevos medicamentos, siempre y cuando alcanzaran un nivel indetectable del virus de la hepatitis C en la sangre.

El estudio, que aparece en la edición del 11 de febrero de la revista The Lancet, recibió financiación de las compañías farmacéuticas MSD, Janssen, Gilead (fabricante de los antivirales de acción directa Harvoni, Sovaldi, Vosevi y Epclusa), AbbVie (fabricante de Mavyret), Bristol-Myers Squibb (fabricante de Daklinza), y Roche.

Según los investigadores, este es el primer estudio en mostrar la efectividad de los antivirales de acción directa en pacientes con una infección crónica de hepatitis C. Los autores del estudio dijeron que creen que los hallazgos respaldan de forma contundente una ampliación en el uso de los fármacos.

"Observamos una reducción en el riesgo de complicaciones relacionadas con la enfermedad, y en la mortalidad, y creemos que este tratamiento se debe considerar en todos los pacientes con una infección crónica de hepatitis C", comentó en un comunicado de prensa de la revista el investigador principal, Fabrice Carrat, de la Universidad de la Sorbona, en París.

En un comentario publicado junto con el estudio en la revista, el Dr. Raymond Chung, director del Centro del Hígado del Hospital General de Massachusetts, en Boston, apuntó que los hallazgos "proveen las mejores evidencias hasta la fecha en respaldo de los documentos de orientación que recomiendan el tratamiento antiviral de acción directa para todos los pacientes con una infección viral crónica de hepatitis C".

Quedaba el problema del costo de los antivirales de acción directa, que tenían un precio original de alrededor de 90,000 dólares y requerían un curso de tres meses. Bernstein dijo que esa preocupación se ha aliviado en cierta medida, pero no por completo.

"Aunque los precios de las terapias para la hepatitis C se han reducido significativamente en EE. UU. en los últimos cuatro años, haciendo que sean asequibles para la mayoría de los pacientes, el acceso a esos medicamentos que cambian y salvan vidas sigue siendo difícil entre ciertos grupos de pacientes", lamentó.

"Algunos estados han impuesto restricciones sobre su disponibilidad basándose en el nivel de daño en el hígado, la presencia de la sobriedad, y restricciones sobre cuáles proveedores pueden recetar esas terapias", anotó Bernstein.

Más información sobre hepatitis

El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales de EE. UU. tiene más información sobre la hepatitis C.

Comparte tu opinión