Unos niveles altos de ozono aumentan el riesgo de paro cardiaco, según un estudio

Unos niveles altos de ozono aumentan el riesgo de paro cardiaco, según un estudio

LUNES, 9 de noviembre de 2020 (HealthDay News) -- Unos niveles altos de contaminación atmosférica por ozono podrían aumentar el riesgo de paro cardiaco, señala un estudio reciente.

Incluyó a 187,000 personas, con una edad promedio de 63 años, en Estados Unidos que sufrieron un paro cardiaco fuera del hospital entre 2013 y 2016.

Su exposición a la contaminación atmosférica por ozono fue estimada usando datos de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de EE. UU. sobre los niveles diarios de ozono en distintas regiones.

Por cada aumento de 12 partes por mil millones (ppb, por sus siglas en inglés) en el nivel de ozono, las probabilidades de paro cardiaco aumentaron en un 1 por ciento, algo que es estadísticamente significativo, según los investigadores.

No hubo una asociación entre los niveles de contaminación por materia particulada y el paro cardiaco. El estudio también encontró que la edad, el sexo y la raza no hicieron una diferencia en el riesgo de paro cardiaco asociado con la contaminación del aire.

Pero "encontramos que una concentración más alta de ozono en el día en que ocurrió el paro cardiaco fuera del hospital se asoció de forma significativa con un riesgo más alto", comentó el autor principal, el Dr. Ali Malik, investigador del Instituto Cardiaco del Centro de EE. UU. Saint Luke en Kansas City, Misuri. Su equipo presentará su investigación en la reunión virtual de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA), que se celebrará del 14 al 16 de noviembre.

"Algo importante es que encontramos que la relación entre el ozono y el riesgo [de paro cardiaco fuera del hospital] se encontraba incluso a concentraciones inferiores al estándar de calidad del aire de la EPA. Estos hallazgos podrían tener importantes implicaciones de salud pública", apuntó Malik en un comunicado de prensa de la reunión.

El estudio solo encontró una asociación y no pudo probar causalidad. Las investigaciones presentadas en reuniones por lo general se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Pero Malik cree que es importante limitar la exposición a los niveles altos de ozono y tomar unas medidas más agresivas pare reducir las concentraciones en el aire.

Estudios anteriores han vinculado la exposición a la contaminación atmosférica por el ozono y la materia particulada con el desarrollo de enfermedades crónicas.

En una declaración científica de 2010, la AHA dijo que los contaminantes del aire son un "factor modificable que contribuye a la morbilidad y a la mortalidad cardiovasculares".

Más información

Aprenda más sobre la contaminación atmosférica y la enfermedad cardiaca en la Asociación Americana del Corazón.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: American Heart Association, news release, Nov. 9, 2020

Comparte tu opinión