Este contenido ha sido archivado y puede no estar actualizado

Unos expertos recomiendan que todas las mujeres se hagan mamografías a partir de los 40 años

MARTES, 9 de mayo de 2023 (HealthDay News) -- Un influyente panel de médicos recomienda ahora que las mujeres inicien las mamografías de detección para el cáncer de mama a partir de los 40 años, un importante cambio respecto a su antiguo consejo.

La nueva orientación, del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. (USPSTF), señala que las mujeres con un riesgo promedio de cáncer de mama deben comenzar a someterse a mamografías, cada dos años, cuando cumplen 40 años. Durante años, la recomendación ha sido comenzar a los 50 años, aunque se aconsejaba a las mujeres en la cuarentena que hablaran con el médico y eligieran lo que fuera mejor para ellas.

Unos expertos recomiendan que todas las mujeres se hagan mamografías a partir de los 40 años

El cambio, que se publicó como proyecto de recomendación el 9 de mayo, hace que la orientación del grupo de trabajo concuerde más con lo que aconsejan otros grupos médicos.

Hace mucho que estos grupos, entre ellos la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society, ACS) y el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists), han recomendado que todas las mujeres con un riesgo promedio inicien las mamografías de detección a partir de los 40 años.

Entonces, muchas mujeres de EE. UU. ya han comenzado a hacerse las pruebas, o al menos a pensar al respecto, cuando cumplen 40 años, apuntó el Dr. William Dahut, director científico de la sociedad oncológica.

Pero también consideró la nueva recomendación como una buena noticia.

"Espero que esto elimine cualquier confusión entre los médicos de atención primaria que orientan a las mujeres sobre las pruebas de detección", observó Dahut.

El USPSTF es un panel de expertos médicos independientes, financiado por el gobierno, que analiza las evidencias de la investigación sobre varios servicios médicos preventivos, como las pruebas de detección para el cáncer, y hace recomendaciones sobre quién debería hacérselas, y con qué frecuencia.

También actualiza de forma periódica estas recomendaciones para tomar en cuenta la investigación más reciente. El panel actualizó por última vez las recomendaciones sobre las pruebas de detección del cáncer de mama en 2016.

El Dr. John Wong, miembro del grupo de trabajo, explicó lo que provocó el cambio en la edad de inicio. Por un lado, dijo, las tasas de pruebas de detección del cáncer de mama están en aumento entre las mujeres de EE. UU. en la cuarentena, en un 2 por ciento al año, en promedio, desde 2015.

"Y ahora contamos con una ciencia más reciente e inclusiva en las mujeres menores de 50 años", comentó Wong, profesor de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Tufts, en Boston.

Añadió que esto incluye una mayor cantidad de datos sobre las mujeres de color.

En Estados Unidos, las mujeres negras tienen una tasa de mortalidad por el cáncer de mama un 40 por ciento más alta que las mujeres blancas, aunque no es más probable que desarrollen la enfermedad. Y esta disparidad se concentra en mujeres relativamente más jóvenes.

Basándose en los datos más recientes, el grupo de trabajo estima que iniciar las mamografías de detección a los 40 años podría salvar poco más de una vida adicional por cada 1,000 mujeres a lo largo de toda una vida de pruebas de detección.

"Y pensamos que las mujeres negras podrían tener un beneficio incluso mayor", dijo Wong.

Enfatizó que la recomendación aplica solo a las mujeres con un riesgo promedio. Las mujeres con un riesgo alto de cáncer de mama (por ejemplo, debido a mutaciones genéticas) deberían hablar con el médico sobre el mejor plan para las pruebas de detección.

El grupo de trabajo todavía difiere de otros grupos en sus consejos sobre la frecuencia de las mamografías: cada dos años, en lugar de anuales.

Dos de estos grupos publicaron una declaración en respuesta al proyecto de recomendación, e instaron a que vaya más allá y respalde los exámenes anuales.

"Los expertos médicos deberían aclarar la confusión provocada por las distintas recomendaciones, y ponerse de acuerdo para recomendar unas mamografías anuales a las mujeres con un riesgo promedio a partir de los 40 años", según una declaración del Colegio Americano de Radiología (American College of Radiology) y la Sociedad de Imágenes de los Senos (Society of Breast Imaging).

A los grupos les preocupan los cánceres que las pruebas bienales pudieran pasar por alto, y que las mujeres minoritarias puedan verse afectadas de forma desproporcionada.

La Sociedad Americana Contra El Cáncer también recomienda pruebas de detección anuales, pero es más flexible respecto a la edad, y aconseja a las mujeres que comiencen a los 45 años y que al menos piensen en realizarlas a principios de la cuarentena. (Pero Dahut apuntó que la ACS está en el proceso de actualizar su consejo).

Wong comentó que la recomendación del grupo de trabajo se basa en una consideración de los beneficios de las pruebas de recomendación, frente a los riesgos. Por definición, las pruebas de detección del cáncer se realizan cuando las personas están aparentemente sanas, y el "daño" principal es que pueden generar resultados falsos positivos. Esto conduce a pruebas de seguimiento innecesarias, a veces mediante una biopsia invasiva, por no mencionar la ansiedad, anotó Wong.

Según los cálculos del panel, la mamografía anual conduce a un aumento de un 50 por ciento en los falsos positivos a lo largo de toda una vida de pruebas de detección, en comparación con realizar las pruebas de detección cada dos años.

En cuanto a en qué momento dejar de realizar las pruebas de detección, Wong dijo que no hay suficientes evidencias para recomendar o desaconsejar las pruebas de detección después de los 74 años.

Un importante problema es que las pruebas de detección del cáncer deben no solo detectar más tumores en etapa temprana, sino también hacer que las vidas de las personas sean "más sanas y largas", indicó Wong.

En 2016, no había suficientes evidencias de que realizar las pruebas de detección de las mujeres en la cuarentena lo lograra, según el grupo de trabajo. Este tipo de evidencia sigue faltando para las mujeres de a partir de 75 años.

Entonces, estas mujeres deben hablar con sus médicos respecto a si desean continuar las pruebas de detección, apuntó Wong.

El grupo de trabajo también abordó la pregunta de si las mujeres con senos densos deben recibir pruebas complementarias (mediante ultrasonido o IRM) además de las mamografías regulares. De nuevo, dijo, no hay suficientes evidencias para tomar una decisión.

Casi la mitad de las mujeres de a partir de 40 años tienen senos densos, lo que significa que tienen más tejido fibroso o glandular que grasa.

Estas mujeres presentan un riesgo relativamente más alto de desarrollar un cáncer de mama, apuntó Dahut, y el tejido denso dificulta la detección de unos tumores minúsculos en una mamografía. Entonces, un ultrasonido o una IRM de seguimiento podrían detectar anomalías que inicialmente se pasaran por alto.

Como el grupo de trabajo, la sociedad oncológica no tiene una recomendación específica sobre las pruebas de detección para las mujeres con senos densos. Pero Dahut anotó que muchas mujeres de EE. UU. con senos densos, tras hablar con el médico, ya reciben pruebas complementarias.

"Y sin duda es razonable que lo hagan", enfatizó.

Wong y Dahut comentaron que todo el mundo está de acuerdo en que las mujeres deben iniciar las pruebas de detección en la cuarentena, y entonces continuar a intervalos regulares.

En Estados Unidos, el cáncer de mama es el segundo cáncer más común y la segunda causa principal de muerte por cáncer. El año pasado, un estimado de 43,250 mujeres fallecieron de cáncer de mama.

Más información

El Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. ofrece más información sobre las pruebas de detección del cáncer de mama.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: John Wong, MD, professor, medicine, Tufts University School of Medicine, and chief, division of clinical decision making, Tufts Medical Center, Boston; William Dahut, MD, chief scientific officer, American Cancer Society, Atlanta; U.S. Preventive Services Task Force draft recommendation statement, May 9, 2023

Comparte tu opinión