Unos complementos de bacterias intestinales podrían mejorar la salud de las personas obesas

Unos complementos de bacterias intestinales podrían mejorar la salud de las personas obesas

LUNES, 1 de julio de 2019 (HealthDay News) -- Los complementos de un tipo de bacteria intestinal podrían ser beneficiosos para las personas con un mayor riesgo de diabetes y enfermedad cardiaca, sugiere un estudio preliminar.

Los investigadores encontraron que los complementos, que contenían una bacteria llamada Akkermansia muciniphila, parecen ser seguros y potencialmente efectivos.

A lo largo de tres meses, los voluntarios que usaron una versión pasteurizada del complemento perdieron, en promedio, 5 libras (unos 2.3 kilos). Por otro lado, sus niveles de colesterol se redujeron, y la progresión de su "prediabetes" se ralentizó.

El estudio fue pequeño, y se diseñó como una "prueba de principio", es decir, buscaba mostrar que las bacterias se pueden envasar para convertirlas en un complemento y tomarlas de forma segura.

Los investigadores apuntaron que los resultados iniciales fueron promisorios.

"Ahora, el objetivo es diseñar un estudio de mayor tamaño", comentó el investigador sénior, Patrice Cani, profesor en la Universidad Católica de Lovaina en Bruselas, Bélgica.

Hace años que los investigadores saben que la Akkermansia es menos abundante en los intestinos de las personas que son obesas o tienen diabetes tipo 2.

"Pero eso solo era una simple correlación", dijo Cani. Hace varios años, su equipo empezó a indagar con una mayor profundidad. Primer, encontraron en ratones de laboratorio que la Akkermansia (administrada como bacteria viva) ayudaba a prevenir el aumento de peso por una dieta rica en grasa.

Cani explicó que el motivo pareció ser que la bacteria "reforzaba la barrera intestinal". Esto condujo a menos filtrado de sustancias en la sangre, lo que permitía al cuerpo controlar mejor el azúcar en la sangre, y utilizar el azúcar y la grasa de una forma más eficiente.

Experimentos posteriores mostraron que pasteurizar las bacterias mejoraba los beneficios de la Akkermansia viva.

Pero, hasta ahora, nadie había intentado administrar la bacteria a las personas.

El estudio aparece en la edición en línea del 1 de julio de la revista Nature Medicine. Es el más reciente en explorar el "microbioma" intestinal, que son los billones de bacterias y otros microbios que habitan en el tracto digestivo.

La investigación ha revelado que esos microbios tienen amplios efectos en nuestra salud, desde el metabolismo y las defensas inmunitarias hasta la función del cerebro. La conformación del microbioma intestinal se ha vinculado con riesgos de afecciones tan diversas como la obesidad, las enfermedades autoinmunes y la depresión.

Los nuevos hallazgos son alentadores, según investigadores que no participaron en el trabajo.

"La conclusión importante es que este tipo de complemento es seguro y factible", señaló Ken Cadwell, profesor asociado de microbiología en Langone Health de la NYU, en la ciudad de Nueva York. "También muestra que vale la pena realizar un estudio más largo y de mayor tamaño, y me emociona ver que va a suceder".

La Dra. Elena Barengolts es endocrinóloga en la Universidad de Illinois, en Chicago. Se mostró de acuerdo con Cadwell. "Es una investigación de primera", afirmó.

Barengolts y Cadwell anotaron que el complemento está pasteurizado, lo que puede mejorar la seguridad.

Y a diferencia de las bacterias vivas, apuntó Cadwell, los gérmenes pasteurizados en realidad no "colonizan" a los intestinos. De hecho, los investigadores no encontraron ningún cambio en la composición general del microbioma de los voluntarios.

"El motivo de que esto pudiera ser bueno es que no se tiene consecuencias accidentales al cambiar el microbioma", explicó Cadwell. "También significa que el tratamiento se puede parar si uno cree que no funciona, sin tener que preocuparse de un cambio permanente en el microbioma".

En el estudio participaron 32 voluntarios que tenían sobrepeso o eran obesos, y que tenían síndrome metabólico, que es un conjunto de factores de riesgo de la diabetes tipo 2 y la enfermedad cardiaca, que incluyen una presión arterial, un colesterol y un azúcar en la sangre elevados, además de unas cantidades malsanas de grasa abdominal.

Los participantes también tenían resistencia a la insulina, que es un precursor de la diabetes en que el cuerpo pierde de manera gradual la sensibilidad a la hormona insulina, que regula el azúcar en la sangre.

Doce participantes del estudio se asignaron aleatoriamente a tomar el complemento de Akkermansia pasteurizada, nueve recibieron la bacteria viva, y once tomaron un complemento placebo (inactivo).

Después de tres meses, las personas que tomaron el complemento pasteurizado habían perdido un promedio de 5 libras (2.3 kilos). Su sensibilidad a la insulina mejoró en un 30 por ciento, en relación con el grupo del placebo, cuya sensibilidad empeoró. Y su colesterol total se redujo en más o menos un 9 por ciento, frente al grupo del placebo, mostraron los hallazgos.

Para Barengolts, la pérdida de peso, aunque fue pequeña, es un hallazgo importante. Muchas personas tienen dificultades para perder el peso adicional, anotó, y esto se logró sin cambios en la dieta.

Dicho esto, ningún complemento puede reemplazar a una dieta saludable ni al ejercicio, enfatizó Barengolts.

Cani se mostró de acuerdo, y anotó que cualquier complemento de Akkermansia sería un añadido a los cambios en el estilo de vida y a los medicamentos estándar.

Cani y un coinvestigador fundaron una compañía, A-Mansia Biotech, que está desarrollando un complemento alimenticio de Akkermansia para llevarlo al mercado.

Más información

La Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard tiene más información sobre el microbioma intestinal.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión