Cambios en la cadena de suministro de la vacuna contra la gripe podrían salvar vidas

Cambios en la cadena de suministro de la vacuna contra la gripe podrían salvar vidas
| Foto: ISTOCK

Los problemas de distribución de la vacuna contra la gripe en Estados Unidos podrían costar vidas y plantear una amenaza grave en caso de una pandemia de gripe, advierten unos investigadores.

Pero un modelo computarizado muestra que unos cambios propuestos en el sistema actual de distribución podrían salvar miles de vidas, señaló la colíder del estudio, Pinar Keskinocak.

Ella y sus colaboradores recomiendan reponer las existencias de la vacuna contra la gripe en la región donde se están usando y no reponerlas en las áreas donde las vacunas se acumulan porque las personas no se las están poniendo.

Reponer las existencias de la vacuna donde en realidad se están utilizando tendría un beneficio en toda la población al aumentar la cantidad total de personas vacunadas. Entonces sería menos probable que enfermaran e infectaran a los demás, lo que reduciría la ola de gripe en general, explicó Keskinocak, profesora en la Facultad de Ingeniería Industrial y de Sistemas del Instituto Tecnológico de Georgia.

Ese cambio en la distribución de la vacuna contra la gripe podría salvar miles de vidas en una temporada de gripe regular, e incluso más en una pandemia de gripe, aseguró en un comunicado de prensa de la universidad.

Unos 80,000 estadounidenses fallecieron de la gripe en la temporada de influenza de 2017-2018, muchas más que las 19,300 personas que fueron asesinadas en 2017, apuntaron los investigadores.

"Incluso la gripe de temporada mata a entre miles y decenas de miles de personas cada año, así que nos beneficiaríamos de inmediato" de unas actualizaciones en el sistema de distribución de la vacuna contra la gripe, aseguró Keskinocak.

"En una pandemia, casi nadie tendría inmunidad natural, de forma que la cantidad de muertes podría ser significativamente más alta si no mejoramos la cobertura de la vacuna", añadió.

Los cambios sugeridos podrían reducir la vacuna sobrante en alrededor de un 20%, conduciendo a unos ahorros significativos en los costos. Y los datos sobre las áreas donde no se repuso podrían utilizarse para realizar campañas de salud pública que animen a más personas en esas áreas a inmunizarse, dijeron los investigadores.

Pero anotaron que faltan datos sobre el sistema de distribución de vacunas de EE. UU.

"Sorprendentemente, pocos estados tienen sistemas que les dicen cuántas vacunas se han administrado en qué lugar y cuántas quedan en el inventario en los centros de los proveedores", apuntó la coautora del estudio, Julie Swann, de la Universidad Estatal de Carolina del Norte.

Los hallazgos aparecen en una edición reciente de la revista PLOS ONE.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre la vacunación contra la gripe.

Comparte tu opinión