Unos cabestrillos de malla para incontinencia de esfuerzo son seguros y efectivos para las mujeres: estudio

JUEVES, 31 de marzo de 2022 (HealthDay News) -- En las mujeres que sufren pérdidas frecuentes de orina, una cirugía de "cabestrillo" más nueva y sencilla funciona igual de bien que la versión estándar, según un nuevo ensayo clínico.

El estudio contó con la participación de mujeres con incontinencia urinaria de esfuerzo, en que los movimientos que presionan al abdomen (como correr, levantar algo, toser o reír) provoca una pérdida de orina. La cirugía se puede recomendar cuando la afección es grave.

Unos cabestrillos de malla para incontinencia de esfuerzo son seguros y efectivos para las mujeres: estudio

En Estados Unidos, lo más común es que esto se refiera a un procedimiento de "cabestrillo", en que una malla quirúrgica se implanta debajo de la uretra, que es el conducto por el cual la orina sale del cuerpo. La malla levanta y soporta a la uretra y al cuello de la vejiga como una hamaca, y puede prevenir las pérdidas.

El nuevo estudio, que se realizó en 21 hospitales de Reino Unido, comparó dos procedimientos entre sí: el cabestrillo en la uretra media, que se usa hace tiempo y que implica múltiples incisiones pequeñas, en la vagina y a veces por encima del hueso púbico; y el "minicabestrillo" más reciente, en que se implanta un trozo más corto de malla usando solo una incisión en la vagina.

Al contrario que el cabestrillo estándar, el procedimiento del minicabestrillo usualmente se puede realizar sin anestesia general, y puede limitar el dolor postquirúrgico.

Ambos procedimientos tuvieron una efectividad similar en las casi 600 mujeres del ensayo, encontraron los investigadores. Tras un año, más de tres cuartas partes de las pacientes de ambos grupos reportaron el "éxito", es decir, sus pérdidas de orina habían mejorado "mucho" o "muchísimo".

Estos números se habían reducido el tercer año, pero fueron similares respecto a ambos procedimientos, mostraron los hallazgos.

En cuanto a las desventajas, las mujeres que recibieron el cabestrillo estándar sufrieron más dolor en las dos semanas tras la cirugía. Pero, a largo plazo, era menos probable que dijeran que habían tenido dolor durante las relaciones sexuales, en comparación con las mujeres que recibieron el minicabestrillo.

"Los resultados proveen, por primera vez, unas evidencias robustas de los resultados reportados por las pacientes sobre el minicabestrillo en comparación con los cabestrillos estándar en la uretra media durante hasta tres años de seguimiento", señaló el investigador principal, el Dr. Mohamed Abdel-Fattah, de la Universidad de Aberdeen, en Escocia.

Y la conclusión, según él y otros expertos, es que las mujeres tienen opciones.

"Ahora tenemos dos buenas opciones para las mujeres que desean una cirugía mínimamente invasiva para este problema común", comentó la Dra. Peggy Norton, uroginecóloga de la Universidad de Utah, en Salt Lake City.

Norton es coautora de un editorial que se publicó junto con el estudio en la edición del 31 de marzo de la revista New England Journal of Medicine.

Norton, que ha ejercido durante 40 años, afirmó que recuerda cuando la cirugía para la incontinencia en general significaba unas grandes incisiones abdominales, varios días en el hospital, y seis semanas de recuperación.

Hoy en día, comentó Norton, la cirugía se sigue reservando para las mujeres que sufren múltiples episodios de pérdida por semana.

"Pero una recuperación de una semana para un procedimiento ambulatorio de verdad plantea una diferencia para estas mujeres", dijo.

¿Cómo se puede elegir entre el cabestrillo de uretra media estándar y el minicabestrillo? Aunque el procedimiento del minicabestrillo se puede realizar con anestesia local y provoca menos dolor quirúrgico, este ensayo encontró que también conllevaba un riesgo más alto de dolor durante las relaciones sexuales, que afectaba a un 12 por ciento de las mujeres en el tercer año, en comparación con un 5 por ciento de las mujeres con los cabestrillos estándar.

Norton dijo que las mujeres deben hablar con sus cirujanos sobre las opciones, y elegir la que "optimice" lo que más valoren.

La Dra. Jill Maura Rabin es obstetra y ginecóloga de Northwell Health en New Hyde Park, Nueva York.

Se mostró de acuerdo en que las decisiones sobre el tratamiento, quirúrgico o de otro tipo, al final se basan en la situación personal de la mujer, lo que incluye su salud general, su historial de partos y cualquier cirugía anterior.

Y por suerte, aseguró Rabin, hay varias opciones sin llegar a la cirugía.

Incluyen cambios en la dieta para eliminar los irritantes de la vejiga, como la cafeína y el alcohol; dejar de fumar; y perder el peso excesivo, si es adecuado. Por otra parte, algunas mujeres encuentran alivio mediante dispositivos que se colocan en la vagina para ayudar a soportar a la uretra.

Pero una táctica clave, aseguró Rabin, es un ejercicio para fortalecer los músculos del piso pélvico.

Esos músculos soportan a la uretra y la vejiga, pero se pueden debilitar con cosas como los embarazos y partos, la obesidad o el proceso de envejecimiento.

Rabin anotó que los ejercicios del piso pélvico también benefician a las mujeres que al final eligen la cirugía de cabestrillo.

"Un piso pélvico bien preparado puede respaldar la durabilidad de la cirugía", dijo.

Los hallazgos se basan en 596 mujeres, con una edad promedio de 50 años, que se asignaron al azar al procedimiento estándar o al minicabestrillo. Un año más tarde, un 76 por ciento de las pacientes del grupo estándar y un 79 por ciento de las del minicabestrillo afirmaron que sus síntomas habían mejorado en gran medida. En el tercer año, esas cifras eran de un 67 y un 72 por ciento.

Más mujeres el grupo del minicabestrillo necesitaron repetir la cirugía. Lo necesitaron alrededor de un 9 por ciento, frente a un 5 por ciento de las mujeres con los cabestrillos estándar, otra información que las mujeres deben tomar en cuenta, según Norton.

Rabin ofreció este último consejo a las mujeres que sopesan las decisiones sobre el tratamiento: "Investigue un poco, y venga con preguntas. Deseamos que las pacientes estén a cargo. Se trata de su salud".

Más información

La Asociación Americana de Urología (American Urological Association) ofrece más información sobre la incontinencia urinaria de esfuerzo.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Mohamed Abdel-Fattah, MD, clinical chair, gynecology, University of Aberdeen, U.K.; Peggy Norton, MD, chief, urogynecology and pelvic reconstructive surgery, and medical director, pelvic floor center, University of Utah School of Medicine, Salt Lake City; Jill Maura Rabin, MD, vice chair, education and development, ob/gyn, North Shore University Hospital/LIJ Medical Center, and professor, obstetrics and gynecology, Zucker School of Medicine, Northwell Health, New Hyde Park, N.Y.; New England Journal of Medicine, March 31, 2022

Comparte tu opinión