Uno de cada 10 adolescentes ha sexteado, y muchos ven porno en sexto curso, según un estudio

MIÉRCOLES, 7 de diciembre de 2022 (HealthDay News) -- Un alto número de preadolescentes y adolescentes de Estados Unidos han visto pornografía, y muchos también han enviado o recibido fotografías de desnudos o semidesnudos (lo que se conoce como sexteo) a través de sus teléfonos inteligentes, revela un estudio reciente.

"Las tasas de prevalencia que encontramos en este estudio sugieren que los consejeros escolares deben estar preparados para hablar sobre el sexteo y el uso de pornografía con los estudiantes, y para cambiar la narrativa sobre estas conductas", planteó Amanda Giordano, autora principal del estudio y profesora asociada del Colegio de Educación de la Universidad de Georgia, en Athens.

Uno de cada 10 adolescentes ha sexteado, y muchos ven porno en sexto curso, según un estudio

"Es importante que los estudiantes sepan que enviar un sexteo no es un nuevo requisito para las relaciones románticas, y que la pornografía no refleja las expectativas para la actividad sexual", añadió Giordano en un comunicado de prensa de la universidad.

En el estudio, los investigadores encuestaron a 350 estudiantes, de 12 a 17 años. Encontraron que un 15 por ciento habían enviado un sexteo a alguien. Alrededor de un 25 por ciento habían recibido un sexteo. A más o menos un 25 por ciento les habían pedido que enviaran un sexteo. Cerca de un 12 por ciento dijeron que habían sentido que alguien les había presionado para que enviaran un sexteo en el año anterior.

Esta presión era preocupante, debido a las consecuencias no intencionales del sexteo, por ejemplo que las imágenes se envíen a otras personas, que se suban a internet o que se usen como un tipo de chantaje para que obligar a la persona a cumplir otras demandas, señalaron los investigadores.

"Si tu novio, novia o par te pide un sexteo, hablemos de algunos de estos posibles riesgos", planteó Giordano. "Estas son conversaciones que debemos tener con los adolescentes, y pueden ocurrir en casa o en la escuela. Los adultos deben mantenerse al día con la tecnología y las tendencias actuales, para que no demos simplemente acceso a teléfonos inteligentes a los jóvenes con la esperanza de que tomen decisiones sabias. Debemos prepararlos para los riesgos potenciales".

Alrededor de un 50 por ciento de los adolescentes dijeron que se habían expuesto a la pornografía. En promedio, los jóvenes se expusieron a la pornografía por primera vez cuando tenían 11.5 años, la edad típica de los estudiantes de sexto curso en EE. UU., y antes de lo que han sugerido estudios anteriores.

Es probable que el aumento en el acceso a los teléfonos inteligentes entre los adolescente, y la facilidad de encontrar pornografía gratuita en internet, hayan provocado esta reducción en la edad, apuntó Giordano.

Más de uno de cada tres de los participantes dijeron que habían visto pornografía al menos una vez en el año anterior. Y un 8 por ciento de los estudiantes afirmaron que veían pornografía todos los días.

El uso de pornografía fue significativamente más común entre los chicos, encontró el estudio.

"El uso de la pornografía se ha vinculado con una variedad de resultados negativos en los niños y adolescentes. Y la pornografía es un maestro de educación sexual terrible para los niños. Pero los niños que no han tenido conversaciones sobre una sexualidad sana quizá no tengan nada con qué compararlo", advirtió Giordano.

"Lo que hemos visto a partir de la investigación es que los adolescentes están desarrollando sus perspectivas sexuales y las creencias sobre el sexo con lo que ven en la pornografía, que puede contener variados niveles de violencia, agresividad y degradación de las mujeres", añadió.

Es importante que las escuelas ya hayan implementado una política sobre el sexteo, observó Giordano. Entonces, cuando un estudiante viene a un miembro del personal con una imagen que ha recibido o que le piden que envíe, la escuela tendrá un plan sobre qué hacer.

"Las escuelas deben tener conversaciones con un asesor jurídico sobre cómo debería ser la política de sexteo en su estado dadas las leyes sobre la pornografía infantil, para que sepan cómo responder", aconsejó Giordano.

Proveer información precisa a los estudiantes sobre la pornografía y los riesgos del sexteo también es clave, enfatizó. Por ejemplo, explicar que la pornografía usa actores y que con frecuencia no es una representación precisa de unas prácticas sexuales sanas, consensuales y seguras, es importante.

"Estamos enseñando a los estudiantes a ser buenos ciudadanos, y esto debería incluir la promoción de un uso responsable y saludable de la tecnología, lo que se conoce como ciudadanía digital", añadió Giordano. "La tecnología no va a desaparecer, así que debemos equipar a los estudiantes para el éxito al enseñarles cómo ser buenos ciudadanos globales, locales y digitales".

El informe se publicó en una edición reciente en línea de la revista Professional School Counseling.

Más información

El Departamento de Justicia de EE. UU. ofrece más información sobre la seguridad en internet para los jóvenes.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of Georgia, news release

Comparte tu opinión