Una terapia experimental podría ser una nueva herramienta contra el cáncer de páncreas

JUEVES, 2 de junio de 2022 (HealthDay News) -- En lo que podría resultar un avance potencial en el tratamiento del cáncer de páncreas, un nuevo informe sugiere que un componente clave del sistema inmunitario de un paciente se puede reprogramar para que mate a las células tumorales.

El método experimental ya se ha mostrado promisorio en una paciente.

Una terapia experimental podría ser una nueva herramienta contra el cáncer de páncreas

Kathy Wilkes, de 71 años, ha estado luchando contra un cáncer de páncreas que se ha propagado a otros órganos, y que había resultado en gran medida insensible a unos tratamientos complejos y doloroso desde su diagnóstico a los 67 años.

"Simplemente lo hice. Claro que no estaba lista para morir", declaró la residente de Florida al New York Times. "Una voz interior me decía que podía vencerlo".

La trataron con la nueva terapia en 2021.

El método novedoso, que se describió en la edición del 2 de junio de la revista New England Journal of Medicine, se enfocó en un tipo particular de glóbulos blancos conocidos como células T, que luchan contras las infecciones de forma natural.

Wilkes recibió un solo tratamiento, que implicó varios días de infusión con células T modificadas. Once días más tarde, le dieron el alta. En cuestión de un mes, las células tumorales de sus pulmones se habían reducido en más de un 67 por ciento.

A Wilkes le sigue yendo bien un año más tarde, según el equipo del estudio, dirigido por un oncólogo, el Dr. Rom Leidner, del Instituto de Investigación Earle A. Chiles, del Instituto Oncológico de Providence, en Portland, Oregón.

"Sentimos un optimismo cauto", le dijo Wilkes al Times.

Durante una reunión de prensa sobre el caso de Wilkes que celebró la revista el miércoles, el editor jefe de la NEJM, el Dr. Eric Rubin, anotó que un proceso de modificación extremadamente complejo mostró que "también podemos tomar esas [células T] y modificarlas para que puedan matar a las células tumorales".

En esencia, se trata de "un tipo muy específico de inmunoterapia", explicó. En general, la inmunoterapia implica tratar a los pacientes con medicamentos dirigidos que hacen que el sistema inmunitario del pacientes ataque y elimine a las células cancerosas.

Rubin describió el logro como "alentador" y también como "un gran paso" hacia adelante. En teoría, comentó, podría señalar el camino hacia unos tratamientos mucho mejores, tanto para el cáncer de páncreas como para "otras enfermedades que son relativamente recalcitrantes a las terapias".

En el caso del cáncer de páncreas, Rubin enfatizó que tener unas intervenciones más efectivas sería un desarrollo positivo, dado que "los tumores de páncreas son muy difíciles de tratar, tienen unas tasas altas de mortalidad y las personas mueren con mucha rapidez".

Según la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society, ACS), un 7 por ciento de todas las muertes anuales por cáncer son resultado del cáncer de páncreas, aunque la enfermedad conforma apenas un 3 por ciento de todos los diagnósticos de cáncer.

La ACS estima que más de 62,000 estadounidenses recibirán un diagnóstico de un cáncer de páncreas, y que casi 50,000 fallecerán, tan solo este año.

Los tratamientos actuales para el cáncer de páncreas incluyen la cirugía para extirpar las células cancerosas, la radioterapia, la quimioterapia o la eliminación no quirúrgica de las células cancerosas (ablación) mediante la exposición al calor o el frío extremos, a radiofrecuencias o al alcohol.

Lamentablemente, los resultados con frecuencia son malos, aunque qué tan bien le va al paciente depende de qué tan avanzada estaba su enfermedad en el diagnóstico.

Por ejemplo, entre los pacientes cuyos tumores siguen confinados al páncreas, alrededor de un 42 por ciento siguen con vida cinco años tras el diagnóstico, anota la ACS. Pero entre los que tienen una enfermedad avanzada, lo que quiere decir que su cáncer se ha propagado a otras áreas, como los pulmones, el hígado o los huesos, se calcula que la supervivencia a cinco años es de apenas un 3 por ciento.

Rubin advirtió que lo que se ha logrado hasta ahora es un resultado preliminar observado en apenas una paciente. Otra paciente que recibió el mismo tratamiento no respondió, y murió de la enfermedad.

"Todavía debemos ver pruebas reales de que funciona con cierta constancia en las personas", anotó, y añadió que el método experimental "sin duda dista mucho de ser una cura".

Aun así, algunos expertos alabaron el hallazgo.

"Este resultado es una mejora dramática respecto a los duros brebajes de quimioterapia que se usan en general hoy en día, que apenas bridan unos meses de ventaja", aseguró el Dr. César Castro, médico investigador del Centro Oncológico del Hospital de Massachusetts, en Boston.

Castro, que no participó en el equipo del estudio, dijo que el nuevo método "es una iniciativa temprana valiosa que podría quizá personalizarse para los tumores exclusivos de otros pacientes, y comenzar a hacer una diferencia en los resultados del cáncer de páncreas".

Y Lynn Matrisian, directora científica de la Red de Acción del Cáncer de Páncreas (Pancreatic Cancer Action Network, PanCAN), añadió que los hallazgos se deberían considerar como "una estrategia atractiva que tiene el potencial de beneficiar a muchos pacientes con esta terrible enfermedad".

Más información

Aprenda más sobre el tratamiento del cáncer de páncreas en la Sociedad Americana Contra El Cáncer.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Eric Rubin, MD, PhD, editor-in-chief, New England Journal of Medicine; Cesar M. Castro, MD, MMSc, associate professor of medicine, Harvard Medical School, and physician investigator, Massachusetts General Hospital Cancer Center, Boston; Lynn Matrisian, PhD, MBA, chief science officer, Pancreatic Cancer Action Network (PanCAN); New England Journal of Medicine, June 2, 2022; New York Times

Comparte tu opinión