Una prueba sanguínea detectaría los casos más peligrosos de COVID

Una prueba sanguínea detectaría los casos más peligrosos de COVID

Una sencilla prueba sanguínea podría predecir cuáles pacientes con COVID-19 tienen probabilidades de empeorar y fallecer, sugiere un estudio reciente.

"Cuando comenzamos a tratar a los pacientes con COVID-19, los veíamos mejorar o empeorar, pero no sabíamos por qué", señaló el investigador, el Dr. Juan Reyes, profesor asistente de medicina de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad de George Washington, en Washington, D.C.

"Algunos estudios iniciales de China mostraban ciertos biomarcadores que se asociaban con unos malos resultados. Se quería ver si era cierto en nuestros pacientes de EE. UU.", comentó Reyes en un comunicado de prensa de la universidad.

En el estudio, Reyes y sus colaboradores evaluaron a casi 300 pacientes con COVID-19 admitidos al Hospital George Washington entre el 12 de marzo y el 9 de mayo de 2020.

De ellos, 200 tenían todos los biomarcadores que se estaban estudiando, específicamente IL-6, dímero D, PCR, LDH y ferritina. Unos niveles más altos de esos marcadores se vincularon con la inflamación y los trastornos de sangrado, y con un aumento en el riesgo de ser admitido a la unidad de cuidados intensivos, de necesitar el soporte de un ventilador y de fallecer, encontraron los investigadores.

El autor del estudio, el Dr. Shant Ayanian, comentó que "esperamos que estos biomarcadores ayuden a los médicos a determinar el nivel de agresividad con el que debemos tratar a los pacientes, si un paciente debe ser dado de alta, y cómo monitorizar a los pacientes que vuelven a casa, entre otras decisiones clínicas". Ayanian es profesor asistente de medicina de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud George Washington.

Actualmente, los médicos basan el riesgo de que la COVID-19 empeore o resulte letal en la edad y las afecciones médicas subyacentes. Pero esta sencilla prueba sanguínea podría ayudar en la toma de las decisiones clínicas, añadieron los investigadores.

El informe se publicó en una edición reciente en línea de la revista Future Medicine.

Comparte tu opinión