Un páncreas artificial controla la diabetes en niños de a partir de 6 años

Un páncreas artificial controla la diabetes en niños de a partir de 6 años

Un sistema de páncreas artificial es seguro y efectivo para la gestión de los niveles de azúcar en la sangre en niños de incluso apenas 6 años con diabetes tipo 1, según un estudio reciente.

El sistema utiliza un monitor continuo de glucosa (MCG) para monitorizar los niveles de azúcar en la sangre, y administra insulina de forma automática cuando es necesario usando una bomba de insulina. Reemplaza la dependencia de las punciones en los dedos o de un MCG con administración de insulina mediante inyección o una bomba controlada por el paciente o el cuidador.

Un ensayo clínico en cuatro centros de diabetes pediátricos en Estados Unidos inscribió a 101 niños con diabetes tipo 1, que tenían de 6 a 13 años. Un grupo utilizó el sistema de páncreas artificial Control-IQ, mientras que un "grupo de control" utilizó un MCG estándar y una bomba de insulina aparte. Se dio seguimiento a los niños durante cuatro meses.

En comparación con el grupo de control, los que usaron el páncreas artificial experimentaron una mejora del 7 por ciento en su control de glucosa en la sangre dentro del rango durante el día y una mejora del 26 por ciento en el control nocturno.

El control nocturno tiene una particular importancia para las personas con diabetes tipo 1, porque la hipoglucemia (azúcar bajo en la sangre) grave sin controlar puede resultar en convulsiones, coma o incluso la muerte.

El tiempo total dentro del rango de los pacientes que utilizaron el páncreas artificial fue casi un 11 por ciento mayor que el del grupo de control. Esto equivalió a 2.6 horas más de tiempo dentro del rango por día, según el estudio, que se publicó en la edición del 26 de agosto de la revista New England Journal of Medicine.

El estudio fue financiado por el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK) de EE. UU.

"Menos de uno de cada cinco niños con diabetes tipo 1 son capaces de mantener con éxito su glucosa en sangre dentro del rango saludable con el tratamiento actual, lo que podría tener unas consecuencias graves para su salud y calidad de vida a largo plazo", señaló el científico del proyecto, el Dr. Guillermo Arreaza Rubín, director del Programa de Tecnología de la Diabetes del NIDDK.

"Las investigaciones anteriores mostraron que el sistema evaluado en este estudio era seguro y efectivo en las personas de a partir de 14 años", añadió en un comunicado de prensa del instituto. "Ahora, este ensayo nos muestra que este sistema funciona en un ambiente del mundo real con niños más pequeños".

El catedrático de protocolo, el Dr. R. Paul Wadwa, director médico pediátrico del Centro de Diabetes Infantil Barbara Davis de la Universidad de Colorado, en Aurora, alabó las mejoras en el control nocturno de la glucosa en la sangre.

"Los padres y cuidadores [pueden] dormir mejor de noche, al saber que sus hijos están más seguros", dijo. "La tecnología de páncreas artificial puede significar menos momentos en que los niños y sus familias tienen que dejarlo todo para cuidar su diabetes. En vez de ello, los niños pueden enfocarse en ser niños".

Basándose en los datos del ensayo clínico, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. aprobó el uso del sistema Control-IQ en los niños de a partir de 6 años.

Comparte tu opinión