Un nuevo plan de Biden ayudaría a las mujeres embarazadas a luchar contra la adicción a los opioides

VIERNES, 21 de octubre de 2022 (HealthDay News) -- Las mujeres embarazadas que son adictas a los opioides tienen tanto un motivo convincente para cambiar como más dificultades para obtener medicamentos para luchar contra su trastorno de uso de sustancias.

Ahora, un nuevo plan de la administración de Biden ampliaría el uso de los medicamentos para tratar la adicción en las mujeres embarazadas a través de programas federales judiciales y de salud.

Un nuevo plan de Biden ayudaría a las mujeres embarazadas a luchar contra la adicción a los opioides

"Es una declaración audaz, un gran momento, proveniente del presidente y de la vicepresidenta, para mostrar que el embarazo es la oportunidad dorada para ayudar a las mujeres a entrar en recuperación", declaró al New York Times la Dra. Anna Lembke, directora médica de medicina de la adicción de la Universidad de Stanford.

Se esperaba que el viernes la Casa Blanca publicara un informe sobre la iniciativa, que usaría al Departamento de Justicia, el Departamento de Asuntos de Veteranos y al Servicio de Salud para Indígenas con el fin de mejorar el acceso a la buprenorfina y la metadona, reportó el Times.

La Administración de Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental (SAMHSA) entrenaría a los jueces para que incluyeran a los medicamentos de reemplazo de los opioides en los planes de sentencia de las mujeres embarazadas con trastornos de uso de opioides. Por otro lado, unos expertos en la adicción trabajarían para mejorar el acceso a los medicamentos en los lugares donde haya unas tasas altas de adicción, señaló el Times.

La SAMHSA también ampliaría los servicios para incluir a un administrador asociado dedicado a servicios de las mujeres y a desarrollar estándares de certificación nacionales para los especialistas en soporte de recuperación paritaria. Además, la agencia monitorizaría el número de obstetras y parteras que tienen la aprobación para recetar buprenorfina.

Los proveedores de atención de la salud que tratan a veteranos comenzarán programas de entrenamiento y pilotos que integrarían los medicamentos en sus modelos de atención para este grupo de alto riesgo, reportó el Times.

El Servicio de Salud para Indígenas, que atiende a los amerindios y nativos de Alaska, también comenzaría a recetar buprenorfina cuando sea necesario. Entrenará a los empleados para que hagan pruebas de detección de los trastornos de uso de opioides a las mujeres embarazadas o en edad fértil.

Se trata de "un paso técnico pero potente para normalizarlo, para convertirlo en parte del entramado de cómo tratamos a esta afección", comentó Lembke.

Los medicamentos, la buprenorfina y la metadona, son controversiales porque también son opioides, aunque no producen un subidón. Se ha probado que reducen la dependencia de unos opioides más peligrosos que acaban con las vidas de más de 100,000 estadounidenses cada año, como la heroína, el fentanilo y otros opioides.

El uso de opioides en el embarazo se asocia con un bajo peso al nacer, un parto prematuro y el aborto espontáneo, según el informe. También es peligroso para las mujeres mismas, que tienen más probabilidades de fallecer de una sobredosis de drogas, señaló el Times.

Tener un trastorno de uso de sustancias en el embarazo "no es, en sí, abuso ni negligencia infantiles", y "criminalizar [el trastorno de uso de sustancias] en el embarazo es inefectivo y nocivo", según el informe.

Las mujeres embarazadas tenían alrededor de un 17 por ciento menos de probabilidades de ser aceptadas para citas de tratamiento por los emisores de recetas de buprenorfina, de acuerdo con un estudio.

"Imagínese ir al médico por un nuevo diagnóstico de cáncer, y que le digan que hay un 50 por ciento de probabilidades de que reciba el tratamiento", dijo al Times el Dr. Caleb Alexander, un experto en la reducción de los opioides que estudia la seguridad de las drogas en la Universidad Johns Hopkins.

Aunque el nuevo plan es ambicioso, a algunos expertos le preocupa que no incluye muchos detalles sobre la financiación.

Sin esto, el plan quizá no cree un cambio duradero, advirtió al Times Andrew Kessler, fundador de Slingshot Solutions, una asesoría de salud conductual.

"Sin duda es grande y es atrevido", añadió Kessler, y comparó la descripción del plan con un libro para colorear. "Pero ahora ha llegado el momento de rellenarlo con los colores".

Más información

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. ofrece más información sobre la epidemia de opioides.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: New York Times

Comparte tu opinión