Medicamento podría ayudar a retrasar el inicio de la diabetes tipo 1

Medicamento podría ayudar a retrasar el inicio de la diabetes tipo 1
| Foto: ISTOCK

Un retraso de dos años en el inicio de la diabetes tipo 1 podría plantear una gran diferencia para las personas con la enfermedad. Un grupo de investigadores afirma que un nuevo fármaco podría hacer que esa demora sea posible.

Los científicos administraron el medicamento o un placebo a un pequeño grupo de personas que iban a desarrollar diabetes tipo 1 casi con toda certeza, basándose en la genética y en ciertos síntomas. Las que recibieron un placebo (un medicamento falso) progresaron a la diabetes tipo 1 en un promedio de poco más de 24 meses. Los que recibieron el medicamento desarrollaron la enfermedad autoinmune en un promedio de 48 meses.

Faltan al menos unos años hasta que la posible aprobación del fármaco para su uso fuera de un ensayo clínico, afirmó Jessica Dunne, directora sénior de investigación de la JDRF (conocida antes como la Juvenile Diabetes Research Foundation).

Aun así, "evitar que los niños tomen insulina durante el periodo más largo posible es realmente emocionante", afirmó Dunne. "Este estudio muestra que con solo un periodo corto de terapia, es factible dar a estas personas dos años menos de inyecciones de insulina, pinchazos en los dedos y monitorización diaria".

Dunne también anotó que un retraso significa que un niño podría ser más maduro y ayudar a gestionar la afección. "La diferencia entre un niño de 12 años y uno de 14 en el momento del diagnóstico es inmensa", aseguró.

Un retraso en el diagnóstico también significa dos años menos con la enfermedad. Esto podría conllevar que tengan menos complicaciones más adelante en la vida, según la JDRF.

"Este es el primer estudio en mostrar que un medicamento puede retrasar el diagnóstico de la diabetes tipo 1 durante una mediana de dos años en las personas con un riesgo alto", aseguró en un comunicado de prensa de la Universidad de Yale el autor principal del estudio, el Dr. Kevan Herold, profesor en la universidad.

La diabetes tipo 1 ocurre cuando el sistema inmunitario del organismo ataca por error a las células beta del páncreas, que producen insulina. La insulina es una hormona que ayuda a que el azúcar de los alimentos entre en las células del cuerpo para ser usada como energía.

Esas personas deben reemplazar la insulina perdida mediante inyecciones diarias o una bomba de insulina. Hasta 1.5 millones de estadounidenses sufren de diabetes tipo 1, según los autores del estudio.

Teplizumab se dirige a tipos específicos de células del sistema inmunitario, interfiriendo en la destrucción de las células beta.

El estudio incluyó a 76 personas mayores de 8 años. La mayoría tenían menos de 18 años. Presentaban un riesgo muy alto de desarrollar diabetes tipo 1. Tenían un familiar con diabetes tipo 1 y evidencias de que sus propios sistemas inmunitarios podrían ya estar atacando a las células beta (autoanticuerpos). Los voluntarios del estudio también mostraban señales de que sus cuerpos no procesaban el azúcar en la sangre de forma normal.

Poco más de la mitad de ese grupo recibió teplizumab por vía intravenosa durante dos semanas. Los demás recibieron un placebo por vía intravenosa. Se siguió a los participantes del estudio hasta que desarrollaron diabetes tipo 1. El seguimiento promedio del estudio fue de más de tres años, aunque algunos de los participantes del estudio todavía no han desarrollado diabetes, y todavía están siendo monitorizados.

Además de retrasar el inicio promedio de la diabetes tipo 1 en dos años, los investigadores encontraron que solo un 43% de los del grupo de tratamiento desarrollaron diabetes tipo 1, en comparación con un 72% de los del grupo del placebo.

Los hallazgos se presentaron el domingo en la reunión de la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association), en San Francisco. Se publicaron simultáneamente en la revista New England Journal of Medicine.

El Dr. Clifford Rosen, del Instituto de Investigación Médica de Maine, y la Dra. Julie Ingelfinger, del Hospital General de Massachusetts, son autores de un editorial que se publicó en la misma edición de la revista.

"Los resultados de este ensayo son sorprendentes, con varias salvedades", escribieron.

Una salvedad importante, señalaron, es que los hallazgos no se deben interpretar como una cura. Pero los hallazgos sí ofrecen pistas sobre las causas potenciales de la diabetes tipo 1, y sugieren formas para posiblemente intentar modificar el desarrollo de la enfermedad.

Los editorialistas también anotaron que el estudio fue pequeño, y que implicó un tratamiento de apenas dos semanas.

Dunne, de la JDRF, concurrió en que el estudio plantea nuevas preguntas para explorar, por ejemplo qué sucedería si las personas recibieran más de un tratamiento, o si se usara también otro fármaco.

Pero añadió que "este estudio es particularmente convincente, porque fue un solo tratamiento con el medicamento".

Los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU., la JDRF y la Asociación Americana de la Diabetes financiaron el estudio.

Más información

La JDRF ofrece más datos y detalles sobre la diabetes tipo 1.

Comparte tu opinión