Un marcapasos de alta tecnología lee las señales corporales y se disuelve tras el uso

VIERNES 27 de mayo de 2022 (HealthDay News) -- Los investigadores se han acercado un paso más a ofrecer a los pacientes cardiacos un marcapasos "temporal" que simplemente se disuelve cuando ya no se necesita.

Los marcapasos son dispositivos que se implantan para ayudar a controlar ciertos ritmos cardiacos anómalos, al enviar pulsos eléctricos al músculo cardiaco. En general son permanentes, pero en algunos casos, los pacientes solo necesitan un marcapasos temporal durante unos días.

Un marcapasos de alta tecnología lee las señales corporales y se disuelve tras el uso

El año pasado, unos investigadores de la Universidad del Noroeste reportaron un éxito inicial en el desarrollo de una alternativa a los marcapasos temporales que se utilizan hoy en día: un marcapasos inalámbrico y que se "disuelve", hecho de materiales que se biodegradan en unas semanas.

En ese momento, el enfoque era en el marcapasos en sí, apuntó el investigador John Rogers, que dirige el desarrollo de la tecnología.

El marcapasos es un dispositivo delgado y flexible, compuesto de una capa encapsuladora que contiene electrodos. La parte inferior de cada electrodo se expone y adhiere a la superficie del corazón.

Ahora, los investigadores añadieron componentes que permiten que el marcapasos sea autosuficiente: una red de delgados sensores inalámbricos y una unidad de control que se usa en la piel. Funcionan en conjunto para monitorizar la actividad eléctrica del corazón y otros procesos corporales, por ejemplo la frecuencia respiratoria, y controlar el ritmo cardiaco.

El sistema también se diseñó para detectar problemas como el mal funcionamiento del marcapaso, y entonces avisar al paciente. Por otra parte, toda esta información vital se puede transmitir a un dispositivo inteligente, lo que permite a los médicos controlar a los pacientes de forma remota.

Esto es en contraste con la forma en que los marcapasos temporales funcionan hoy en día, explicó Rogers.

Los marcapasos permanentes tradicionales constan de un generador de pulsos que funciona con pilas, que se implanta debajo de la piel del pecho y se conecta al corazón a través de unos alambres llamados derivaciones.

Cuando los pacientes necesitan un marcapasos solo durante un tiempo breve, los médicos usan un generador de impulsos externo, en lugar de implantar uno. Pero los pacientes de cualquier forma necesitan que se les cosan electrodos en el corazón, equipados con derivaciones que salen del pecho y se conectan con el generador.

Ese sistema funciona bien, apuntó Rogers, pero hay unos riesgos pequeños, como por ejemplo que la derivación se desprenda o que provoque una infección. Además, mantiene a los pacientes atados al equipo de hospital.

El sistema inalámbrico podría permitirles moverse, y quizá recuperarse en casa, según Rogers.

"Visualizamos un futuro en que los pacientes salgan antes del hospital", comentó.

Pero primero queda mucho trabajo. Hasta ahora, la tecnología solo se ha evaluado en animales y en tejido cardiaco humano en el laboratorio, pero no en pacientes.

Este último paso en su desarrollo, que se describe en la edición del 26 de mayo de la revista Science, ofrece una "prueba de concepto", aseguró el Dr. Jim Cheung, cardiólogo de Weill Cornell Medicine, en la ciudad de Nueva York.

"Es un trabajo muy interesante y creativo", aseguró Cheung, que también es presidente del consejo de liderazgo de la sección de electrofisiología del Colegio Americano de Cardiología (American College of Cardiology).

Anotó que se trata de un grupo de pacientes de "nicho" que necesitan marcapasos temporales. Una situación típica sería después de un procedimiento cardiaco que deje a un paciente con un latido cardiaco ralentizado durante un periodo corto.

Otro ejemplo, dijo Cheung, sería los pacientes que necesitan que les saquen los marcapasos permanentes debido a una infección. El marcapasos temporal se puede usar como un "puente" hasta que la infección se resuelva y se pueda implantar un nuevo dispositivo.

Los investigadores de la Noroeste apuntaron a otra situación hipotética: los recién nacidos que necesitan una cirugía porque nacieron con un agujero en la pared que separa a las cámaras superiores del corazón. Esos bebés necesitan un marcapasos temporal tras el procedimiento.

Cheung señaló que es concebible que la nueva tecnología pueda permitir a los pacientes que necesitan un marcapasos temporal tener movilidad, o incluso volver a casa antes. También apuntó a un panorama más general: la premisa básica de esta tecnología (un sistema inteligente e inalámbrico que detecta problemas dentro de un tejido específico y aplica un tratamiento) podría tener una variedad de usos médicos.

Rogers aseguró que, de hecho, esta es la meta más amplia.

La característica de disolución del marcapasos eliminaría la necesidad de extirpar algo de los cuerpos de los pacientes más adelante. Si esta idea parece preocupante, Rogers comentó que el dispositivo está hecho de sustancias que se encuentran en las pastillas de vitaminas (unas cantidades pequeñas de hierro, magnesio y silicona) y que se pueden metabolizar en el cuerpo de manera segura.

"Esto no contiene nada exótico", añadió.

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. ofrece más información sobre los marcapasos.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: John Rogers, PhD, professor, materials science and engineering, biomedical engineering and neurological surgery, Northwestern University Feinberg School of Medicine, Chicago, and Northwestern McCormick School of Engineering, Evanston, Ill.; Jim Cheung, MD, chair, Electrophysiology Section Leadership Council, American College of Cardiology, Washington, D.C., and professor, medicine, Weill Cornell Medicine, New York City; Science, May 26, 2022

Comparte tu opinión