Un grupo de médicos dice que los antibióticos se pueden tomar durante menos tiempo

MARTES, 6 de abril de 2021 (HealthDay News) -- En algún momento de sus vidas, millones de estadounidenses han recibido un régimen largo de antibióticos para tratar una infección bacteriana. Pero, según las nuevas recomendaciones de un importante grupo de médicos de EE. UU., algunas de las infecciones bacterianas más comunes se pueden tratar ahora con unos regímenes más cortos de los medicamentos.

El consejo, del Colegio Americano de Médicos (American College of Physicians, ACP) afirma que, en varios tipos de infecciones, unos regímenes más cortos de antibióticos funcionan, y funcionan de una forma incluso más segura.

Un grupo de médicos dice que los antibióticos se pueden tomar durante menos tiempo

Las afecciones incluyen a los casos sencillos de neumonía, infecciones en la piel e infecciones del tracto urinario (ITU), lo que significa que no se ven complicados por otras afecciones médicas.

En general, señala el ACP, pueden gestionarse con cinco a siete días de antibióticos, o incluso con tres días en algunos casos, en lugar de los 10 o más días tradicionales.

Muchos pacientes están acostumbrados a los regímenes largos, pero su uso se basada en gran medida en el "conocimiento convencional", comentó la presidenta del ACP, la Dra. Jacqueline Fincher.

Dijo que, en los últimos años, los ensayos clínicos han mostrado que unos regímenes más cortos son igual de efectivos para "erradicar" muchas infecciones.

También es un método más seguro, explicó Fincher. Unos regímenes más cortos reducen las probabilidades de efectos secundarios como las náuseas y la diarrea. También podrían ayudar a combatir al problema generalizado de la resistencia a los antibióticos, en que las bacterias que se exponen a un antibiótico mutan para intentar escapar del fármaco.

Los antibióticos, en particular los regímenes largos, también pueden matar a las bacterias "buenas" que viven normalmente en el cuerpo y que ayudan a mantener un buen funcionamiento en los distintos sistemas, advirtió Fincher.

Anotó que las infecciones con hongos (o levaduras) son un ejemplo de cómo se puede alterar ese equilibrio: cuando las mujeres toman un antibiótico para una ITU, esto puede reducir a las bacterias buenas que normalmente mantienen a raya al crecimiento de los hongos.

Una preocupación particular, dijo Fincher, son unas infecciones intestinales potencialmente letales provocadas por la bacteria C. difficile resistente a los antibióticos. Estas infecciones con frecuencia surgen después de que una persona ha recibido un tratamiento antibiótico que ha destruido a muchas de las bacterias buenas en los intestinos.

Las nuevas recomendaciones del ACP aconsejan unos regímenes más cortos de antibióticos para cuatro grupos de infecciones:

  • La bronquitis aguda en las personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). EPOC es un término general que abarca a dos enfermedades pulmonares graves: el enfisema y la bronquitis crónica. Cuando los pacientes con EPOC desarrollan unos síntomas que empeoran (la bronquitis aguda), y la causa probable es una infección bacteriana, el ACP aconseja un tratamiento con antibióticos durante un máximo de cinco días. (En sus consejos previos, el ACP había dicho que las personas sin EPOC no necesitan antibióticos para la bronquitis aguda, a menos que tengan neumonía).
  • La neumonía. Cuando las personas desarrollan una neumonía sin complicaciones, se deben administrar antibióticos durante un mínimo de cinco días, y tal vez más tiempo, según los síntomas.
  • Las ITU. El tratamiento puede ser de cinco a siete días, o incluso menos. Las mujeres quizá puedan tomar la combinación de los antibióticos trimetoprima y sulfametoxazol durante tres días, o un antibiótico más reciente llamado fosfomicina como dosis única.
  • La celulitis. Es una infección común de la piel que con frecuencia afecta a las extremidades. Siempre y cuando la infección no desarrolle pus (por ejemplo, un absceso), se puede tratar con antibióticos durante cinco o seis días.

Fincher dijo que el consejo se enfocó en estos cuatro grupos, en parte, porque son muy comunes. Pero unos regímenes más cortos también podrían ser adecuados para otras infecciones menos graves, añadió.

Algunas afecciones todavía necesitan unos regímenes más largos, apuntó Fincher, lo que incluye a las infecciones "profundas" como la osteomielitis, en que hay una inflamación del hueso. Un tratamiento más largo quizá también sea mejor para ciertos pacientes, por ejemplo los que tienen diabetes o un sistema inmunitario comprometido, anotó.

"Los antibióticos pueden salvar vidas, pero, como cualquier medicamento, tienen efectos secundarios", comentó la Dra. Helen Boucher, miembro de la Junta de Directores de la Sociedad Americana de Enfermedades Infecciosas (Infectious Diseases Society of America).

En primer lugar, es importante que los pacientes de verdad estén seguros de que necesitan un antibiótico, planteó Boucher, que también es directora de la división de enfermedades infecciosas del Centro Médico Tufts, en Boston.

Se estima que un 30 por ciento de las recetas de antibióticos en Estados Unidos son innecesarias, anotó.

"Pregúntele al médico si de verdad lo necesita", aconsejó Boucher. Dijo que la próxima pregunta puede ser sobre la duración. Si la receta es de 10 días (el periodo "por defecto" para muchos médicos, según el ACP), una vez más, los pacientes pueden preguntar por qué.

¿Por qué se defienden ahora unos regímenes más cortos? Boucher explicó que se iniciaron ensayos clínicos para evaluar un tratamiento con antibióticos más corto en lugar de unos más largos apenas en los últimos años. (Las compañías farmacéuticas no tienen muchos incentivos para estudiar una reducción en los tratamientos, anotó).

Boucher señaló que lo que impulsó a los investigadores a ver si unos regímenes más cortos podrían ser igual de efectivos fue el problema de la resistencia a los antibióticos.

Las recomendaciones se publicaron en la edición del 6 de abril de la revista del ACP, Annals of Internal Medicine.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre la resistencia a los antibióticos.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Jacqueline Fincher, MD, president, American College of Physicians, Philadelphia; Helen Boucher, MD, chief, division of geographic medicine and infectious diseases, Tufts Medical Center, Boston, and member, Board of Directors, Infectious Diseases Society of America, Arlington, Va.; Annals of Internal Medicine, April 6, 2021, online

Comparte tu opinión